Cambios en el cuerpo de la mujer durante el embarazo

Cambios en  la mujer durante el embarazo

Cambios en el cuerpo de la mujer durante el embarazo

Cambios en el cuerpo de la mujer durante el embarazo

 

 
A medida que transcurre el embarazo se van produciendo cambios importantes en el cuerpo de la madre, algunos muy visibles, otros menos. Estas transformaciones anatómicas, químicas y fisiológicas sirven para proporcionar al futuro hijo los elementos indispensables para su desarrollo
Además de aumentar de peso, las modificaciones más espectaculares que experimenta el cuerpo de la futura madre son el cambio del tamaño del útero y de los senos. Sin embargo, también se registran algunos cambios más discretos en los sistema circulatorio, respiratorio, urinario y digestivo.


Cambios en el útero
Cambios en los pechos
Cambios en la circulación de la sangre
Cambios en la respiración
Cambios en la digestión
Cambios hormonales

Semana 1. Primeros pasos del óvulo fertilizado

Tu óvulo fertilizado (alcanzado por un espermatozoide), se divide por primera vez tan sólo 1 día después de haber sido fecundado. La división continúa los siguientes días y se forma una bola, llamada blastocito, que en los primeros 4 días puede llegar a tener más de 100 células. A los 5 días, éstas empiezan a separarse en 2 grupos. El grupo de células del aro exterior formará la placenta que acogerá a tu bebé. Las células del aro interior se convertirán en el embrión en sí mismo. Estas células interiores son las llamadas células madre, que tienen la extraordinaria capacidad de transformarse en más de 200 clases de células de cualquier parte del cuerpo (por eso son tan interesantes para investigar tratamientos de determinadas enfermedades).
Con 7 días, el óvulo fertilizado desciende por las trompas de Falopio y llega hasta el útero, su refugio en los próximos 9 meses.
Ya ha pasado más de una semana desde la concepción, aunque hasta que tengas la primera falta en la regla, no sabrás nada sobre tu embarazo. Aunque, todo hay que decirlo, hay mamás que notan cambios hormonales enseguida. Sea como sea, estás embarazada. ¡Enhorabuena!
Semana 2. Primeras formas. El tubo neural
El embarazo se mide en semanas a partir de la última regla, pero el bebé se concibe antes. A partir de la semana 2 del embarazo, se desarrolla lo que llamamos embrión, que tiene básicamente una cabeza, un tronco y una cola rizada. Las primeras semanas de embarazo son muy importantes porque, aunque todavía es un embrión, empieza a desarrollar los cimientos de lo que serán sus órganos, sus rasgos y su sistema nervioso.
Aparecen dos pequeñas cavidades oculares y la formación de sus orejitas y sus ojos entran en una fase primaria. Además, se va haciendo hueco para huesos, músculos, riñones, pulmones, intestinos y sistema digestivo.
También se empieza a desarrollar el tubo neural, un tubo al descubierto sin piel ni huesos que se convertirá en el cerebro, la médula espinal y el sistema nervioso y la columna vertebral.
La placenta, que es el órgano que nutrirá al bebé en los próximos nueve meses, también se empieza a formar. Tu volumen de sangre aumenta en un 50%, para afrontar la demanda de oxigeno del feto que crece en tu interior. Dentro de tu cuerpo, creas un mundo seguro para que tu pequeño pueda desarrollarse, protegido del mundo exterior, acurrucado.
Semana 3. Los primeros órganos empiezan a formarse. Las maravillosas células del corazón

Con solo 3 semanas de embarazo, el corazón es un grupo de células musculares aletargadas y diminutas, pero que sobre los 22 días explota de vida. Una célula se contrae espontáneamente, contagia a sus vecinas y comienza una reacción en cadena hasta que todas las células del corazón empiezan a latir. ¿No es alucinante? ¡Es como si unas animaran a otras a bailar! Estas células están programadas para controlar los latiditos del bebé hasta que el cerebro se haga cargo en las próximas semanas.
Por ahora, el corazón distribuirá el alimento y el oxígeno que el embrión necesita para crecer. el corazón del futuro bebé ya late y lo hace con una media de 150 pulsaciones por minuto. ¡Casi el doble que un adulto! De todos modos, no podrás escuchar sus latidos aproximadamente hasta la semana 12 y lo tendrás que hacer con el auscultador que usan los médicos , aparatos especiales o comprobarlo en la primera ecografía. Sólo a partir de la semana 27 podrán escucharlo quienes se apoyen en tu abdomen.

