Sectas y Otras Doctrinas en la Actualidad



Sectas y Otras Doctrinas en la Actualidad.
Hablar de sectas no es fácil. Hay bastante confusión en este tema.
Existen estudios psicológicos, sociológicos y teológicos del tema de las sectas o nuevos movimientos religiosos. Todos estos estudios tienen valores y limitaciones.

A nosotros nos interesa el estudio de las sectas en una perspectiva teológica y pastoral para ayudarnos a entenderlas en su significación religiosa y profunda y en su relación con el cristianismo, y más correctamente, con la Iglesia Católica.
Como la palabra secta tiene una connotación negativa, se ha tratado de usar otros nombres como:
“grupos religiosos libres”,
“nuevos movimientos religiosos”,
“movimientos religiosos contemporáneos”
La Iglesia usa la clasificación de “movimientos religiosos libres”.
Estos nombres no son siempre adecuados, ya que no siempre corresponden al contenido histórico y doctrinal de los grupos llamados sectas, además se puede dar la confusión con las Iglesias Protestantes libres.
No es fácil usar otro nombre mejor que secta.

Problema de clasificación:
En primer lugar no es fácil considerar a un grupo cristiano o secta, para clasificarlos se usan diferentes caminos, por eso se llegan a diferentes conclusiones.
Nosotros, como ya dijimos usaremos el camino teológico, porque nos parece más objetivo y seguro.
Los Nuevos Movimientos Religiosos fueron fundados con diversas finalidades y por diferentes personalidades: gurús, guías espirituales, filósofos, iluminados.
Por lo mismo, unos se presentan como asociaciones (Krishna);
Otros hacen especial hincapié en los aspectos culturales (Gran Fraternidad Universal);
Algunos buscan la unión de todas las ciencias y las religiones (Alfa y Omega);
Otros se colocan en la línea de movimientos filosóficos (Nueva Acrópolis)
Como vemos existen sectas de todo tipo. Hay entre ellas elementos comunes, pero también aspectos propios que diversifican a las sectas seudocristianas de las de tipo filosófico, orientalista, etc.

Problema cualitativo
Muchas veces los miembros de las sectas no son numerosos, pero si son peligrosos por sus ideas aberrantes, sus métodos de convencimiento.
lavado cerebro.
por medios de comunicación: de literatura,
música que condiciona psicológicamente.
la Biblia la interpretan arbitrariamente,
creen tener la verdadera interpretación
cada una cree ser poseedora de la absoluta verdad;
fácilmente se quedan en un aspecto y olvidan la totalidad.

El problema de la libertad
Muchas personas dicen que hay que respetar la libertad religiosa y por lo mismo no se pueden atacar a las sectas. Justamente la táctica de atacar a las demás religiones, la usan muchas de las sectas.
Además respecto de la libertad religiosa no hay que olvidar que esta exige:
Respetar al “justo orden público”
Buscar la verdad y seguirla.
No hacer proselitismo como hacen muchas sectas.
Ser respetado y respetar.
No actuar en contra del bien común.
Un gran número de sectas no cumplen con las exigencias de libertad religiosa. Por no tener en cuenta la verdad religiosa caen en un relativismo o indiferentismo, cosa que toda religión debe evitar.

El problema del proselitismo.
Tanto la Iglesia Católica como el Consejo Mundial de Iglesias, que reúne gran número de otras Iglesias Cristianas, tienen prohibido el proselitismo.
Si embargo las sectas usan generalmente el proselitismo que consiste en actitudes o procedimientos agresivos para convertir a los otros a la secta.
En muchas ocasiones se abusa de la ignorancia y de las situaciones de pobreza; fácilmente se manipulan los hechos, escritos y se cae en la mentira.
Estos son algunos de los problemas que presentan las sectas. En todas las situaciones existe un denominador: la peligrosidad.

EL CONCEPTO DE SECTA
Con el fin de llegar a un concepto lo más adecuado posible de secta vamos a ver este tema desde diversos ángulos.

Como grupo cerrado de oposición
Para Roger Mehl la secta es básicamente un grupo cerrado en el que se destaca una postura de oposición.
Es anti-iglesia: La secta protesta contra la Iglesia establecida, porque ya no es fiel como la Iglesia primitiva le falta el carisma, la espontaneidad, el profetismo, la inspiración.
Es anti-institución: La secta es personalista, espiritual, preocupada de la vida interior. Por eso está en contra de la Iglesia organizada, que tiene una doctrina, una función un sacerdocio.
Es anti-mundo: Para la secta el mundo es malo y hay que apartarse de él. Sus miembros se refugian en el mundo de los puros y perfectos. A este estado se llega por una moral rigorista, ascetismo. La relación con Dios es directa y cuando existe culto lo más importante es el subjetivismo, la emoción, la fraternidad.
Es anti-pecado: Para muchos miembros de las sectas, fuera de la secta está la maldad, el pecado. Todo el que no pertenece a la secta es excluido de los puros, de los perfectos, de los salvados. Como vemos se da individualismo y exclusivismo. Cada secta cree estar formada por elegidos poseedores exclusivos de la paz. Se refugian en el futuro. Existe un escapismo.
Evidentemente que no todo lo que las sectas afirman termina siendo verdad.
Muchas veces también ellas se basan en ideologías, organizaciones y planes.
No todo es carismático, profético, espiritual como muchas veces se afirma.
Tampoco son tan puras y tan perfectas.

COMO SEPARACIÓN
Ya el judaísmo rabínico “llamó genéricamente sectas a las corrientes y secciones que se alejaban de las tradiciones rabínicas”. La separación originariamente indicaba una elección, una tendencia.
Luego para el Nuevo Testamento la palabra toma sentido de grupos separados de las comunidades cristianas de división:
“Rechazad, por tanto, toda malicia y todo engaño, hipocresías, envidias y toda clase de maledicencias.” 2 P 2,1.
“Idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios.” Gal. 5,20-21.
Concretamente para San Pablo consiste en separarse de la catolicidad, de la doctrina básica de la Iglesia. Por eso a él le preocupan tanto los problemas de división que se producen en las comunidades. De este modo secta aparece como separación del cristianismo.
Así las sectas llegan a ser grupos apartados por la causa de un individualismo religioso. Estos grupos están en contra de la verdad y la unidad de la Iglesia de Cristo.
El esfuerzo para que no se diesen las divisiones ha sido grande como veremos en la misma Biblia.
Se exige anunciar un mismo mensaje:
“Pues bien, tanto ellos como yo esto es lo que predicamos; Esto es lo que habréis creído. Ahora bien, si se predica que Cristo ha resucitado de entre los muertos, ¿cómo andan diciendo algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?” 1 Cor. 15, 11-12.
Para que no surjan divisiones:
“Os conjuro, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, a que tengáis todos el mismo hablar, y no haya entre vosotros divisiones; Antes bien, estéis unidos en una misma mentalidad y un mismo juicio.” 1 Cor. 1, 10.
Para que se conserve la tradición:
“Hermanos, sed imitadores míos, y fijaos en los que viven según el modelo que tenéis en nosotros.” Fil. 3, 17.
Así se pretendía guardar el depósito de la fe:
“Vivid pues, según Cristo Jesús, el Señor, tal como habéis recibido; Enraizados y edificados en Él; Apoyados en la fe, tal como se os enseñó, rebosando en acción de gracias.” Col. 2, 6.
Pero el espíritu divisionista de las sectas siguió adelante.
La palabra secta viene del latín secare: sectar, cortar. También se ha dicho que la palabra viene de secedere: separarse. Igualmente se ha dicho que deriva de sectare: cortar. En todos los casos está presente la idea de separación.
La secta constituida surge de dos elementos:
uno, respecto a la unidad de comunión de la que se aparta.
otro, respecto de la unidad de doctrina, en que se da una preferencia que modifica sustancialmente su equilibrio, o altera notablemente su integridad.
Hay un desprendimiento del TODO principal, de un núcleo doctrinal
En esta línea de separación entran, principalmente, los grupos “seudocristianos”.

COMO SEGUIMIENTO
Ya antiguamente en la literatura romana y precristiana la secta hacía referencia a un partido o a una escuela filosófica a la que se pertenecía. Luego en la Vulgata, este nombre se aplica al hecho de seguir una tendencia religiosa.
” Ellos me conocen de mucho tiempo atrás y si quieren pueden testificar que yo he vivido como fariseo conforme a la secta más estricta de nuestra religión.” Hech. 26, 5.
En Europa la palabra secta se ha concebido derivada principalmente de sequi: seguir. Se trata de seguir a un maestro, a un líder. De hecho en muchas sectas así sucede.
Incluso sabemos que los primeros seguidores de Jesús fueron llamados secta:
“Hemos encontrado esta peste de hombre que provoca altercados entre los judíos de toda la tierra y que es el jefe principal de la secta de los nazarenos.” Hch. 24, 5.
Así los veían los adversarios del cristianismo. Sin embargo el mensaje de Jesús era universal. No se trata sólo de ser un grupo pequeño de seguidores sino de tener un sentido de totalidad.
Puede ser una pequeña parte o porción en relación con el todo. Entonces no hay secta.
Cuando así sucede existe catolicidad, la universalidad, el no ser grupo cerrado.
Dentro de esta idea de secta entran muchos de los grupos de tipo filosóficos-esotéricos y orientalistas.
Surgen líderes, consiguen seguidores, discípulos y forman diferentes grupos de sectas.

INTENTOS DE DEFINICIÓN
Ya hemos dicho que no es fácil llegar a un concepto de secta, de definirla. Los diferentes ángulos de ver las sectas llevan diferentes nociones. Hay de todas formas muchas nociones. En la orientación que tiene nuestro tema creemos conveniente destacar lo que sigue:

LA PALABRA SECTA:
Designa un grupo de personas que en la fe o la acción, incluso en ambas, se distinguen de otros grupos adheridos a un sistema homogéneo.
Los que se adhieren a la secta tienen un modo particular de entender un determinado punto central del cristianismo, que lo califica de “disidentes” respecto a una forma a la que se reconoce dotada de autoridad doctrinal histórica.
LAS SECTAS:
Son grupos religiosos, generalmente pequeños, llenos de entusiasmo, integrados por hombres y mujeres, asociados voluntariamente, tras una conversión, que creen que detectan la verdad y la solución, excluyen radicalmente a los demás, se colocan contra las Iglesias y contra el mundo y obedecen ciegamente a sus fundadores.

PARA NOSOTROS:
Es un grupo que está separado de la totalidad cristiana y que se cree el único poseedor de toda la verdad se cierra en sí en torno a líderes, excluye a los demás los considera como no salvados y actúa en forma proselitista.
Pensamos que con los elementos presentados se puede llegar a una idea de lo que es una secta.
En efecto, las sectas son grupos religiosos o seudoreligiosos disidentes de una forma u otra del cristianismo.
Normalmente son grupos pequeños y voluntarios. Las sectas tratan de vivir un ideal o misión particular, un pensamiento o una ideología.

.- LOS PRECEDENTES HISTORICOS.
Ya hemos visto que no es fácil definir una secta. De todos modos existen líneas y tendencias que nos hacen considerar a las sectas como tales.
Una secta se empieza a dar cuando existen DISIDENCIAS IMPORTANTANTES que llevan a un grupo a alejarse del núcleo doctrinal fundamental del cristianismo. También hay sectas que nacen separadas.
Las sectas rompen con todas las BASES del protestantismo tradicional o se encuentran alejadas de éste. Algunas tienen otros orígenes.
Es igualmente interesante constatar que las sectas son grupos pequeños que están alejados de una auténtica revelación cristiana. Para ellos lo más importante es lo ético.
Pero pensamos que la acción de las sectas no es un fenómeno actual como a veces se afirma. En la historia tenemos parcializaciones y acentuaciones semejantes a las actuales. Recordemos algunos grupos históricos principales:

LOS DOCETAS:
Aparecieron en el siglo I en oriente afirmando que Jesús tenía sólo un cuerpo aparente.
Muchas sectas de hoy fallan también en torno a Jesús considerándolo Dios y hombre, muerto y resucitado, salvador de los hombres. Es algo que no aceptan
Los Testigos de Jehová, por ejemplo, consideran a Jesús creatura del Padre, inferior a él; caen en un subordinacionismo.
Hoy existen grupos que hablan de que Jesús fue un extraterrestre, que vino de otro planeta y tuvo poderes especiales.
De este modo niegan la realidad de la encarnación para salvación de los hombres. Jesús habría tenido un cuerpo irreal.