Semana 4. El crecimiento se acelera

El embrión en la semana 4 de embarazo tiene el tamaño aproximado de una judía y crece un milímetro al día. Sus ojos empiezan a distinguirse como dos puntos negros.
Empiezan a desarrollarse los bultitos que formarán más tarde sus brazos y piernas.
Además, en la cuarta semana ya habrá capas de tejido que formarán el rostro de tu bebé. Su diminuto corazón, formado ahora por una única cámara, va más rápido.

Semana 5. Un pequeño gran estirón

Al principio, el embrión es tan pequeño que sólo podría verse con un microscopio. Sin embargo, durante estas 5 semanas de embarazo multiplica por 40 su medida.
El bebé será único. Tu embarazo ha empezado por la fusión de un óvulo con un espermatozoide, cada uno con su propio ADN. Dicha unión forma una serie de 46 cromosomas que determinan todas las características hereditarias del bebé: sexo, constitución, cabellos, color de los ojos, color de piel, rasgos de su cara y algunos rasgos de su personalidad. Su ADN determina su desarrollo durante las 40 semanas del embarazo y a lo largo de toda su vida.

Semana 6. Una cabeza grandota

El embrión cabría dentro de una nuez en la semana 6 del embarazo. Sus ojos están ahora más separados y la cabeza es enorme en comparación con el cuerpo, supone un tercio del cuerpo entero.Esta desproporción será la tendencia del pequeño incluso en sus primeros años de vida.

Semana 7. La neurogénesis

Alrededor de la semana 7 de embarazo, el embrión se convierte en feto. En esta etapa, los tejidos y los órganos formados en la fase embrionaria maduran .
La cola del embrión empieza a caer. El corazón late y el esqueleto adquiere forma. El bebé crecerá más del doble esta semana: medirá alrededor de 1 centímetro. La placentasigue formándose y empezará a pasar nutrientes de tu cuerpo al del bebé y retirará sus productos de desecho. El cordón umbilical, la línea vital entre madre e hijo, empieza a crecer y ensancharse.
La neurogénesis es un proceso de división celular extremadamente rápida que produce neuronas. El cerebro del bebé tendrá mil millones de neuronas. La mayoría de los “circuitos” de tratamiento de la información se forman durante los primeros cuatro meses de embarazo. Por increíble que parezca, a diferencia de otras partes del cuerpo humano, el cerebro no genera nuevas células (aunque hay nuevas investigaciones que hablan de nacimiento de algunos tipos de neurona). Aún así, aunque es difícil que se renueven, las neuronas tienen una vida muy larga (alrededor de 100 años).

Semana 8. Primeros rasgos. La placenta le alimenta

Durante la semana 8 de embarazo el feto medirá entre 1,5 y 2 centímetros. Ya tiene párpados, labio superior y nariz y orejas se están empezando a formar. El cuerpo se está alargando, pueden reconocerse lo que serán brazos y piernas, y es posible ver el esqueleto a través de su piel, que es translúcida. El esqueleto está formado por un cartílago suave todavía, no son huesos. Los órganos como el corazón y el hígado funcionan y siguen especializándose.
Hasta ahora, el embrión dependía del saco vitelino que, según se cree, le proporciona nutrientes y células sanguíneas en estas primeras semanas. A los 2 meses, tu futuro hijo deja de ser un embrión para ser oficialmente un feto. Es entonces cuando la placenta asume la función de alimentarlo a través del cordón umbilical unido al útero. Éste será a partir de ahora su sistema de alimentación durante todo el embarazo. Recibirá comida, oxígeno y agua. Pero también otras sustancias nocivas que como mamá ingieras. Ten cuidado con determinados medicamentos, la nicotina o el alcohol.

Semana 9. Primeros movimientos (pero no te impacientes, todavía no los percibirás)

En la semana 9 de embarazo los párpados del bebé ya se han formado pero están fusionados. Se abrirán alrededor de las 26 semanas. Las costillas están creciendo en torno a los delicados órganos internos. Aparecen las rodillas y los codos. Los brazos, piernas y dedos se ven mejor. Se empiezan a desarrollar más que nunca formándose las huellas digitales.
En esta semana empieza a desaparecer por completo la cola que se veía en las semanas anteriores.
Además, el bebé ya se mueve, aunque no seas capaz de sentirlo. El sistema nervioso extiende sus conexiones por todo el cuerpo y realizará movimientos espasmódicos e involuntarios que el cerebro no controla todavía. El feto pasará de estar quieto a temblar de vez en cuando.

Semana 10. Nuevas neuronas. Primera ecografía

Durante la semana 10 del embarazo las uñas están creciendo. Los intestinos crecen y se colocan en su lugar. El bebé empieza a preparase para digerir alimentos cuando nazca porque la glándula tiroidea, el páncreas y la vesícula comienzan a funcionar. El crecimiento del cerebro aumenta rápidamente: aproximadamente 250.000 nuevas neuronas se producen cada minuto.
Alrededor de la semana 11 comienza el desarrollo externo de los órganos sexuales, aunque todavía es difícil saber con exactitud cuál es el sexo del bebé. Todo eso se está manifestando en un feto que mide unos 4 cm y pesa unos 5,5 gramos.
Entre la semana 10 y la 14 te harás tu primera ecografía. Gracias a ella, sabrás si el ritmo cardíaco del bebé es normal, si puedes tener gemelos…

Semana 11. Los órganos se desarrollan. Primeros actos reflejos. Tu bebé se entrena para andar

Cerca de esta semana 11 del embarazo, el feto empieza a generar sus propios glóbulos rojos. Además, comenzará a producir orina, el principal componente del líquido amniótico. La piel es todavía transparente y su cuerpo se va alargando. Aun así, la cabeza es un tercio del largo del cuerpo. En el caso de tener un hijo varón, esta semana sus testículos comenzarán a producir la hormona masculina testosterona. Ya medirá casi 6 centímetros y pesará 9 gramos.
En estas semanas la transformación es espectacular. Se ha producido la metamorfosis, el embrión ha aumentado 5 veces de tamaño, 200 células han tomado posiciones y algunos músculos y nervios se mueven. Tiene hígado, riñones y un estómago del tamaño de un granito de arroz.
El feto puede empezará desarrollar uno de sus reflejos ya en la semana 11. Comenzará a mover las piernas y rebotará y saltará en las paredes del útero. Se trata del reflejo patelar, un recurso biológico que nos programa para andar.

Semana 12. Sus latidos

Tras 12 semanas de embarazo, todos los sistemas principales del cuerpo y órganos como el estómago, el hígado, los pulmones, el páncreas y los intestinos están formados y en su sitio, aunque no están desarrollados del todo. La cabeza llega a ser más redondeada y su perfil se va definiendo.
Además, empezarás a escuchar el latido del corazón del bebé con más facilidad.
Todavía mide 6 centímetros y tiene unos 14 gramos de peso.

Semana 13. Aumento de peso

Semana 13 del embarazo. El bebé está comenzando un período en el que aumentará rápidamente de peso y longitud. Ahora tiene aproximadamente entre 6.5 y 7.5 cm de largo y pesa entre 14 y 21 gramos.
Durante esta semana de embarazo las orejas y los ojos se están moviendo hacia su posición. Ya han aparecido los 27 huesos de la mano y pronto el bebé comenzará a chuparse el dedo.

Semana 14. Mueve la cabeza

Esta semana 14 de embarazo el bebé ya tendrá las orejas en su lugar definitivo aunque seguirán creciendo a lo largo de las semanas siguientes.
Puede que haga sus primeros movimientos con la cabeza. Podrá moverla de un lado a otro. No será hasta la semana siguiente cuando aparezcan los primeros movimientos similares a los de una actividad respiratoria: dilataciones y contracciones de la caja torácica.
En la semana 14 Ya tendrá 10 centímetros y su peso será de unos 30 gramos.

Semana 15. El lanugo. Sus músculos

Alrededor de la semana 15 de embarazo la piel del bebé se recubre de un vello suave y delgado llamado lanugo, el cual desaparecerá casi por completo antes del nacimiento. En esta etapa algunos bebés se chupan el dedo. El niño sigue creciendo. Mide unos 11,5 centímetros y ya pesa alrededor de 50 gramos. El cuello se alarga y la cabeza no está tan doblada hacia el pecho.
Sus desplazamientos empiezan a ser amplios ya que el líquido amniótico que rodea al feto se lo permite. De esta forma, a partir de esta semana, empieza a ejercitar sus músculos.