LOS GNÓSTICOS:
Racionalizaron demasiado la religión y la acomodaron a la doctrina pagana de su tiempo; así en el siglo II “unieron la revelación cristiana con misteriosos principios orientales”.
Sin embargo, los estudios recientes han demostrado que los gnósticos no tiene su origen en religiones orientales, sino que este se encuentra en la gnosis helénica y el platonismo.
También en las sectas se da una acomodación de la revelación; algunas falsifican incluso la Biblia.
El gnosticismo cree en la posibilidad de ascender a una esfera divina oculta por medio de los conocimientos de verdades filosóficas o religiosas; sólo una minoría selecta puede acceder a ellas. Se trata de una mística secreta acerca de la salvación. Aquí se da una falsa gnosis.
La gnosis (el saber) en una ciencia religiosa profunda y secreta que hace referencia a la salvación del hombre; rebasa la enseñanza y saber común del pueblo.
Cristianamente existe una gnosis verdadera que es el conocimiento religioso adquirido por la revelación de Cristo.
Pero las sectas no siguen esta gnosis; más bien se colocan en la línea de las herejías de los siglos II y III que eligieron sistemas de pensamientos en el que unían doctrinas judías o paganas con la revelación y dogmas cristianos.
Caen en un dualismo en que identifican el mal con la materia, la carne o las pasiones y el bien con una sustancia pneumática o espíritu.
El gnosticismo y las sectas se consideran elegidos, salvados. Son ellos los que únicamente llegan a conocer verdades ocultas sobre Dios, el mundo y el hombre.

LOS MANIQUEOS:
“Manes y sus seguidores profesan el dualismo persa: Todo procede de dos principios contrarios: el de la luz (Ormuz) y el de las tinieblas (Ahrimán).” Ellos también defienden en el siglo II la separación del bien representado por Dios y el mal que viene del pecado. Esta dualidad es igualmente muy propia de las sectas de hoy.
En el dualismo existen dos principios en lucha: bien y mal, espíritu y materia, alma y cuerpo. Según Manes, que nació en Persia hacia el año 217 estos principios son irreductibles. Las sectas aceptan y practican este tipo de dualismo filosófico-religioso.

El MONTANISMO:
A mediados del siglo II Montano opinaba que el cristianismo se estaba convirtiendo en algo fácil y mundano y que era necesario volver al cristianismo primitivo. Esta idea alcanzó gran prestigio en Frigia y Asia menor.
Montano condenó acciones como:
segundas nupcias
el huir de la persecución
el servicio militar en el ejército imperial,
el asistir a los juegos del anfiteatro.
Como vemos estamos ante un rigorista quien además pedía fuertes ayunos.
También predijo el retorno inminente del Mesías.
Esta línea de austeridad y de predicciones está igualmente presente en sectas de tipo cristiano de hoy:
Los Testigos de Jehová están en contra del servicio militar, juegos y fiestas, por su sistema Teocrático de gobierno.

EL MILENARISMO:
De milenio. Defiende el reinado de mil años de Cristo sobre la tierra.
Hay sectas actuales que también postulan que Cristo reinará con los elegidos mil años sobre la tierra antes del juicio final; ante esto el diablo será impotente.
Se basan para creer esto en la lectura fundamentalista del Apocalipsis.
Esta idea que ya nació en el siglo I también es muy fuerte en algunos grupos de hoy.
“Luego vi a un Ángel que bajaba del cielo y tenía en su mano la llave del Abismo y una gran cadena. Dominó al Dragón, la Serpiente antigua que es el Diablo y Satanás y lo encadenó por mil años. Lo arrojó al Abismo, lo encerró y puso encima los sellos, para que no seduzca más a las naciones hasta que se cumplan los mil años. Después tiene que ser soltado por poco tiempo.
Luego vi unos tronos, y se sentaron en ellos, y se les dio el poder de juzgar; vi también las almas de los que fueron decapitados por el testimonio de Jesús y la Palabra de Dios y a todos los que no adoraron a la Bestia ni a su imagen, y no aceptaron la marca en su frente o en su mano; revivieron y reinaron con Cristo mil años. Los demás muertos no revivieron hasta que se acabaron los mil años. Es la primera resurrección. Dichoso y santo el que participa en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene poder sobre estos, sino que serán Sacerdotes de Dios y de Cristo y remarán con él mil años.” Ap. 20, 1-6.
Los grupos que pertenecen a las sectas son los elegidos.
Ellos defienden que Cristo pronto retornará a la tierra y ellos serán salvados.
Tendencias semejantes a estas de los primeros siglos se dieron en Occidente en la Iglesia Medieval. Aquí volvieron a desprenderse inquietudes parecidas. Así sucede que en el siglo XII nos encontramos con otros grupos: los cátaros que eran un rebote de maniqueismo. Se interesaban por la austeridad, pureza y pobreza. Menospreciaban a la jerarquía eclesiástica,tenían fuertes penitencias para sobreponerse al mal; a éstos también se le llama albigenses; son dualistas.
Otro grupo es el de los valdenses quienes siguiendo a Pedro Valdés exigieron el abandono de la riqueza y el volver a una verdadera moral evangélica de pobreza; este grupo que nació en Lyon fue llamado los “pobres” y sufrió muchas persecusiones.
También es este caso volvemos a encontrarnos con acentuaciones parecidas a la de las sectas que hoy conocemos.
Las sectas actuales se parecen a estos grupos históricos no sólo en forma general, sino en aspectos concretos. Su individualismo también está presente en la gnosis que basa su propia revelación gnóstica en la intuición individual del misterio. Su idea apocalíptico ya se encuentra en el montanismo quien basadoen esto es escéptico hay un fuerte anuncio del Espíritu Santo. Su profetismo y rigorismo lo vemos asimismo en grupos históricos.
Ante lo expuesto, es claro que las sectas no surgen por generación espontánea. En el hombre existen tendencias; en la Iglesia y en el mundo se dan defectos. Ante ello el hombre enfrenta las tendencias y defectos reflexiva, serena y equilibradamente o se encamina hacia algún derrotero. El hombre ha de orientar sus tendencias e inquietudes o de lo contrario seguirá él mismo el camino de las sectas.
En las sectas se da un sincretismo al mezclar y tratar de conciliar diferentes elementos. Toman aspectos de diversas doctrinas o prácticas. Muchas veces mezclan lo religioso, lo filosófico lo oriental y la ideología. Tal es el caso de la secta Moon y otras. También se combinan elementos de religiones y pensamientos antiguos con nuevas cosas actuales.
Hay sectas en donde está muy presente el esoterismo. Esta doctrina defiende que hay conocimientos profundos y secretos que sólo deben ser conocidos por un grupo escogido de discípulos. Por eso hay ciertos conocimientos que no hay que vulgarizarlos y divulgarnos. Esos conocimientos secretos hay que protegerlos de lo profano. Por esto mismo es muy difícil conocer las sectas por dentro. Los mismos Mormones tienen prácticas secretas en sus templos principales, donde sólo entran los elegidos, los llamados “dignos”.

II.- CLASIFICACION DE LAS SECTAS.

Como ya hemos manifestado no es fácil clasificar las sectas, porque en ellas se mezclan diferentes pensamientos y elementos. Sin ahondar más en nuestra problemática a la que hemos aludido, vamos a presentar nuestra clasificación. Ella es consecuencia del concepto de secta que hemos definido:

Sectas Pseudocristianas
Son las sectas que utilizan la Biblia, tienen relación con el cristianismo, pero se apartan de los aspectos esenciales cristianos. En muchas ocasiones agregan otra revelación. A estos grupos también le llaman “paracristianos” o “semicristianos”. Aquí entran los Mormones, Testigos de Jehová, los Niños de Dios (Hijos de Dios), la Iglesia de la Unificación (Moon), etc.

Sectas de tipo filosófico o esotérico
Son los grupos que intentan iniciar en conocimientos ocultos y profundos, a aquellos que se integran a ellos. Les aseguran proporcionarles conocimientos secretos progresivos. A estos grupos también le dan el nombre “místico- esotérico” o “místico-ocultista”. Estos grupos son considerados sincretistas debido a que combinan, ideologías, filosofías y elementos religiosos diversos. Tienen influencias de las religiones antiguas, del occidente y del oriente, del cristianismo, de la psicología y las ciencias. La finalidad de estos grupos es presentar un sistema de creencias y prácticas.
Pertenecen a este apartados: Los Rosacruces, gnósticos, Teósofos, Nueva Acrópolis, etc. Hay autores que también ponen aquí a los Masones y la “Gran Fraternidad Universal”.
Estos grupos tendrían su fuente principal en la sociedad Teosófica que se fundó en Nueva York en 1875. Muchas veces se consideran “instituciones culturales”, “fraternidades”, “escuelas filosóficas”. Pero analizándolas también contienen elementos religiosos, esotéricos y sincretismo.

Sectas de tipo oriental
Estos grupos tienen una influencia especial del oriente. Se advierte esto en la forma de vestir, comer, actuar, etc. Pero también aparecen elementos occidentales de donde se han fundado o de donde han vivido.
Algunos de estos grupos son: los Hare Krishna, la misión de la Luz Divina,los que utilizan algunas formas de yoga que difieren bastante de la forma clásica enseñada por Pantanjali u otros auténticos sabios de la India, la Meditación Trascendental, etc.

Sectas espiritistas y satánicas
Por una parte hay personas y grupos que pretenden comunicarse con los espíritus de los muertos; dentro de esta experiencia existen diferentes tipos de espiritismo. Por otra parte hoy es fuerte el deseo de tener experiencias satánicas por medio de la música y por otros caminos.

Otros grupos y doctrinas
En este apartado vamos a colocar los grupos y pensamientos que consideramos diferentes de los anteriores. A varios de ellos muchos autores los consideran sectas. A otros los tachan de grupos sectarios. Muchos de ellos mismos afirman que ellos no son sectas. Ciertamente se trata de grupos muy diferentes.

CARACTERÍSTICAS
Juan Pablo II hablando de las sectas o Nuevos Movimientos Religiosos dice “algunos se definen cristianos; otros se inspiran en religiones orientales; y otras hacen referencia a ideologías, por lo común revolucionarias, de nuestro tiempo”.
Como ya afirmamos para nosotros las sectas tienen diferentes orígenes y fundadores. Por lo tanto las características son muchas y de diferentes tipos: teológicas, psicológicas, sociológicas. Vamos a destacar las principales.

Separacionismo y autonomía
Al ver ciertas anormalidades en las Iglesias establecidas se quiere reinstituir la verdadera Iglesia. Y así se llama a los fieles al pasar de la ortodoxia muerta a lo que se cree el Evangelio más puro.
Se termina por romper la comunión.
Se aislan en una autonomía total y se mantienen en relaciones dialécticas.
Juan Pablo II hablando a los emigrantes para ayudarles a defenderse del proselitismo de las sectas les dice que ellos son un sector estratégico:
“Por la situación de desarraigo social y cultural, y por la inestabilidad en que se hallan, los emigrantes suelen ser presas fáciles de métodos insistentes y agresivos. Excluidos de la vida social del país de origen, extraños a la sociedad en que se insertan, obligados a menudo a moverse fuera de un ordenamiento objetivo que defienda sus derechos, los emigrantes pagan la necesidad de ayuda y el deseo de salir de la marginación en la que están confinados de hecho, con el abandono de su fe. Es un precio que ningún hombre respetuoso de los derechos humanos debería pedir o aceptar.
Al emigrante no solo se le hiere en su dignidad humana, sino también en su positiva y respetuosa colocación en el ambiente social que lo acoge.
Y, desde luego, no dan muestras de honradez y sensibilidad aquellos que, aún teniendo el deber de aliviar en el emigrante el trauma y la desorientación causados por el impacto con el mundo extraño a la propia cultura, se acercan a él en un momento de profundo malestar para engañarlo e instrumentalizarlo.”
La secta es así un refugio.
Rechazan la sociedad, sus valores e instituciones.
Todo es sustituido por la propia comunidad.
Aquí se conservan puros, perfectos, salvados.
Como vemos las sectas tratan de conseguir su autonomía, pero no respetan la del otro. En esto está presente la inestabilidad, la incertidumbre, la soledad. Ellos se creen los poseedores absolutos de la verdad. Como dice el Papa no respetan al otro y usan una verdadera agresión moral.

Fundamentalismo y Fanatismo.
Se desea volver a las fuentes de la Escritura, pero se insiste en la absoluta infalibilidad de una sola palabra bíblica.
La Biblia es la única fuente de fe.
Falta referencia al ministerio de Cristo y de la Iglesia, al conjunto de la Revelación y al centro del Plan de Salvación.
Toman la Biblia al pie de la letra y extraen algunas afirmaciones que llevan hasta las últimas consecuencias.
Realizan opciones y creen en un número muy reducido de doctrinas que siguen con rigidez dogmática y disciplina rigurosa.
Lo mas importante son las supuestas revelaciones propias que carecen de objetividad y consistencia.

Eleccionismo y salvacionismo.
Sólo los miembros de las sectas son ELEGIDOS, aceptados por Dios. El adepto es luz. Y como estamos en los últimos tiempos hay que prepararse para la salvación. Pero la interpretación de la salvación suele ser reducida por las revelaciones de los iniciadores de la comunidad.
Juan Pablo II considera este punto importante. El afirma:
“Aunque resulte difícil descubrir una línea de contenidos comunes en todos ellos, sí es posible trazar su tendencia general.
En esos movimientos la salvación suele ser considerada, por lo general, como algo exclusivo de un grupo minoritario, guiado por personalidades superiores, que creen tener una relación privilegiada con Dios cuyos secretos pretenden conocer sólo ellos.
También la búsqueda de lo sagrado presenta contornos ambiciosos. Para algunos se trata de un valor superior, hacia el que el hombre tiende sin poder jamás alcanzarlo; para otros, en cambio, está situado en el mundo de la magia, y buscan atraerlo a su propia esfera para manipularlo y reducirlo a su propio servicio.”

Fraternidad y culto emocional.
Se resaltan las vivencias personales y la experiencia religiosa, se trata de fomentar un clima de fraternidad entre los miembros. En el culto se favorece todo lo que llega al sentimiento como cantos apropiados y testimonios. Se crea una dependencia psicológica del líder y del grupo.

Proselitismo y financiación.
Cuando el celo por la propagación cristiana degenera, por recurrir a medios o métodos no conformes con el espíritu del Evangelio, tenemos el proselitismo. En él caen a menudo grupos libres. Contra él están los ortodoxos, anglicanos, luteranos, reformados y católicos.
Muchas de las sectas emplean grandes cantidades de recursos materiales. No siempre está claro de dónde provienen. Su uso no siempre es adecuado, ya que no se tiene en cuenta la libertar de conciencia.

Psicologismo y patología.
No faltan los tipos psicológicos que por naturaleza son apasionados; por eso son sectarios, fanáticos, intolerantes, proselitistas y divisionistas. Ampliaremos posteriormente este aspecto.
Existen también los tipos patológicos con delirio de interpretación y con tendencia a proyectar visiones, sueños, fantasías, profecías o cosas semejantes.

Sincretismo.
Muchas sectas son sincretistas en sus doctrinas y prácticas. Mediante un análisis doctrinal y de su forma de actuar se descubre claramente este sincretismo. En un mismo grupo se mezclan muchas veces, elementos de religiones antiguas, ideas filosóficas y aspectos cristianos. Por esto mismo es difícil clasificarlos y unos autores los organizan en forma diferente a la de otros.

Militarismo voluntario.
Para ser miembro de una secta es preciso una adhesión voluntaria y libre a sus valores y normas. La secta exige ser miembro vivo, militante, activo; está constituída por miembros voluntarios, aunque algunas después de ciertas etapas tienen exigencias de permanencia para conservar sus secretos. Ellos se consideran santos; los demás son mundanos, pecadores. Han de estar dispuestos al sacrificio y a seguir fuerte normas éticas.

Sacralización y exclusivismo.
En la secta es importante aislarse de muchas de las actividades de la sociedad y relacionarse con lo sagrado. Así consiguen una aparente relación con lo divino y una vida comunitaria y fraterna entre el grupo. Afirman su identidad encerrándose en sí mismos. Rechazan las Iglesias constituidas y cualquier otro grupo religioso.

El grupo pide una entrega total.
No admite dobles fidelidades, determina rigurosamente las pautas morales del comportamiento y reclama el monopolio de la verdad religiosa completa, la cual, proporciona el marco de referencia para todas las prácticas ya sean religiosas, sociales, políticas y hasta la comprensión misma del mundo natural.
Para ellos no es importante la formación sino, el carisma, la vivencia, la entrega al ideal del grupo.
El carácter exclusivista del medio en que vive el individuo hace que abandone el estudio, amigos, incluso familia, dedicando todo su tiempo a la secta. No quieren contaminarse con el mundo al que califican de lugar de tinieblas.

Temor y moralismo.
A menudo sucede que los hombres actúan por temor más que por amor. Y en las sectas está muy presente la amenaza de la condenación, de que el fin está próximo. Los métodos para inculcar temor aparecen con facilidad en los escritos y palabras de los fieles sectarios.
A su vez en la sociedad no falta la desmoralización política y social, existe una fuerte influencia de lo científico y técnico; en el pensamiento se ha hablado de la muerte de Dios, de la desacralización y desmitologización. Ante esto las sectas se refugian en el simbolismo y espiritualismo que consideran que el mundo actual ha perdido. Como ya afirmamos las sectas imponen conductas duras en lo moral.
También se constata que ante los problemas de hambre, marginación de todo tipo, posibilidad de muerte muchas personas esperan encontrar el refugio en lo religioso.

Autoritarismo y obediencia.
El grupo secta debe funcionar perfectamente. Para ello, nada mejor que una autoridad que mande con decisión. Esta viene del maestro que ha tenido una “experiencia” peculiar o “revelación”. Por lo mismo lo que viene del maestro o líder no se discute, sino que se acepta obedeciendo ciegamente. Así nuevamente hay una entrega total a la secta y el cerrarse y protegerse dentro de ella. Como recompensa consoladora el grupo sectario le hace creer al fiel que es de los “dignos” de pertenecer a la secta, es elegido, es salvado.

Perfeccionamiento individualista.
Más que ante las masa, las sectas se presentan ante el individuo prometiéndole la perfección. Ellos dicen ofrecerles una salvación inmediata y atrayente. Para ello, rompen el contacto con el mundo, porque es perverso y está condenado. Como el lujo, las riquezas y todo lo que proporciona placer es malo, hay que despreciarlo. Lo que importa es el futuro y una conducta incontaminada.

Acomodación bíblica.
Las sectas caen en una simplificación bíblica. Hay que reconocerle a muchas de ellas que le dan importancia a la Biblia, que orientan y motivan a leerla, que es algo familiar para todos sus fieles
Pero el problema es que la enfrentan con una postura de secta, que la adaptan a sus planes. Sus libros preferidos son Daniel y el Apocalipsis. Caen en un reduccionismo y subjetivismo.
Algunos grupos ponen junto a la Biblia otra revelación o comentarios bíblicos que son más importantes que la misma Biblia. En esta línea están el libro de Mormón y los comentarios bíblicos de T. Russel que usan los Testigos de Jehová. No faltan incluso falsificaciones de la Biblia.
Como conclusión de estas características podemos decir que si bien es difícil definir la secta, sí tenemos bastantes elementos de caracterización. Partiendo de aquí también se puede saber lo que son y cuáles son sus rasgos principales.
José Valderrey define las sectas:
“Son movimientos religiosos libres y voluntarios, con tendencia a la exclusividad, que surgen y crecen fundamentalmente en sectores populares, desarrollan fuertes vínculos comunitarios y carecen de un grupo de funcionarios altamente especializados. Además son grupos de “protesta” contra el orden social y las sociedades religiosas dominantes y responden a un perfil doctrinal dualista, apocalíptico y pre-milenarista y a una inspiración bíblica fundamentalista.”
Ante este panorama y características de las sectas nos es necesario ser prudentes y astutos como las serpientes para no ser engañados. Así nos lo exige nuestro Maestro Jesús:
“Mirad que no os engañe nadie. Vendrán muchos usurpando mi nombre y diciendo “yo soy”, y engañarán a muchos… Si alguno os dice: “mirad, el Cristo aquí”, miradlo allí”, no le creais. Pues surgirán falsos cristos y falsos profetas.”
Mc. 13, 6. 21-22.
Y también nos dice:
“Guardaos de falsos profetas, que viene a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.
Por sus frutos los conoceréis.” Mt. 7, 15-16.

III.- CAUSAS DE DIFUSIÓN

Las causas de crecimientos de las sectas son sectas son muchas y muy variadas. Hay sectas que tienen diferentes causas de difusión que otras. Teniendo en cuenta este difícil universo vamos a destacar algunas que son generales y otras que son más propias de las sectas y de otras doctrinas.

Estrategia expansiva
Hay sectas como los Testigos de Jehová y Mormones que usan esta táctica. Llegan a las capitales, se expanden por otras ciudades llegan a pequeños poblados, al campo, etc. En todo esto se hace presente la propaganda, la literatura y métodos propios muy bien estudiados.
En esta misma línea escribió el P. Zanuso:
“Las sectas siguen invadiendo América Latina, con un ritmo de crecimiento del 11% anual; de tal manera que al comienzo de nuestro siglo XX, los no católicos de América Latina eran 50 mil; actualmente son 40 millones; en 14 años más (2000) llegarán a ser unos 140 millones. Cada día un promedio de 8 mil católicos se hacen protestantes.

Poder extranjero
Contrariamente a lo que pasa con la Iglesia católica y con los protestantes o evangélicos, a las sectas no les interesa, generalmente, enraizarse en las culturas de los países. Las directrices, métodos y contenidos vienen del extranjero, normalmente de Estados Unidos. Existe uniformismo mundial se da una estructura organizativa rígidamente impuesta. Además tienen un fuerte apoyo económico.
Algunos grupos religiosos realizan ayudas económicas que influyen en sus conquistas. Muchas veces los miembros de estos grupos consiguen beneficios como mejoras económicas, viajes, etc.

Tarea proselitista
Esta es la única actividad que tienen muchas sectas, hacia el mundo y la sociedad. El “mundo” somos todos menos ellos; también en tran aquí las religiones. A la luz de esto entendemos expresiones como las siguientes:
“La Biblia usa la antigua ciudad religiosa de Babilonia como símbolo para señalar que la religión mundial está destinada a sufrir un desplomo total.” (La Atalaya, 15-10 (1984), 7.
Y, anunciar el fin de los tiempos y llamar a todos los hombres a dejar el pecado, el mal, la perdición que gobierna al mundo para convertirse a la única verdad, la que el grupo anuncia, es la actividad que configura la identidad de estos grupos.
Algunas de las características proselitistas de las sectas son:
Todo miembro debe ser activo y ha de anunciar el mensaje de salvación.
Todos los fieles han de ser responsables de la construcción y crecimiento del grupo.
Están a disposición del grupo religioso al que pertenecen.
Esta es la forma de pertenecer a la comunidad de elegidos y salvados.
Cumpliendo con lo anterior, Los Testigos de Jehová van a “testificar” (misionar) casa por casa,ordinariamente los días domingos. Luego se comprometen a más tiempo: 30, 60, 90 horas obligatorias al mes.
Otros grupos toman el compromiso, o les es impuesto, de conquistar uno o dos miembros para la próxima reunión importante.
En la tarea proselitista usan la Biblia y publicaciones propias. Ejemplo de esto son los Mormones y Testigos deJehová. La Biblia es una buena táctica para despertar la atención y animar a abrirse al grupo. La usan como medio Los Mormones conocen muy poco de Biblia y usan publicaciónes de su profeta.
Dicen enseñar a leer y entender la Biblia, aunque hay veces que la falsifican. Cuando Yimmy Swaggart habla con la Biblia en la mano dice “es el mismo Cristo que nos va a hablar”.
Usan técnicas estudiadas de comunicación en las visitas a las casas, en las plazas, estadios, radio, televisión. Son
especialistas en propaganda. Además tienen grandes compañías con líderes importantes: Yiye Avila, Luis Palau, etc.
Tienen un estilo proselitista amable, receptivo alegre, son atentos con las necesidades, en los problemas y aparecen como serviciales y amistosos.
La idea más importante de la predicación es la conversión.
Se pide un cambio de vida, la ruptura con el pasado marcado por el pecado, el mal, el vicio, el error.
Muchas veces se habla contra la Iglesia católica porque cae en la idolatría, sigue devociones populares, hace compromisos con el poder, da demasiada importancia a los sacerdotes.
Usan grandes cantidades de recursos económicos y así pueden realizar campañas millonarias y gran número de construcciones.