Semana 16. Más reflejos. La propiocepción

A partir de la semana 16 de embarazo, el cuerpo empieza a hacerse por fin más grande que la cabeza. Los brazos y piernas son más largos y definidos ahora. Incluso se mueven, aunque todavía no lo notes. El cerebro va tomando el control de los movimientos. Así, va creciendo la capacidad del bebé para responder a estímulos. Es sensible al tacto y si empujan tu abdomen puede estremecerse.
Flexiona sus extremidades y separa sus deditos, sobre todo los de las manos. Esto es una señal de que interactúa con el ambiente que le rodea. Está desarrollando la propiocecpión. Puede incluso empezar desarrollar el reflejo de prensión. A partir de la semana 16 se agarrará a sus manos, sus pies o el cordón umbilical.
El bebé empezará a tener un pelito muy fino en la cabeza. Aunque parezca increíble, comienza a percibir la luz. Asimismo, realiza algunos movimientos con su tórax que son precursores del ejercicio para respirar. Su longitud no es muy diferente a la semana anterior, pero alcanzará fácilmente los 80 gramos de peso.

Semana 17. El vermix

Alrededor de la semana 17 del embarazo, el cuerpo de tu bebé, además de por el lanugo, está cubierto con una sustancia grasosa llamada vermix, cuyo fin también es proteger su piel. Esta grasita va desapareciendo a medida que trascurren las semanas. Normalmente, a la hora del parto ya ha desaparecido casi por completo. Su cara va tomando un aspecto más humano, aunque los ojos aún son grandes y están separados.
El bebé mide unos 13 cm y pesa alrededor de 113 gramos.

Semana 18. Tu bebé puede llorar. Y también oír

Ya en la semana 18 del embarazo el bebé puede bostezar y hacer gestos faciales. Incluso podrá tener hipo. Ya le funcionan las cuerdas vocales y podría llorar. Es posible que por fin empieces a sentir algunos movimientos del bebé porque empieza a patear y mover sus manos con más fuerza. Si ya has tenido un bebé, reconocerás esos movimientos enseguida. Si es tu primer embarazo, quizás no los notes hasta dentro de dos semanas. Sus ojos y orejas ya alcanzado su ubicación definitiva por esta semana.
El estómago empieza a funcionar alrededor de la semana 18: el bebé traga fluido del líquido amniótico para ejercitar el aparato digestivo.
Además, los huesos del oído interno y las terminales nerviosas del cerebro se han desarrollado lo suficiente. Puede empezar a escuchar sonidos como sus latidos o el trayecto de la sangre a través del cordón umbilical. Seguirá creciendo esta semana, aunque a un ritmo más lento. Tendrá unos 14 centímetros y 150 gramos.

Semana 19. El bebé duerme más y se despierta con más fuerzas

Durante la semana 19 del embarazo, el sistema nervioso del bebé, en especial el cerebro, se está desarrollando y creciendo rápidamente. El cartílago suave que forma el esqueleto del bebé se está endureciendo para convertirse en huesos. Por otro lado, el bebé ya hace movimientos activos que son más fáciles de sentir. Te darás cuenta de que hay momentos en los que el bebé parece estar dormido y otros en que se mueve mucho. Esto se debe a que duerme más y se despierta con más energía.
Aproximadamente alrededor de esta semana 19 del embarazo alcanzará los 15 centímetros. Conocer el sexo del bebé es más fácil y con resultados más fiables a partir de esta semana.

Semana 20. ¡La mitad de tu embarazo!

Lo más reseñable de la semana 20 de embarazo es que, a partir de este momento, el bebé ya puede oir. Aunque escucha de forma distorsionada, puede reconocer el latido del corazón o la respiración. Los movimientos del bebé en esta semana 20 aún son reflejos.
El bebé madura a pasos agigantados, especialmente su cerebro, que cuenta ya con más de 30.000 millones de neuronas.La forma y las proporciones generales del bebé ya en la semana 20 del embarazo son completamente humanas.

Semana 21 ¿Qué evolución sigue si es niña? ¿Y si es niño?

con 21 semanas ya respira y traga líquido amniótico preparándose para respirar y digerir cuando nazca. Si vas a tener una niña, sus ovarios tendrán más de 6 millones de óvulos. Para cuando nazca, esa cantidad bajará a 1 ó 2 millones, es decir la cantidad total de óvulos que tendrá el resto de su vida. El semen, por el contrario, se produce durante toda la vida reproductiva del hombre.
Hasta el momento, su hígado y el bazo se encargaban de producir glóbulos rojos. A partir de la semana 21 de embarazo, la médula ósea se ha desarrollado suficientemente y ahora es ella la que se hace cargo de su producción.
El tamaño del bebé es un poco más de 18 centímetros de largo y de 300 gramos de peso.