Fuerza de conquista.
Los que dirigen le dan el empuje proselitista que hemos presentado al movimiento y cada uno de los miembros. No se debe olvidar que muchos de los grupos son de este siglo y ya han conseguido una considerable difusión; como ejemplo digamos que los Hare Krishna fueron fundados a mediados de este siglo. Todos estos grupos llegan generalmente a través de los Estados Unidos o de otros países de América Latina.
Presentan cosas nuevas que son atractivas a los jóvenes. No faltan la música, experiencias extrañas y métodos psicológicos y sociológicos.

Servicios ofrecidos.
Estos movimientos ofrecen aparentes servicios: educativos, contra la droga y el alcoholismo, artísticos, de salud, de control mental… Algunos tipos de actividades que ofrecen son:
Cursos y conferencias
Salud mental y física: clases de nutrición, vegetarismo;
Charlas sobre el alcoholismo y drogas;clases de acupuntura; comedor vegetariano; distribución gratuita de alimentos ; técnicas de control mental, meditación trascendental; gimnasia psicofísica; kung fu, karate; purificación del espíritu.
Conocimiento. Especulación intelectual; filosofía védica; budismo; filosofía yoga; cosmología, cosmobiología, astrología.
Recreación
Clases de baile y folklore.
Vacaciones útiles para niños.
Promoción de grupos de teatro, concurso de coros, bandas de música.
Manualidades (artesanía, cerámica, arreglos florales).
Festivales musicales, películas.
Reuniones sociales para jóvenes.
Servicios
Educación formal.
Comedores, distribución gratuita de alimentos.

Medios de difusión
Como se ve aquí entran cosas muy diferentes, pero todo tiene un fin. Existe la nutrición que puede afectar el metabolismo e influir en la forma de ser de la persona; hay gimnasia psicológica y otras actividades que intentan conseguir el desarrollo del alma, la mente y el cuerpo con el fin de purificarse consiguiendo el equilibrio y la armonía de individuo-cosmos-absoluto. En algunas actividades también se desea responder a un interés intelectual. En otras la orientación social.

El desconocimiento del cristianismo.
Aún siendo cristianos, muchas veces no conocemos a Cristo y su Iglesia. Otras veces lo conocemos superficialmente. Y si olvidamos que Jesús es el único Señor, que “es el camino, verdad y vida de los hombres” quedamos en condiciones para tomar una ruta equivocada. Y junto al desconocimiento teórico está la falta de vida práctica, de experiencia cristiana, de conocimiento vivencial.

El materialismo actual
Es un hecho claro que existe. Esto ha llevado a muchas personas a reaccionar en forma contraria y a centrar su vida principalmente en lo religioso y místico. En esta línea están las sectas de santificación.

Lo oculto y lo misterioso.
El mundo de las cosas raras y extrañas siempre atrae a la gente. Esto todavía sucede, más fácilmente, cuando falta una sólida formación cristiana. El hombre es un ser religioso y cuando no se orienta bien se encamina a lo preternatural y supersticioso. Fácilmente cae en el fanatismo.

La crisis del mundo actual
Todos sabemos que hemos tenido dos guerras mundiales y que siempre está presente el peligro de una tercera. Además existe económica y espiritual. Esto ha llevado a anunciar la pronta venida de Cristo. Partiendo de esta situación se comprende el hecho de que muchas sectas sean escatológicas. Si el mundo va a terminar pronto para qué ocuparse de cosas terrenales.

La libertad dogmática
El hombre de hoy es bastante racionalista. No le gusta tener vínculos dogmáticos religiosos; aparentemente las sectas le ofrecen esto. Ello sucede principalmente en el primer momento, ya que conforme va creciendo la incorporación del miembro a la secta, se tiene que someter a un pensamiento y acción dogmáticos.
Pero las sectas se sienten libres de lo establecido, de las normas tradicionales e instituciones. Les interesa más la experiencia religiosa. Tienen espontaneidad para leer la Biblia y participar. Algunas sectas se dedicar a conocimientos y experiencias secretas.

Necesidades humanas
El gusto por ver todo desde la situación parcial, por la simplificación de lo complejo, por la búsqueda de seguridad y confianza, por el “conocimiento”, o por lo “espontáneo” se puede concebir como necesidades humanas. Si alguien las resuelve, y las sectas dicen realizarlo, entonces la gente extiende sus brazos para recibir estas soluciones.
Responder adecuadamente a las necesidades profundas del hombre es algo que la Iglesia no debe olvidar.

La propaganda
Muchas veces la usan en gran cantidad y con grandes medios de oscura procedencia. También se usan “ataques feroces a la Iglesia católica dominante en el lugar, caricaturizando la fe o las prácticas religiosas de los católicos”. Este método que llama la atención en los cristianos bien formados, tiene cierto éxito entre algunas personas ignorantes.

La búsqueda de Dios
Como ya lo hemos dicho el hombre es un ser religioso. Busca incansablemente a Dios, aunque trate de encontrarlo por caminos equivocados. Como ser abierto a Dios está en situación de recibir el mensaje que le llega por la propaganda, sea por medio de alguna persona o grupo. No siempre capta lo recibido con suficiente discernimiento. En muchas ocasiones se orienta a las personas a buscar a Dios por donde no se encuentra. Por esto viene muchas veces la insatisfacción y se termina en el ateísmo.

Factores psicológicos y patológicos
Existen circunstancias y personalidades especiales que también influyen en el hecho fenomenológico actual de los grupos libres o sectas. Kloppenburg se refiere a este hecho con palabras duras:
No pocas veces estos factores también influyen sea en la génesis, sea en el desarrollo de movimientos religiosos libres. Hay tipos psicológicos que por naturaleza son apasionados y por eso fácilmente sectarios, fanáticos, intolerantes, proselitistas y divisionistas. Hay también tipos patológicos, cautivados por un verdadero delirio de interpretación (los paranóicos) o por una mórbida manía de proyectar hacia la realidad sus propias confabulaciones, visiones, sueños y fantasías (los mitómanos). Es el ejército de los pseudo-profetas, pseudo-taumaturgos, pseudo-mesías, visionarios, falsos santos, falsos arrepentidos, falsos convertidos fundadores de sectas y religiones. El mitómano crea fábulas e inventa historias, donde todo es verosímil pero casi nada es verdadero. El apasionado, el paranóico y el mitómano, cuando sus temas toman colores de contenido religioso, se tornan fanáticos. Y el fanatismo es contagioso.
Relativamente alto es también el porcentaje de aquellos que se abren fácilmente al contagio del fanatismo religioso. Así nacen y se multiplican las sectas.
Y en contra de eso no hay remedio, pues la paranoia y la mitomanía son incurables y acompañarán a la humanidad hasta el final de los tiempos.



Factores sociológicos
Las experiencias religiosas son interesantes. Desde el punto de vista sociológico los grupos sectarios realizan “un cierto tipo de experiencia religiosa”. En ellos es importante la voluntad. Tratan de provocar una conversión consciente para que se rompa con algo anterior y se entre en el nuevo grupo. Así creen apartarse de los pecadores. Ellos piensan que son los santos.

Son comunidades fraternas
Nacen grupos “acogedores, fraternales, cordiales, simples. Están sencillamente articulados, sin complicaciones. En ellos resulta fácil participar. Eso es un atractivo para mucha gente, ya que responde a la necesidad humana de encontrar calor fraternal. Además, son religiones sencillas con respuestas muy claras ante las dificultades. Así se responde bien a una fe popular y las emociones que se sienten y quieren expresar.

Comprensión de la Biblia
Pretenden ayudar a comprender la Biblia, cosa que satisface a mucha gente. Lo hacen sin complicaciones desde su fundamentalismo. Aunque lo hacen faltando a una visión de la totalidad del misterio de la fe, todos participan en una lectura sencilla. Esto atrae. Pero hay que tener en cuenta que muchas sectas hacen mal uso de la Biblia, otras la adaptan y otras prácticamente no la conocen.

Fidelidad al Evangelio
Según ellos la Iglesia católica la ha perdido al meterse en las cosas temporales, al hacerse mundana. Así es incapaz de santidad y salvación. Por el profetismo de los dirigentes saben esto, ya que han recibido inspiraciones divinas especiales. En contraposición ellos ofrecen un misticismo al cual los hombres tienden como huída del mundo. Llegan a tener experiencias, lo que agrada a sus participantes Afirman no meterse en lo social y lo político, aunque algunas sectas son ideológicas. Ofrecen una aparente espiritualidad que es evasión y refugio.

Espiritualidad eficiente
“Las sectas se presentan ofreciendo una experiencia cristiana que no se logra en otras Iglesias. Dicen sentir al Señor y haber superado defectos como el alcoholismo y la droga. Se sienten contentas porque conocen, experimentan a Cristo. Tienen un sentimiento de alegría por haber recibido la salvación. En todo esto se mezclan los aspectos humanos, psicológicos y espirituales.

El sentimiento de seguridad
Las sectas son un grupo cerrado sobre sí mismo. En él sus miembros se sienten seguros. La organización y la forma de actuar están orientados a esto. No hay que olvidar que a estos grupos entran, muchas veces, personas con problemas psicológicos, de conductas especiales y con sentimiento de culpabilidad. Por una parte rompen con una vida anterior; por otra se protegen contra el mundo circundante que les rechaza. Así también conservan mejor sus adeptos. Esta es una de las causas por las que son grupos cerrados.

Los líderes carismáticos proféticos
Los fundadores y líderes sucesores de las sectas suelen tener estas cualidades. Ellos ayudan a mantener la vida afectiva y las circunstancias de inseguridad que se presentan. Muchas veces el líder de estos grupos es intelectual, un maestro.
Asimismo, se pone un fuerte énfasis en el profetismo. Hacia este punto se orientan especialmente lo se orientan los escritos usados. Siempre es importante para ellos el futuro.

El entusiasmo
Pensamos que Los Nuevos Movimientos Religiosos crecen, en gran parte, por el entusiasmo que tienen y manifiestan. Ven a las Iglesias tradicionales como dormidas, apagadas. Ellos se consideran un movimiento con todo lo que significa de dinamicidad.
En conclusión son muchas y muy diversas las razones por las que las sectas nacen y crecen. Pero como escribe Humberto Lagos entre ellas están:
“La inseguridad social, la ruptura de modelos valóricos tradicionales, la carencia de referentes de identidad, la imposibilidad de manejar medios objetivos para resolver problemas existenciales básicos, la crisis de la familia como núcleo de certezas…”.
Se piensa que el grupo libre o secta es la salvación de los problemas, sicológicos y espirituales que sienten los que la siguen.

IV.- LO QUE NO SON LAS SECTAS

Vamos a presentar ahora aspectos particulares de las sectas comparándolas con los puntos esenciales de las otras Iglesias o comunidades cristianas. Por razones de brevedad aludiremos únicamente a aquellos elementos que consideramos más fundamentales.

LAS SECTAS NO SON CRISTIANAS
Muchas de las sectas se dicen cristianas sin embargo analizándolas concluímos que no lo son, ya que fallan en cuanto a uno, varios o todos los elementos de la fe básica cristiana.
“En efecto, el nombre cristiano, hace referencia a Cristo (del griego Christos el “ungido”). El es el Mesías anunciado por los profetas que viene a establecer el orden sobrenatural alterado por la desobediencia de Adán y Eva.
Jesucristo es el fundador de la religión cristiana. Es la segunda persona de la Trinidad que vino al mundo para redimir al género humano, que se hizo hombre en el seno de la Virgen María por Acción del Espíritu Santo.
El cristianismo es la fe cristiana, la religión cristiana introducida en el mundo por Jesucristo, fundada por El.
Tiene sus escrituras: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. Al principio fue una sola religión y lo básico de la fe está en los tres credos históricos: de los Apóstoles, de Nicea y de Atanasio.”
Manual de Ecumenismo, 13-14.
Veamos las diferencias fundamentales que existen entre los cristianos y las sectas.