Semana 22 ¿Mi bebé puede tener cambios en el estado de ánimo?

en esta semana 22, su sistema límbico está en pleno desarrollo. Es el sistema que controla los sentimientos y las emociones. Aunque parezca increíble, ésto le permitirá tener cambios en el estado de ánimo en las próximas semanas. Las uñas, párpados y cejas del bebé son visibles. Sólo faltan las pestañitas.
Sus medidas aproximadas: 19 centímetros y 340 gramos.

Semana 23. Color de la piel y desarrollo cerebral.

En la semana 23 del embarazo, se está depositando el pigmento que colorea la piel del bebé. Ésta tiene una apariencia arrugada que se alisará en las próximas semanas. Al mismo tiempo, empezará a desarrollar su cerebro con rapidez. Sus medidas empiezan a ser más proporcionadas.
Aunque se está completando el desarrollo de sus globos oculares, el color de sus ojos todavía no se sabe porque el iris no está pigmentado.
Su longitud en esta semana es de unos 20 centímetros aproximadamente y su peso se acerca al medio kilo.

Semana 24. Primeros estímulos

Alrededor de la semana 24 de embarazo, el feto empieza a percibir los primeros estímulos del mundo exterior. Casi todos sus pequeños órganos sensoriales (oído, olfato, papilas gustativas y nervios del tacto) están ya maduros. Esta etapa es clave porque tu bebé empieza a interpretar el mundo, a interactuar, explorar, aprender. Para empezar, se va familiarizando con olores y sabores del exterior y de la propia madre (como los de la leche) a través del líquido amniótico. Si le gustan, esto lo animará a comer cuando nazca.

Semana 25. Pestañitas y color de ojos. Cómo se desarrolla el sentido del oído

El sentido que más se desarrolla a partir de esta semana 25 de embarazo es el oído. El niño está muy aislado, pero las ondas sonoras viajan más rápido por el líquido amniótico que por el aire. Como consecuencia, tu pequeño empieza a escuchar los primeros sonidos, principalmente tus gorgoteos y los murmullos de tu cuerpo. También percibirá ruidos que él mismo produce, como sus chapoteos en el líquido amniótico o el movimineto del llos líquidos producido por las ondas ultrasónicas de las ecografías.

Semana 26. Primeras muecas y nuevos reflejos.

A partir de la semana 26 de embarazo el pequeñín hará sus primeros gestos y arrumacos. Igualmente, empezará a hacer uso de más reflejos importantes como el reflejo labial de succión, dado que empieza a chuparse el dedo con virulencia. La mayor parte del día, tu bebé estará durmiendo. Así que el tiempo que pase despierto tendrá más energía y, por tanto, estará muy alerta a todo lo que sucede en su entorno.

Semana 27. Escuchar los latidos directamente, notar su hipo y otros cambios

Estas semana 27 notarás movimientos a diario. Existe incluso la posibilidad de que percibas momentos en los que tu bebé tiene hipo. El hipo del feto es muy curioso, muy diferente al nuestro: tiene espasmos, pero no produce ruido porque no hay aire en sus pulmones. Entrañable.
Precisamente los pulmones son el último órgano vital que se forma en el bebé. En tu interior no los usa, ya que obtiene el oxígeno de tu placenta a través del cordón umbilical y también de lo que traga de la bolsa amniótica.

Semana 28. Maduración cerebral, familiarización con la mamá y más estímulos

en este momento del embarazo, tu pequeño empieza a familiarizarse con tu voz. La reconoce, incluso responde a ella, como lo puede hacer con la música. Hay estudios que confirman que si escucha una misma melodía una y otra vez también puede reconocerla, incluso seguir su ritmo.

Semana 29. Hacia el encajamiento
A las 29 semanas de embarazo, el feto ya está muy desarrollado: los sentidos están muy activos, el niño ya sabe ponerse cómodo y ha aprendido a moverse. A partir de la semana 29, empezará a darse la vuelta para reposar hacia abajo, apoyado en el cuello de tu útero. Sus idas y venidas harán que te dé más de una patadita en las costillas. Lo notarás.
Pesará alrededor de 1 kilo con 400 gramos y ya alcanza los 42 centímetros. Los músculos y pulmones siguen desarrollándose a un ritmo muy rápido y la cabecita está creciendo para acomodar el cerebro, que cada día está más grande. Como está creciendo tanto, ahora es cuando más nutrición necesita.