Los cristianos Las sectas
Todos los cristianos (católicos, ortodoxos y protestantes), a pesar de las diferencias existentes, creen en estos aspectos básicos de la doctrina cristiana: En cuanto a la doctrina de las sectas es difícil generalizar ya que unas sectas acentúan unos de la aspectos y otras otros.
Creen en un sólo Dios que es trascendente. Tienen fe en la Trinidad es decir creen en un sólo Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Este Dios tiene una única naturaleza, una sustancia y tres personas distintas. Este misterio aparece en las Escrituras, en la Biblia. El credo de San Atanasio expresa adecuadamente la doctrina trinitaria. No hay que olvidar que cada grupo cree poseer la verdad, sin embargo podemos afirmar que las sectas o nacen independientes del pensamiento esencial cristiano o rompen, de alguna manera, con éste. Veamos los puntos principales:En cuanto a Dios muchas de las sectas filosóficas-sincretistas y orientalistas no llegan a un Dios trascendente, sino que se quedan en el ser inmanente, en la energía en la totalidad del universo. Por eso muchos Nuevos Movimientos Religiosos no se pueden considerar religión, ya que no tienen la exigencia mínima de relación con un Ser Superior. Otras sectas no creen en el Dios cristiano de la Biblia, Dios uno y trino, en la Tri nidad. Tal es el caso de los Testigos de Jehová y Mormones. Estos últimos incluso afirman que Dios es un ser de carne y hueso.
Creen en Jesucristo como la segunda persona de la Trinidad y como Dios y hombre verdadero, muerto y resucitado por nuestra salvación tal como aparece en la Escritura.
Jesús es el Dios encarnado.
Confiesan que Jesús es el Mediador entre Dios y los hombres y Señor Glorificado, y que está presente por su acción en la comunidad cristiana. En cuanto a Cristo existen sectas que defienden que Jesús es un maestro, un ser con poderes y conocimientos especiales. También hay sectas que dicen que Cristo es inferior al Dios eterno de la Bi blia, que no existió como Dios desde toda la eternidad. Los Testigos de Jehová afirman que fue la primera criatura de Jehová. Para los Mormones Jesús fue engendrado por el Padre eterno en una relación sexual con la Virgen María, es uno de los muchos dioses y es espíritu hermano de Lucifer en su estado preexistente. Para Moon Jesucristo es un mesías fracasado. En definitiva, las sectas o niegan la divinidad de Jesús de la Biblia o lo consideran un ser inferior a Dios y caen en un subordinacionismo.
Creen en el Espíritu Santo como la tercera persona de la Trinidad, que es consustancial con el Padre y el Hijo; tiene la misma naturaleza divina de Dios único que es también Padre e Hijo. Respecto al Espíritu Santo también se da una postura doctrinal semejante a la que tienen con Cristo, ya que o no lo consideran una persona de la Trinidad, o niegan su divinidad o lo subordinan a Dios.
Para los Mormones el Espíritu Santo es una especie de fluido de energía que no puede estar al mismo tiempo en varias partes. Los Testigos de Jehová no lo conside ran Dios.
Aceptan la Biblia (Antiguo Testamento y Nuevo Testamento) como única revelación natural de Dios y se esfuerzan en vivir en conformidad con las exigencias de ésta. La Biblia no es la única revelación sobrenatural de Dios, ni la principal. para algunas sectas la Biblia tiene un valor relativo, semejante al de otros escritos. Como ejemplo digamos que los Mormones interpretan la Biblia desde sus libros sagrados: El Libro del Mormón, La perla de gran precio, y Doctrinas y Convenios; la ciencia cristiana considera la Biblia equivocada e inferior a los escritos de Mary Baker Eddy. Para Moon el libro Principio Divino tiene autoridad sobre la Biblia.
Aceptan y practican el bautismo cristiano y celebran el sacramento de la cena o eucaristía. Esto supone la fe en la Trinidad. En lo que hace referencia al bautismo hay que decir que las sectas no tienen este sacramento, ya que fallan en cuanto a la fe trinitaria. Pero fácilmente inducen a confusión porque tienen ritos de iniciación o ciertas ceremonias que se parecen al bautismo cristiano.
Proclaman la fe en la resurrección de los muertos, en la inmortalidad del alma. Respecto a la resurrección e inmortalidad muchas sectas las niegan. No olvidemos las sectas filosóficas y de tipo oriental que creen en la reencarnación. Los mismos Testigos de Jehová interpretando mal la Biblia dicen que sólo son 114,000 los salvados; otro resto tendrá un reinado en la tierra e incluso existirá la aniquilación. Los Mormones tienen una falsa idea de la vida futura y creen incluso que los hombres que son dignos llegarán a ser dioses.
Creen y tratan de vivir conforme al mandamiento bíblico del amor a Dios y al hermano. Por último los Nuevos Movimientos Religiosos fácilmente atentan contra el mandamiento del amor a Dios y al prójimo. Muchos de los métodos empleados no respetan la persona humana. Hay sectas que usan como táctica la mentira, la calumnia y acciones no cristianas. En varias investigaciones hechas se han conocido sus métodos secretos, sus planes psicológicos, económicos y sociales. En algunas existen comandos vengativos.

Como vemos, comparando las características de las sectas y la doctrina cristiana encontramos bastantes diferencias. Se trata de dos caminos distintos, aunque aparezcan con ciertas semejanzas. Además una característica común a muchas sectas es el ataque frontal contra el cristianismo ortodoxo. Teniendo en cuenta esto Walter Martin habla así de las sectas:
“Por tanto, una secta es un grupo de personas polarizadas alrededor de la interpretación que alguien hace de la Biblia y caracterizado por las grandes desviaciones con respecto del cristianismo ortodoxo en lo que se relaciona con las doctrinas cardinales de la fe cristiana, particularmente con el hecho que Dios se hizo hombre en Jesucristo.”
Todos los cristianos debemos tomar una actitud ante las sectas. Y así, cuando algunos individuos o grupos proclaman públicamente que ellos son la verdadera obra de Dios, y que el cristianismo ortodoxo que ha existido a través de los siglos está equivocado, pensamos que debemos responder a sus provocaciones. Ellos tienen la libertad de decirlo; nosotros, como cristianos, tenemos la responsabilidad de responderles.
No se trata de seguir el mismo camino y postura de las sectas. Los cristianos respetamos a toda persona, pero condenamos sus creencias, doctrinas o actuaciones; amamos al pecador, pero condenamos los pensamientos y situaciones de pecado. Y esto, porque la Biblia nos pide estar “dispuestos a dar respuesta a todo el que nos pida razón de vuestra esperanza” (1P 3, 15). Y San Judas nos dice que escribe “para exhortarnos a combatir por la fe que ha sido transmitida a los santos de una vez y para siempre”. (Judas 1,3).

Las sectas no son Iglesias
Muchos de los Nuevos Movimientos Religioso se llaman Iglesias. Así nos encontramos con la Iglesia de Cristo científica (Ciencia Cristiana), con la Iglesia de la Unificación (Moon), con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días (Mormones), etc.
Sin embargo ningún grupo que sea secta puede ser considerado Iglesia. La Iglesia está formada por cristianos; ella ha sido instituida por Cristo y ya quedó dicho que las sectas no siguen al verdadero Jesús de la Biblia.
La palabra Iglesia viene del Griego Ekklesia, asamblea.

LA IGLESIA ES LA CONVOCACION DIRIGIDA POR DIOS A LOS HOMBRES EN CRISTO CON EL DESEO DE CONSTRUIR SU REINO.
San Pablo dice que es la plenitud del cuerpo de Cristo (Ef1,23) Sólo hay una convocación y sólo debería de haber una única Iglesia universal. Pero por las divisiones históricas existen varias Iglesias, denominaciones o confesiones. Por eso la palabra Iglesia también se aplica a las diferentes Iglesias.
Partiendo de lo anterior podemos decir que la Iglesia es el conjunto de todos los cristianos y también una parte como la Iglesia luterana, católica, etc. También se aplica este término a las Iglesias locales.
Desde el punto de vista del significado bíblico del término, la palabra Iglesia, no tiene en el Nuevo Testamento más que dos sentidos: la Iglesia, cuerpo de Cristo, organicamente uno; y la Iglesia, manifestación local de ese cuerpo único. Fuera de esta Iglesia única, en el plano comunitario no puede haber más que sectas, no Iglesias, en el caso de que esas comunidades nazcan de herejías. Este es, además, el común sentir de los Padres.
Las sectas tienen otra postura y se colocan en contra de la doctrina clásica, en contra de la institución. Protestan en contra de las otras Iglesias, del mundo y de los Estados.
Quieren ser algo único, una reavivación.
Como afirma J.M. Ganuza, la secta piensa que: La Iglesia ha hecho traición a Cristo y se ha comprometido con el mundo. La secta quiere ser más un movimiento que una institución. Destaca la importancia del carisma sobre la función, la espontaneidad sobre la organización, el profeta sobre el sacerdote, a la inspiración sobre la doctrina. La secta es la hija del “entusiasmo”.
El informe II de Perú resume las características de la Iglesia y la secta así:

Secta Iglesia
Basada en las elevadas demandas éticas del Evangelio, haciendo difícil la obtención de la membresía y su mantenimiento en la comunidad cristiana; Basada en la universalidad: la voluntad salvífica de Dios se extiende a toda la humanidad;
Separa a sus miembros del mundo secular que rechaza como dado al pecado; lo considera totalmente pecador y al margen de toda esperanza de redención; para mantener la pureza de los ideales religiosos, se aparta de la sociedad; Postura abierta de la cristiandad al mundo secular, en el que sus miembros tienen que vivir sus vidas.
Frente al mundo, el Estado y la sociedad adopta una actitud de diferencia, resignación o animosidad; Comunidad de santos y pecadores, donde se predica que el pecador arrepentido puede alcanzar el perdón de Dios;
Está en relación íntima con las clases y con todos los grupos opuestos al Estado, y a la sociedad; Frente al peligro de la pérdida de identidad por el paso del tiempo, se institucionaliza, estandariza los sacramentos y define los contenidos de la fidelidad;
Solidaridad, simpatía y ayuda mutua son sus virtudes; Llega a toda la sociedad y da a los cristianos continuidad y tradición. Acepta el mundo secular a quien otorga líneas ético-espirituales y procura el mantenimiento del orden general del cual forma parte; requiere del vínculo con los poderes seculares establecidos;
Comunidad voluntaria y libre; no se nace en una secta, sino que se entra a ella por una conversión consciente. Respuesta caracterizada por el compromiso y la acomodación: arreglos con la realidad de un mundo que no sólo construye; es el precio que debe pagar para ser universal.