Semana 30. Más grasita en la piel (el vermix)

Durante la semana 30 de embarazo, el pequeño sigue incrementando su peso, en parte porque agrega nuevas capas de vérmix, la grasita que le ayudará a regular su temperatura corporal y le mantendrá abrigado incluso después de nacer. Con esta semana, la piel del bebé no será tan arrugadita, estará más tersa.
A estas alturas ya puede distinguir entre luz y oscuridad, e incluso seguir con sus ojitos una luz que se mueve.
Un kilo y medio y 43 centímetros serán sus medidas aproximadas a las 30 semanas de embarazo.

Semana 31. Un crecimiento muy rápido. Su pipí

cada día tu bebé elimina aproximadamente medio litro de orina al líquido amniótico.
El pequeño se acerca a la longitud que tendrá en el nacimiento. Ya son 31 semanas de gestación y pesa más de kilo y medio.

Semana 32. ¡Desarrollo mental!

A partir de esta semana puede incluso crear su primer recuerdo. Las uñas llegan a las puntas de los dedos de la mano, así que, aunque te sorprenda, deberás cortárselas al poco tiempo de nacer.
Tras un embarazo de 32 semanas, tu bebé ya debería medir ¡47 centímetros y casi 2 kilos de peso!

Semana 33. Última etapa. Sus ojitos y la fase MOR

el feto realiza unos Movimientos Oculares Rápidos (MOR) que pueden ser señal de que el niño sueña. Con las pocas experiencias vitales que tiene un bebé dentro de su madre, cuesta imaginar con qué pueden soñar estos renacuajos. ¿Que juegan con sus piecitos? ¿Con tus ruiditos?
Para un feto, soñar, a pesar de la simplicidad de estas ensoñaciones, puede jugar papel crucial en cuanto a la estimulación y el crecimiento del cerebro.

Semana 34. El tejido cerebral aumenta de forma considerable.

Percibe estímulos a los que reacciona más vivo que nunca. Por tanto, aunque está en una etapa en la que duerme mucho, está muy atento a todo lo que le rodea y cualquier cosa que le quite el sueño puede afectarle.

Semana 35. Todo un bebote

En estas últimas semanas, tu cuerpo le transferirá a tu hijo inmunidad temporal contra enfermedades infantiles (como las paperas y el sarampión). El bebé estará protegido hasta que le pongas las primeras vacunas.
Su piel se alisa y el lanugo comienza a caer.

Semana 36. Tu abdomen se le queda pequeño

Esto ocurre porque el bebé ha crecido tanto que tiene menos espacio para moverse. Asimismo, se le forman cúmulos de grasa que le redondean el cuerpo.
Por otro lado, la piel empieza a hacerse más rosada.
En cualquier momento se encaja del todo y acaba de poner su cabecita en el cuello del útero. Puede superar los 50 centímetros, ¡qué grandote!

Semana 37. Condiciones excelentes para nacer

A partir de ahora, el bebé está en condiciones óptimas para nacer. Ya habrá adoptado la posición definitiva. Lo más probable es que esté cabeza abajo y con la cara mirando hacia atrás, listo para nacer.

Semana 38. Atenta a las contracciones

sólo el 5% nace en la fecha prevista, el resto lo hace antes o después. Debes estar alerta a las señales que te indiquen que has roto aguas y controlar las contracciones, que en las últimas semanas habrán sido numerosas, aunque separadas. Atenta: si son muy intensas y continuadas (más de 5 por hora) es posible que estés de parto.

Semana 39. El meconio. El cordón umbilical

El cordón umbilical, que hasta el momento ha trasportado los nutrientes desde la placenta al bebé, mide ahora unos 50 centímetros de largo y 1,3 centímetros de ancho. Como el bebé ocupa todo el espacio en el útero, es común que el cordón umbilical se enrolle a su alrededor. Éste es muy elástico y no suele dar problemas. Aún así, hay casos en los que el bebé pueda nacer con el cordón rodeando su cuello. Tranquila, los partos con más de 35 semanas hoy en día son fáciles, y cortar el cordón umbilical también.

Semana 40. ¡Listo para nacer!

Tras 40 semanas de embarazo, el feto tiene el tamaño completo y está listo para nacer. La mayor parte de vérmix (grasa que lo cubre) ha desaparecido, aunque pueden quedar algunos restos en sus pliegues.
Ya tendrá pelito y uñas largas. Su longitud varía entre 48 y 53 cm y su peso puede estar entre los 3 y 4,5 kg.

GD Star Rating
a WordPress rating system


Compartelo con tus amigos!!!

Artículos relacionados:

1 comentario
  1. muy buena orientacion para las proximas a mamas gracias por compartir entos conocimientos con nosotras

Comentar