En esta misma línea se afirma que las sectas están en contra de las iglesias. Ellas son más fáciles de describir que de definir.
H. Ch. Chery las describe así:
“Deben llamarse sectas los grupos contestarios que no aceptan la especie de compromiso establecido entre la Iglesia o Confesión y la sociedad, entre la exigencia religiosa y el orden social. La secta se presenta a sus adeptos como el arca en medio de la tempestad, la tabla de salvación en medio de la corrupción universal; no pretende salvar el mundo ni convertir el conjunto de los humanos que Dios ha destinado a la condenación o condenados a causa de sus pecados. La secta sólo pretende asegurar la salvación de un pequeño número, de un resto de elegidos, de los santos que Dios ha escogido personalmente, individualmente podría decirse, en todo caso uno por uno. Los miembros de una secta son objeto de una vocación salvífica totalmente particular: ellos han sido escogidos y ellos saben que hay pocos elegidos, y aún pocos llamados. La secta presenta un carácter netamente exclusivista, de repliegue sobre sí de aislamiento, Entrar en una secta es retirarse del mundo y romper con él. Por esto las exigencias que gravan sobre los sectarios son particularmente pesadas. Asimismo, como todos son elegidos por el mismo título, la secta nunca o apenas comporta sacerdocio jerárquico: todos son ungidos y sacerdotes; el acento es colocado netamente sobre la “experiencia religiosa”. De ahí esos testimonios, esas profecías, en el sentido etimológico de la palabra, que constituyen una parte indispensable e importante de sus reuniones”
Algunas de las posturas que tiene las sectas y que no podemos admitir las Iglesias cristianas son:
Consideran a las Iglesias cristianas falsas. Ejemplo José Smith, fundador de los Mormones, presenta así lo que le dijo el Señor con respecto a la Iglesia cristiana:
“Me contestó que no debía unirme a ninguna de ellas, pues todas estaban equivocadas; el personaje me dijo que todas ellas eran abominación ante sus ojos; que todos los maestros eran corruptos; ellos se acercan a mí con sus labios, pero sus corazones están lejos de mí, enseñan como doctrinas mandamientos de hombres; tienen forma de piedad, pero niegan el poder de ella.” (La perla de gran precio, J. Smith).
Hay sectas que defienden que la Iglesia no se basa en la Biblia y es pagana. Al respecto escribe Hebert W. Armstrong:
“Descubrí que las enseñanzas y prácticas populares de la Iglesia no se basan en la Biblia. Se habían originado… en el paganismo. La alarmante e increíble verdad era que las fuentes de esas creencias y prácticas populares del cristianismo profesante habían sido en gran parte el paganismo, el razonamiento humano y las costumbres; ¡no la Biblia!”.
Otras sectas consideran a la Iglesia corrompida por los vicios. En forma dura escribe de sus miembros Helena P. Blavastsky, fundadora de la Teosofía:
“El hombre ha sido usado de una manera tan intolerante y dogmática, especialmente en nuestros días, que el cristianismo es hoy por excelencia la religión de la arrogancia, el escalón para las ambiciones las prebendas, las riquezas, la desvergüenza y el poder; una cómoda cortina para la hipocrecía”.
Críticas semejantes las hacen otros grupos como los Testigos de Jehová y los Mormones.
Como consecuencia de las posturas anteriores y de otros pensamientos semejantes varias sectas se proclaman Iglesia verdadera. Los cristianos están equivocados. Recogemos como ejemplo estas palabras de José Smith:
“Toda persona inteligente debajo de los cielos que, una vez informada, no reconozca que J. Smith, hijo, es un profeta de Dios, está en las tinieblas y se opone tanto a nosotros, como a Jesús y a su reino sobre la tierra.”
¿Qué sabe el mundo cristiano acerca de Dios? Nada… porque, en lo que respecta a las cosas de Dios, son los necios más necios de todos; no conocen a Dios ni las cosas de Dios.
Los profetas y aparentes iluminados de las sectas se consideran los fundadores de la nueva Iglesia ¿Quién les ha constituido en jueces y poseedores absolutos de la verdad? ¿Quién les ha hecho profetas, mesías y fundadores?
Los cristianos reconocemos que en la Iglesia hay defectos. Ella es divina y humana. Como humana puede fallar, pero Dios siempre está con ella. Cristo es el esposo que no falla. Recordemos las palabras del Señor:
“Id pues y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombres del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros hasta el fin del mundo.” (Mt. 28, 19-20).
Del pensamiento de las sectas, de sus ideas religiosas, del concepto que presentan de Iglesia y del mal uso que hacen de la Biblia hay que cuidarse. Ya lo advirtió Pablo:
“Pero aún cuando vosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡Sea anatema! Como lo hemos dicho, también ahora lo repito: si alguno os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, ¿sea anatema! (Ga. 1,8-9).
Desde el punto de vista teológico y pastoral Segundo de Galilea presenta así las diferencias entre secta y la Iglesia:
a) La Iglesia, históricamente, fue fundada por Jesucristo y se apoya en la fe de los Apóstoles. Las sectas fueron fundadas recientemente por algunas personas.
b) En la Iglesia, porque Cristo lo estableció así, y ello es comprobable en el Nuevo Testamento, hay un ministerio papal (como su cabeza visible), y los ministros ordenados obispos, sacerdotes, y diáconos. En las sectas no hay tal ministerio; sus líderes son nombrados por los mismos integrantes de las sectas.
c) En la Iglesia, la Biblia es interpretada como parte de la enseñanza de los Apóstoles y de Cristo mismo y de acuerdo con ella. Es interpretada igualmente de acuerdo con las reglas universales del contexto y de los significados. En las sectas, la Biblia se interpreta según lo determina cada secta, habitualmente “al pie de la letra”, ignorando los estudios científicos bíblicos, o las leyes de interpretación literaria.
d) La Iglesia es universal (está en todas las partes del mundo), y en todas tiene una y misma fe. Las sectas tienden a ser locales. Tienden a dividirse entre ellas, pues no les preocupa compartir la misma fe o el mismo credo.
e) Los de los miembros de la Iglesia son muchísimos (cientos de millones). Las sectas tienden a ser grupo o congregaciones con pocos miembros, en relación a la Iglesia.
f) La Iglesia Católica acepta como miembro a personas de diferenes grados de conversión y compromiso; la Iglesia reconoce que sus miembros son pecadores. En las sectas, en cambio, se supone que todo el mundo ha de estar totalmente convertido y “salvado”.
g) La disciplina y la autoridad religiosa de la Iglesia se refiere sólo a la fe y a las cuestiones morales, sacramentales, pastorales y misioneras. En las sectas, la autoridad y la disciplina es mucho más fuerte; tiende a incidir aún en cosas como el estilo de vida y las preferencias políticas de sus miembros.
h) La Iglesia cree que fuera del catolicismo también se puede alcanzar la salvación, siguiendo su buena conciencia y la religión a la que uno pertenece de buena fe. En la secta, la salvación sólo se encuentra en la pertenencia a ella.
i) En la Iglesia se pone énfasis en la ética social, tanto como en la individual. Las sectas tienden a poner énfasis sólo en la ética individual.
j) La Iglesia aprecia y está abierta a las realidades humanas y trata de mejorarlas. Las sectas tienen una visión pesimista de las realidades y de la condición humana. No les preocupa tanto su transformación: la salvación y el Reino de Dios es un asunto individual e interior.
Pensamos que con lo aquí se dice queda claro que hay diferencias entre las sectas y la Iglesia. Ciertamente las sectas no son Iglesias cristianas.

Las sectas no siguen la Biblia.
Muchas veces nos parace que las sectas le dan mucha importancia a la Biblia, sin embargo no es así. Además de lo que ya quedó expresado, vamos a clarificar a algunos otros aspectos que es conveniente tener en cuenta.
En cuanto a los diferentes grupos de sectas hay que señalar lo siguiente:
Las sectas de tipo filosófico-sincretista y orientalista no usan directamente la Biblia. Cuando hacen referencia a la Sagrada Escritura, le dan el mismo valor que a otros escritos y la consideran como fuente de experiencia humana o como la fuente de conocimientos. La Biblia no tiene el valor de la Palabra de Dios, de revelación sobrenatural como para los cristianos.
Las sectas semicristianas usan aparentemente mucho la Biblia pero como vamos a presentar adelante, la utilizan para sus fines de grupo y no le terminan dando el verdadero sentido que tiene. En cuanto a otras doctrinas también encontramos grupos que no usan la Biblia y grupos que hacen mal uso de ella.
A partir de lo dicho vamos a presentar algunos puntos que nos indican que las sectas no siguen la verdadera Biblia o que la deforman.
Existen sectas que defienden la existencia de verdades que habían permanecido sin revelar. Por eso la Iglesia de la Universificación del reverendo Moon defiende que él posee nuevas revelaciones que superan las anteriores y que no habían sido reveladas. Por su parte los Mormones también afirman que durante dieciocho siglos el cristianismo estuvo en la apostasía y que Dios le reveló a José Smith una nueva verdad que llevó a restaurar el verdadero evangelio que se había perdido. Pero nosotros los cristianos sabemos que la revelación culminó con Cristo y se clausuró con el último Apóstol.
Las sectas usan el argumento antibíblico que,
“es el que combate, tuerce, sustrae o aumenta las verdades enunciadas en la Palabra de Dios, o bien choca con ellas. Aquí hallamos herejías que son antibíblicas, están en desacuerdo con las enseñanzas del cristianismo. A veces están fundamentadas en un versículo o en una expresión aislada que encontramos en la Biblia. Bastaría, sin embargo, un poco de conocimiento de los principios auxiliares de la hermenéutica o interpretación de las escrituras para refutarlas. ” (J: Cabral, Religiones, sectas y herejías, 17. Nótese de fiende esta idea es un autor evangélico.)
Hay sectas que todavía afirman que siguen recibiendo revelaciones y nuevas verdades por medio de sus profetas. Basados en esto los Mormones suprimieron el racismo y le dieron participación a los negros. Todo sucedió, porque el profeta Mormón recibió esta revelación de Dios. ¿No es éste un camino sin objetividad y que se presta para falsificaciones y adaptaciones de conveniencia?
Como consecuencia de lo anterior la Biblia no es la autoridad principal, sino que está subordinada al líder o profeta de la secta o a sus escritos. Para la Ciencia Cristiana la Biblia está equivocada y es inferior a los escritos de Mary Baker Eddy.
Para la Vía Internacional la debe interpretar el líder y ya hemos dicho que varios Nuevos Movimientos Religiosos interpretan la Biblia a partir de otros escritos propios.
No faltan las sectas que manipulan las traducciones. Esto es lo que hacen los Testigos de Jehová con las Biblias que ellos usan y venden o regalan. De los Mormones tenemos el testimonio de su apóstol Talmage: “No puede haber traducciones absolutamente dignas de confianza, ni de éstas ni de otras Escrituras, a menos que se realice a través del don de traducción, que es uno de los dones con que nos dota el Espíritu Santo…”
A la luz de este pensamiento comprendemos esta aberrante afirmación de uno de los fundadores de los Testigos de Jehová, Russell: “No hay nada de la palabra de Dios que apoye la trinidad en la divinidad”. Así terminan negando abiertamente la Trinidad y acusan do a los cristianos de que somos politeístas.
Además la Biblia también se manipula en su presentación y explicación. En algunos casos la Biblia se utiliza a favor de algunas ideologías y se pone al servicio de pensamientos personales.
Existen sectas que le dan importancia a la Biblia, pero la interpretan en forma fundamentalista no teniendo en cuenta las normas de interpretación aceptadas hoy por la mayoría de ortodoxos, católicos y protestantes. El fundamentalismo tiene diferentes matices, pero en general “los fundamentalistas bíblicos… carecen de referencia de los textos de la Escritura al misterio de Cristo y de la Iglesia, al conjunto de la Revelación y al centro del plan de salvación.”
Siguiendo la línea anterior también se da el reduccionismo bíblico. A muchas sectas les falta relacionar los textos de la Biblia y concordar las verdades particulares con la revelación total. No usan el principio de analogía fidei.
A causa de lo dicho, los Testigos de Jehová no consideran a Cristo Dios y hombre sino criatura; los Mormones basados principalmente en los siguientes versículos bautizan a los vivos por los muertos:
“Por eso hasta a los muertos se ha anunciado la Buena Nueva, para que, condenados en carne según los hombres, vivan en espíritu según Dios.” (1 P 4,6)
“De no ser así ¿a qué viene el bautizarse por los muertos? Si los muertos no resucitan en manera alguna ¿por qué bautizarse por ellos?” (1 Cor 15, 29).
Como vemos se da una parcialización de la Biblia, ya que usan algunos textos en forma aislada y sacados de contexto. Los libros que más se usan son Daniel y Apocalipsis. Moon afirma que el pecado de Adán y Eva fue sexual y rompió la armonía. Por su parte los Mormones llegan a la conclusión de que los negros son descendientes de Caín y que los indios pueden ser blancos y rubios y si se convierten.
En muchas sectas también se usa el luteranismo al interpretar la Biblia al pie de la letra. Al seguir este camino caen en errores importantes. Aunque tengamos que ser reiterativos aludiendo a algunas sectas, tenemos que decir que los Testigos de Jehová basados en Ap. 7,4 dicen que sólo serán 144,000 los salvados; según Is. 42,12 su nombre debe ser “Testigo de Jehová”. Varias sectas creen encontrar en lo que dice literalmente la Biblia la respuesta a todos los problemas. Olvidan que hoy se dan muchos problemas que los autores sagrados trataron pues no era una preocupación de su tiempo.
Sucede asimismo que las sectas que tienen en cuenta la Biblia la separan de la Iglesia y la tradición. Olvidan que la Iglesia y la Biblia son inseparables, ya que antes de escribirse el Nuevo Testamento, ya existía la Iglesia que creía en la Palabra de Dios y la vivía; no hay que olvidar que durante los 20 ó 30 primeros años no se escribió nada. Por eso los católicos defendemos que la Biblia fue escrita “por la Iglesia y para la Iglesia” bajo la inspiración del Espíritu Santo. Antes de escribirse la Biblia fue la tradición y después de escrita también tenemos la tradición eclesiástica para interpretar, clarificar, explicitar y conservar la Biblia con la asistencia del Espíritu Santo. Ante esto, existen hoy autores católicos y protestantes que presentan la Biblia mediante diferentes tradiciones: evangélica, kerigmática o apostólica y eclesiástica o explicativa.
Por la mala interpretación de la Biblia hay sectas que siguen la idea del eleccionismo y salvacionismo.
Los que pertenecen a la secta de los elegidos. Los, miembros de la secta son “luz” y el mundo y los cristianos “tinieblas”. Por lo mismo sólo ellos se salvarán. Esta salvación es considerada por las sectas en dos sentidos principales:
Salvación como esfuerzo humano. En este sentido hay mucho de físico, psicológico, método, trabajo. Las sectas de tipo filosófico y orientalista se apoyan mucho en este camino.
Salvación con fuerte referencia a lo escatológico, a los últimos tiempos que están cerca. Falta la referencia a este mundo, a la historia.
Una vez más las sectas se usan, en algunas circunstancias, textos que son sacados de contexto y que le da un sentido propio desde conocimientos y revelaciones particulares.
El Jesús de las sectas es diferente al Jesús de la Biblia. Los orientales tienen sus dioses y profetas que colocan por encima de todo; y los occidentales, o sustituyen a Jesús por otro “Cristo” o colocan al Hijo de Dios en una posición secundaria, quitándole su divinidad y, en consecuencia, sus atributos.
Ratificando lo que ya hemos dicho, recordemos que los Testigos de Jehová afirman: “Antes de venir a la tierra, Jesús era el arcángel Miguel, el jefe de todos los ángeles. Para los Testigos de Jehová, Jesús no es Dios”.
La iglesia de los Mormones no acepta la divinidad exclusiva de Jesucristo. Para ellos, El es sólo uno de los muchos dioses que existen; el “hijo espiritual primogénito”, espiritualmente concebido mediante unión sexual entre el Padre celestial y una madre celestial. Además, El fue el espíritu-hermano de Lucifer en su estado preexistente. Su encarnación se logró mediante la unión física del Padre celestial y la humana llamada María.
Otras sectas interpretan las palabras de Jesús desde sus pensamientos y fantasías. De otra forma los Hijos de Dios llegan a interpretar y a practicar de una manera inmoral los pasajes que hacen referencia al amor, tengamos en cuenta que practican en forma comunitaria y libre el sexo.
Finalmente digamos que existen sectas que cambian en la interpretación de la Biblia y consecuentemente su forma de actuar. Así los Testigos de Jehová creían que vacunarse era pecado y hoy piensan en forma diferente; en la entrevista a una de sus autoridades se recoge:

Según el señor Cetnar, es probable que se elimine la controvertida prohibición de recibir transfusiones de sangre después de la muerte de Franz (Frederick Franz, de 87 años, presidente de los Testigos de Jehová)…
También es muy posible que alrededor de 1988 se anuncie una nueva fecha para el fin del mundo (los Testigos de Jehová han predicho siete veces la venido de Cristo).
Por su parte los Mormones han cambiado oficialmente su pensamiento sobre poligamia y el racismo.
Estos son algunos de los puntos en que los Nuevos Movimientos Religiosos no siguen o están separados de la Biblia. No dudamos que existen miembros de las sectas que admiran la Biblia y tienen buenos deseos de usarla. Sin embargo, objetivamente se dan equivocaciones que hemos considerado necesario señalar. El amor a la verdad nos ha impulsado a hacerlo. Ojalá que hubiéramos podido ser más positivos.
Ciertamente no se puede conseguir otro Cristo y evangelio que el inspirado y predicado apostólicamente (2 Cor. 11,4). Los que siguen otros caminos “son falsos apóstoles, unos operarios engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y nada tiene de extraño, ya que el mismo Satanás se disfraza de ángel de la luz”. (2 Cor. 11, 13-15).

CRISTO FUNDÓ UNA IGLESIA
Cuando el sacerdote instruye a un posible converso, generalmente en las primeras etapas de sus explicaciones le,enseña el significado de un acto de amor a Dios perfecto. Explica qué quiere decir un acto de contrición perfecta. Aunque ese converso debe aguardar varios meses la recepción del Bautismo, no hay razón para que viva ese tiempo en pecado. Un acto de perfecto amor a Dios que incluye el deseo de bautizarsele limpia el alma antes del Bautismo.
El posible converso, naturalmente, se alegra de saberlo, y yo estoy seguro de haber vertido el agua bautismal en la cabeza de muchos adultos que poseían ya el estado de gracia santificante. Por haber hecho un acto perfecto de amor de Dios, habían recibido el bautismo de deseo. Y, sin embargo, en todos y cada uno de los casos, el converso ha manifestado gran gozo y alivio al recibir el sacramento, porque hasta este momento no podían tener la certeza de que sus pecados habían sido perdonados. Por mucho que nos esforcemos en hacer un acto de amor a Dios perfecto, nunca podemos estar seguros de haberlo logrado. Pero cuando el agua salvífica se vierte en su cabeza, el neófito está seguro de que Dios ha venido a él.
San Pablo nos dice que nadie, ni siquiera el mejor de nosotros, puede tener la seguridad absoluta de estar en estado de gracia santificante. Pero todo la que pedimos es certeza moral, el tipo de certeza que tenemos cuando hemos sido bautizados o (en el sacramento de la Penitencia) absueltos.
La paz de mente, la gozosa confianza que esta certeza proporciona, nos da una de las razones por las que Cristo instituyó una Iglesia visible. Las gracias que nos adquirió en el Calvario podía haberlas aplicado a cada alma directamente e invisiblemente, sin recurrir a signos externos ni ceremonias. Sin embargo, conociendo nuestra necesidad de visible seguridad, Jesús escogió canalizar sus gracias a través de símbolos sensibles. Instituyó los sacramentos para que pudiéramos saber cuándo, cómo y qué clase de gracia recibimos. Y unos sacramentos visibles necesitan una agencia visible en el mundo para que los custodie y distribuya. Esta agencia visible es la Iglesia instituida por Jesucristo.

La necesidad de una Iglesia no se limita, evidentemente, a la guarda de los sacramentos. Nadie puede querer los sacramentos si no los conoce antes. Y tampoco puede nadie creer en Cristo, si antes no se le ha hablado de El. Para que la vida y muerte de Cristo no sean en vano, ha de existir una voz viva en el mundo que transmita las enseñanzas de Cristo a través de los siglos. Debe ser una voz audible, ha de haber un portavoz visible en quien todos los hombres de buena voluntad puedan reconocer la autoridad.
Consecuentemente, Jesús fundó su Iglesia no sólo para santificar a la humanidad por medio de los sacramentos, sino, y ante todo, para enseñar a los hombres las verdades que Jesucristo enseñó, las verdades necesarias para la salvación. Basta un momento de reflexión para darnos cuenta de que, si Jesús no hubiera fundado una Iglesia, incluso el nombre de Jesucristo nos sería hoy desconocido.
Pero no nos basta tener la gracia disponible en los sacramentos visibles de la Iglesia visible. No basta tener la verdad proclamada por la voz viva de la Iglesia docente. Además, necesitamos saber qué debemos hacer por Dios; necesitamos un guía seguro que nos indique el camino que debemos seguir de acuerdo con la verdad que conocemos y las gracias que recibimos. De igual manera que sería inútil para los ciudadanos de un país tener una constitución si no hubiera un gobierno para interpretarla y hacerla observar con la legislación pertinente, el conjunto de la Revelación cristiana necesita ser interpretada de modo apropiado. ¿Cómo hacerse miembro de la Iglesia y cómo permanecer en ella? ¿Quién puede recibir este o aquel sacramento, cuándo y cómo? Cuando la Iglesia promulga sus leyes, responde a preguntas como las anteriores, cumpliendo bajo Cristo su tercer deber, además de los de enseñar y santificar: gobernar.
Conocemos la definición de la Iglesia: “la congregación de todos los bautizados, unidos en la misma fe verdadera, el mismo sacrificio y los mismos sacramentos bajo la misma autoridad del Sumo Pontífice y los obispos en comunión con él”. Una persona se hace miembro de la Iglesia al recibir el, sacramento del Bautismo, y continúa siéndolo mientras no se segregue por cisma (negación o contestación de la autoridad papal), por herejía (negación de una o más verdades de fe proclamadas por la Iglesia) o por excomunión (exclusión de la Iglesia por ciertos pecados graves no contritos). Pero estas personas, si han sido bautizadas válidamente, permanecen básicamente súbditos de la Iglesia, y están obligadas por sus leyes, a no ser que se les dispense de ellas específicamente.
Al decir todo esto, ya vemos que consideramos la Iglesia desde fuera exclusivamente. Del mismo modo que un hombre es más que cuerpo físico, visible, la Iglesia es infinitamente más que la mera visible organización exterior.Y es el alma de la Iglesia lo que la hace, además de una organización, un organismo vivo. Igual que la inhabitación de las tres Personas divinas da al alma la vida sobrenatural que llamamos santificante, la inhabitación de la Santísima Trinidad de a la Iglesia su vida inextinguible, su perenne vitalidad. Ya que la tarea de santificarnos (que es la propia del Amor divino) se adscribe al Espíritu Santo por apropiación, es a El a quien designamos el alma de la Iglesia,de esta Iglesia cuya Cabeza es Cristo.
Dios modeló a Adán del barro de la tierra, y luego, según la bella imagen bíblica, insufló un alma a ese cuerpo, y Adán se convirtió en ser vivo. Dios creó la Iglesia de una manera muy parecida. Primero diseñó el Cuerpo de la Iglesia en la Persona de Jesucristo. Esta tarea abarcó tres años, desde el primer milagro público de Jesús en Caná hasta su ascensión al cielo. Jesús, durante este tiempo, escogió a sus doce Apóstoles, destinados a ser los primeros obispos de su Iglesia. Por tres años los instruyó y entrenó en sus deberes, en la misión de establecer el reino de Dios. También durante este tiempo Jesús diseñó los siete canales, los siete sacramentos, por los que las gracias que iba a ganar en la cruz fluirían a las almas de los hombres.
A la vez, Jesús impartió a los Apóstoles una triple misión, que es la triple misión de la Iglesia.
Enseñar: “Id , pues, enseñad a todas las gentes…, enseñándoles a observar cuanto Yo os he mandado” (Mt. 28, 19-20).
Santificar: “Bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mt. 28,19); “Este es mi Cuerpo…, haced esto en memoria mía” (Lc. 22,19); “A quien perdonareis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis les serán retenidos”. (Jn.20,23).
Y gobernar en su nombre: “Si los desoyere, comunícalo a la Iglesia, y si la Iglesia desoye, sea para ti como gentil o publicano…;cuanto atareis en la tierra será atado en el cielo, y cuanto desatareis en la tierra será desatado en el cielo” (Mt.18,17-18); “El que a vosotros oye, a mi me oye y el que a vosotros desecha a mí me desecha.” (Lc.10,16).
Otra misión de Jesús al formar el Cuerpo de su Iglesia, fue la de proveer una autoridad para su Reino en la tierra. Asignó este cometido al Apóstol Simón, hijo de Juan, y al hacerlo le impuso un nuevo nombre Pedro, que quiere decir roca.
He aquí la promesa: “Bienaventurado tú Simón Bar Jona… Y yo te digo a ti que tú eres Pedro, y sobre esta piedra Yo edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del reino de los cielos.” (Mt.16,17,18-19). Esta fue la promesa que Jesús cumplió después de su resurrección, según leemos en el capítulo 21 del Evangelio de San Juan. Tras conseguir de Pedro una triple manifestación de amor (Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”), Jesús hizo a Pedro el pastor supremo de su rebaño. “Apacienta mis corderos”, le dice Jesús, “apacienta mis ovejas”. El entero rebaño de Cristo -ovejas y corderos; obispos, sacerdotes y fieles – se ha puesto bajo la jurisdicción de Pedro y sus sucesores, porque, resulta evidente, Jesús no vino a la tierra para salvar sólo a las almas contemporáneas de los Apóstoles. Jesús vino para salvar a todas las almas, mientras haya almas que salvar.
El triple deber (y poder) de los Apóstoles -enseñar, santificar y gobernarlo transmitieron a otros hombres, a quienes, por el sacramento del Orden, ordenarían y consagrarían para continuar su misión. Los obispos actuales son sucesores de los Apóstoles. Cada uno de ellos ha recibido su poder episcopal de Cristo, por medio de los Apóstoles, en continuidad ininterrumpida. Y el poder supremo de Pedro, a quien Cristo constituyó cabeza de todo, reside hoy en el Obispo de Roma, a quien llamamos con amor el Santo Padre. Esto se debe a que, por los designios de la, Providencia, Pedro fue a Roma, donde murió siendo el primer obispo de la ciudad. En consecuencia, quien sea obispo de Roma, es automáticamente el sucesor de Pedro y, por tanto, posee el especial poder de Pedro de enseñar y regir a la Iglesia entera.
Este es, pues, el Cuerpo de su Iglesia tal como Cristo la creó: no una mera hermandad invisible de hombres unidos por lazos de gracia, sino una sociedad visible de hombres, bajo una cabeza constituida en autoridad y gobierno. Es lo que llamamos una sociedad jerárquica con las sólidas y admirables proporciones de una pirámide. En su cima el Papa, el monarca espiritual con suprema autoridad espiritual. Inmediatamente bajo él los otros obispos, cuya jurisdicción, cada uno en su diócesis, dimana de su unión con el sucesor de Pedro. Más abajo, los sacerdotes, a quienes el sacramento del Orden ha dado poder de santificar (como así hacen en la Misa y los sacramentos), pero no el poder el jurisdicción (el poder de enseñar y gobernar). Un sacerdote posee el poder de jurisdicción sólo en la medida en que lo tenga delegado por el obispo, quien lo ordenó para ayudarle. Finalmente, está la amplia base del pueblo de Dios, las almas de todos los bautizados, para quienes los otros existen.
Este es el Cuerpo de la Iglesia tal como lo constituyó Jesús en sus tres años de vida pública. Como el cuerpo de Adán yacía en espera del alma. Esta alma había sido prometida por Jesús cuando dijo a sus Apóstoles antes de la Ascención: “Pero recibiréis el poder del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta el extremo de la tierra” (Act. 1,8). Conocemos bien la historia del Domingo de Pentecostés, décimo día de la Ascensión y quincuagésimo de la Pascua (Pentecostés significa “quincuagésimo”): “Aparecieron, como divididas, lenguas de fuego, que se posaron sobre cada uno de ellos (de los Apóstoles), quedando todos llenos del Espíritu Santo” Act.2,3-4). Y, en ese momento, el cuerpo tan maravillosamente diseñado por Jesús durante tres pacientes años, vino súbitamente a la vida. El Cuerpo Vivo se alza y comienza su expansión. Ha nacido la Iglesia de Cristo.

NOTA DE MICROCAOS.NET (las opiniones aqui expresadas son responsabilidad de su autor. Microcaos.Net niega toda responsabilidad.)

GD Star Rating
loading...





Compartelo con tus amigos!!!

Están buscando...

Artículos relacionados:

9 comentarios
  1. DEFINICION: GNOSIS, carácter iniciatico, por el cual ciertas doctrinas secretas antes de y durante Cristo y en la actualidad. Estaban destinadas a ser reveladas a una élite de iniciados La gnosis era pues la forma suprema de conocimiento, solamente al alcance de iniciados.

    Creencias de grupo autonombrados representantes de la definición gnóstica.

    Gnósticos; reclaman constituirse testigos especiales de Cristo, para AÑADIR a estos sagrados e importantes procedimientos de estudios místicos, inciaticos e históricos, Sus intereses y creencias.

    Con acceso directo, al conocimiento de lo divino a través de la gnosis o experimentación introspectiva, por la cual se puede llegar al conocimiento. Lo han utilizado y le han Sumado pensamientos humanamente personales,

    (Recordemos y se recalca que le suman intereses humanos a algo divino) Se considera la historia como una realidad única e inmutable y la manipulación del hombre hacia hombre, siempre existirá y lo sagrado siempre sera utilizado para beneficios humanos, a lo cual se le encubre como, “un enorme sacrificio y doloroso esfuerzo” de “pruebas y estudios místicos y herméticos” (frases directamente sacadas por boca del fundador de la orden autonombrada gnósticos) como también lo siguiente: “Si por la puerta del sexo salimos del Edén, sólo por esa puerta maravillosa podremos retornar al Edén. El Edén es el mismo sexo ”

    LA DEFINICION GNOSIS : ES UNA REALIDAD HISTORICA, ANTIGUA, INDESMENTIBLE, LAMENTABLEMENTE, LA UTILISACION DE LA PALABRA GNOSTICOS El 27 de octubre de 1954, fecha en la cual Samael Aun Weor AUTOPROCLAMA SU encarnación, en Víctor Manuel Gómez Rodríguez, su nombre de pila, (Venerable Maestro Gnóstico Rosacruz). , dicho Titulo no es reconocido por los rosacruces, se debe considerar que en relación al movimiento que fundó, ADOPTANDO ese nombre. es solo una manipulación de la real definición histórica de esta. Sagrada palabra

    EL BLANCO IDEAL ES LA INOCENCIA DEL HOMBRE

  2. LA SECTA MARVIDA LIDERADO POR MARCIAL RUBEN VIDAL ES UNA SECTA PELIGROSÍSIMA SURGIDO DE LAS ENTRAÑAS DE LA SELVA DE LA AMAZONÍA EN LA AMERICA DEL SUR RECIENTEMENTE EL AÑO 2006,ES UNA ORGANIZACIÓN PELIGROSA QUE SE AVOCA AL LAVADO DE CEREBRO A TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE ACEPTAN INGRESAR A ESTA SECTA QUE TIENE POR DENOMINACION,”CONGREGACIÓN MARVIDA PARA LA PAZ UNIVERSAL” Y TIENE UNA SIMILITUD CON LA SECTA MOON CUYO LÍDER ES SUN MYUNG MOON PUES ESTA SECTA MARVIDA TIENE UNA TENDENCIA ANTICOMUNISTA,CAPTA MAYORMENTE A CHICAS DE NIVEL SECUNDARIO ESPECIALMENTE A LAS DE CUARTO Y QUINTO GRADOS ESTAS SON ATRAÍDAS POR EL LÍDER CON MUCHA FACILIDAD PARECIERA QUE SUS PALABRAS FUERAN MAGNÉTICAS Y LAS CHICAS YA RECLUTADAS ACEPTAN CIEGAMENTE LAS CONDICIONES QUE LES IMPONE EL SEÑOR MARCIAL RUBEN EL CUAL NO ACEPTA LA DESOBEDIENCIA EXIGE OBEDIENCIA ABSOLUTA INCLUSIVE A LAS MÍSMAS AUTORIDADES EDUCATIVAS CUALQUIERA SEA SU RANGO.EL MÍSMO MARCIAL RUBEN LES DICE A LAS CHICAS “YO SOY VUESTRO CEREBRO”EN USTEDES SE IMPLANTARÉ EL ARMA MÁS PODEROSO PARA DESTRUÍR LA OPRESIÓN DE LA ENERGÍA NEGATÍVA DESTRUIR EL MAL .

  3. LA SECTA MARVIDA LIDERADO POR MARCIAL RUBEN VIDAL ES UNA SECTA PELIGROSÍSIMA SURGIDO DE LAS ENTRAÑAS DE LA SELVA DE LA AMAZONÍA EN LA AMERICA DEL SUR RECIENTEMENTE EL AÑO 2006,ES UNA ORGANIZACIÓN PELIGROSA QUE SE AVOCA AL LAVADO DE CEREBRO A TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE ACEPTAN INGRESAR A ESTA SECTA QUE TIENE POR DENOMINACION,”CONGREGACIÓN MARVIDA PARA LA PAZ UNIVERSAL” Y TIENE UNA SIMILITUD CON LA SECTA MOON CUYO LÍDER ES SUN MYUNG MOON PUES ESTA SECTA MARVIDA TIENE UNA TENDENCIA ANTICOMUNISTA,CAPTA MAYORMENTE A CHICAS DE NIVEL SECUNDARIO ESPECIALMENTE A LAS DE CUARTO Y QUINTO GRADOS ESTAS SON ATRAÍDAS POR EL LÍDER CON MUCHA FACILIDAD PARECIERA QUE SUS PALABRAS FUERAN MAGNÉTICAS Y LAS CHICAS YA RECLUTADAS ACEPTAN CIEGAMENTE LAS CONDICIONES QUE LES IMPONE EL SEÑOR MARCIAL RUBEN EL CUAL NO ACEPTA LA DESOBEDIENCIA EXIGE OBEDIENCIA ABSOLUTA INCLUSIVE A LAS MÍSMAS AUTORIDADES EDUCATIVAS CUALQUIERA SEA SU RANGO.EL MÍSMO MARCIAL RUBEN LES DICE A LAS CHICAS “YO SOY VUESTRO CEREBRO”EN USTEDES SE IMPLANTARÉ EL ARMA MÁS PODEROSO PARA DESTRUÍR LA OPRESIÓN DE LA ENERGÍA NEGATÍVA DESTRUIR EL MAL .

  4. ME AGRADARIA SE SIRVAN ENVIARME TODO TIPODE INFORMACION QUE ME CONDUZCA A LA VERDAD ESTOY CANSADO DE LAS MENTIRAS DENOMINACIONALES Y DE TYODO LO QUE CONLLEVA A LA DESTRUCCION ESPIRITUAL Y DE LA VIDA HUMANA

  5. El Falso Comienzo de la Historia Humana
    Si el ideal original de Dios se hubiera realizado, no habría hecho falta un Mesías o una providencia divina que salvara a la humanidad. La familia de Adan habría sido el centro del clan, de la nación y del mundo, el modelo para todas las familias futuras y para la realización del mundo ideal de Dios.

    Debido a la caída de los primeros antepasados humanos, tuvo que iniciarse la obra de salvación de Dios. La historia de la salvación se ha visto repetidamente prolongada a lo largo de los complejos y dolorosos cursos de las eras del Antiguo y del Nuevo Testamento, para llegar a la era actual del Testamento Completo.

    El ideal de Dios de lograr una verdadera familia y el reino de los cielos, que debía lograrse por medio de la familia de Adán, fue destruido al separarse Adán y Eva de Dios. Debido a la caída, el mundo actual dista mucho del mundo de bondad del ideal de Dios. Nuestro mundo es, de hecho, un mundo “falso”, inundado de amor egoísta, debido a que Adán y Eva llegaron a ser padres falsos centrados en el amor falso y egoísta que sostuvieron con Satán. Ellos multiplicaron el mal y no el bien, creando una falsa familia y transmitiendo a sus descendientes una vida y un linaje falsos, que dio lugar a falsos clanes, falsas naciones y un mundo falso.

  6. HAY PERSONAS QUE TIENEN MALA CONCEPTUALIZACION ACERCA DE LA CONGREGACION MARVIDA PARA LA PAZ UNIVERSAL ESTA CONGREGACION MAS BIEN ENSEÑA A PREDICAR Y PREDICA SOBRE LAS BUENAS MODALES ES EMINENTEMENTE CRISTIANO,APOYA A LOS NECESITADOS DEL MUNDO LA SECTA MARVIDA NO ES ANTICRISTIANO.DEBEN TENER FE EN ESTA CONGREGACION GRACIAS.

  7. CONGREGACION MARVIDA PARA LA PAZ UNIVERSAL ES EMINENTEMENTE CRISTIANO Y NO ANTICRISTIANO COMO LO DICE LA GENTE DE MALA FE,MARVIDA ES EL MISMO ESPIRITU VIVIENTE DEL GRAN DIOS DE LOS CIELOS Y ESTÁ ESCRITO EN EL LIBRO DE GENESIS DE LA BIBLIA.

  8. Excelente articulo

  9. Creo que el término “secta” rara vez se emplea desde la objetividad; suele ser el mantra de los sectores mas conservadores en contra de lo nuevo. Si leemos el libro de los “Hechos” en la Biblia podremos coincidir que la iglesia primitiva tenía mucho de “secta”:… un gurú que se auto-denominó el “hijo de dios”, tácticas de adoctrinamiento que se asemejaban mucho a la “manipulación psicológica”, un mensaje de alto contenido subversivo.

    Creo que la llamada “secta” deja de serlo en el momento en que alcanza la “aceptación”, esto se logra a fuerza de puro cansancio, y con el correr de los años.

    Las religiones establecidas (establecidas a fuerza de años), procuran asociar a los nuevos movimientos religiosos con la ilegalidad… pero ilegalidad hay en todas las organizaciones, tanto las nuevas como las establecidas, así como en las políticas, las humanitarias, las deportivas, etc. Ilegalidad hay en todos los ámbitos.

    Creo que cualquier definición de “secta” que no sea la cronológica (es decir “nuevo movimiento religioso” versus “religion establecida”) termina siendo muy poco objetiva y sujeta a interpretaciones particulares.

Comentar


Ashley Madison - Have an affair. Married Dating, Affairs, Married Women, Extramarital Affair