Astrologia Asiria

El desarrollo histórico de la adivinación a través de los astros y de los calendarios lunares (astrología china) y solares (astrología occidental), engloba dentro de sí innumerables movimientos pretéritos y antiguos en cuanto a su origen, pero aún nuevos respecto a su práctica y estudio.

Astrologia Asiria


Las ancestrales predicciones del fin del mundo, el Apocalipsis, San Malaquías Nostradamus y el universo esotérico de la profecía y sus interpretaciones, se imbrican mutuamente con el tiempo para, al fin, onstituirse en utopías de un mundo mejor y sus diversas formas a lo largo de la historia. Hay que mencionar también “La Ciudad de Dios”, la fraternidad universal, los enfoques humanos desde los pacifistas a los estructores de la esperanza. Y, además, el Zodiaco, la carta astral; el ser humano como proyección de planetas y estrellas; la transmigración, el nirvana, los paraísos y toda la magia de la eternidad desde sus creadores y las doctrinas. Todo esto nos conduce, sin voluntarismos de ningún tipo, a una visión enciclopédica de las personas, reales o no, que han ido configurando los universos soñados, visibles e invisibles de un futuro cercano y lejano, de una salvación eterna o de la rueda del cambio eterno hasta la perfección. Todo esto va a configurar, sin duda, las escuelas mundiales del pensamiento místico, filosófico y humanístico. De entre todo este cúmulo de grupos, movimientos, hechos, ideas y acciones aparece la astrología, para unos arte, para otros ciencia; para sus detractores, ni una cosa ni otra. Sin embargo, existen documentos, pruebas y datos que demuestran hasta qué punto la astrología regía la antigua civilización caldeo-asiria. Estos pueblos se establecieron a orillas del Nilo y del Eúfrates, y parece que los documentos astrológicos más antiguos que se conservan proceden, precisamente, de estos pueblos. Obras como la Iluminación de Bel, escrita por el rey Sargón (=Soberano recto y Señor de las cuatro partes del mundo), hace casi cinco mil años, narran y muestran el alcance del culto a los astros por parte de todos los sacerdotes caldeos. Esta obra está incluida en las tablas de arcilla, de escritura cuneiforme, de la biblioteca de Nínive que Asurbanipal construyó durante su reinado, que tuvo lugar desde el año 668 al año 626 a.C. Entre las 2.200 tablas de arcilla que componían esa gran biblioteca de Nínive había textos de medicina, de filosofía, de historia; también textos mercantiles, composiciones poéticas, materias astronómicas y astrológicas. Las observaciones astronómicas y astrológicas de la obra Iluminación de Bel contenían cálculos para saber con antelación cuándo iban a producirse eclipses, tanto lunares como solares; menciona, -también, cierto tipo de predicciones astrológicas y enumera algunas reglas apropiadas para interpretar los sueños, adelantándose por ello al psicoanálisis y la psicología de nuestro tiempo. Los caldeos y los asirios sólo conocían cinco planetas a los que, junto al Sol y a la Luna, adoraban como dioses; incluso los nombraban “dioses intérpretes”, pues mediante la observación de esos planetas podían interpretar y conocer determinados acontecimientos, tanto personales como sociales. Aquí nacen las teorías astrológicas de las llamadas Casas del Cielo, es decir, el cielo aparece dividido en 12 partes que corresponden a los 12 signos del Zodiaco. Estos recopiladores y estudiosos antepasados han contribuido, además del gran prestigio alcanzado en su tiempo, al desarrollo de la moderna astrología. Fue tal su 3 3 fama, que se cree que hasta Alejandro Magno les consultaba para tomar decisiones difíciles: las predicciones que le hicieron parece que siempre se cumplieron. Sin embargo, serán los egipcios quienes elevarán la Astrología a la categoría de ciencia de los astros; junto con los caldeos formularon la teoría de las influencias astrales. Una vez aceptada tal influencia, se hacía necesario hallar el momento adecuado en la vida de los seres humanos para que obrara la acción influyente de los planetas, precisamente para conocer esta vida con anterioridad y predecir el futuro. En este punto surgen las divergencias entre los astrólogos de todos los tiempos, no sólo entre los de aquella época; levantar un horóscopo, confeccionar una carta astral, no será tarea difícil, pero su interpretación no estará al alcance de quienes tomen a la astrología como un juego, como algo lúdico.

Entre los mismos estudiosos del tema existen serias diferencias: mientras unos toman para sus mediciones e interpretación del cielo el día y hora, mes y año de nacimiento, otros, en cambio, defienden que lo correcto y acertado para interpretar y predecir por medio de la carta astral y el horóscopo, sería conocer con la mayor aproximación posible el momento de la concepción. Este último método daría lugar a innegables equivocaciones, ya que, como es obvio, resulta prácticamente imposible el conocimiento exacto del momento de la concepción. Cualquier pequeña variación en ese instante habría cambiado la posición de los astros y el resultado de la carta astral sería totalmente diferente. También en la Antigua Grecia la astrología ocupó un lugar destacado; incluso Hipócrates de Cos pensaba que podía ser útil en el pronóstico de las enfermedades y contribuir a su curación; así lo expone en su famosa obra Aere Aqua et locis. Dejando aparte la Astrología India, que considera al Zodiaco dividido en 28 partes (28 casas), llegamos hasta los romanos, cuyas investigaciones astrológicas, así como la temática de sus interpretaciones y su simbología, darán lugar a la Astrología de la Edad Media. Aquí, árabes -también judíos, aunque su monoteísmo se lo prohibía- y algunos cristianos, fomentaron los estudios astrológicos y fijaron los grados de influencia de las casas y su relación con los planetas en el instante del nacimiento. Según parece, Catalina de Médicis propagó en Francia la astrología y ordenó construir un observatorio para el gran Nostradamus (Miguel Notredame); además, éste fue nombrado astrólogo privado de la corte de Francia y debe su fama especialmente a las predicciones de sus célebres centurias, en las que adelanta sucesos como la muerte de Luis XVI y hechos que luego sucedieron durante el reinado de Napoleón I. También en el siglo XVI un médico de Vich, Juan Alemany, confeccionó un almanaque astrológico que todo el mundo consultaba y que llegó a tener gran aceptación. La astrología, pues, tiene un pasado nada efímero y sigue atrayendo en la actualidad a innumerables estudiosos de todo el mundo; también es objeto de estudio mediante técnicas modernas por medio de computadoras, que actualizan y renuevan supuestos y métodos ya anticuados. Puede afirmarse, por tanto, que la astrología tiene hoy más adeptos que detractores. CARTA ASTRAL 4 4 Los procedimientos de la Astrología, los Horóscopos, Cartas astrales, Temas astrales, son utilizados desde antiguo. Aunque existen aspectos en los que los astrólogos no se ponen de acuerdo (mejor dicho, no hay unanimidad respecto a la interpretación de la tabla de nacimientos), esto, en contra de lo que afirman los detractores de la Astrología, enriquece los aspectos estudiados por todos los astrólogos, tanto los antiguos y medievales como los modernos. Una vez aceptada la teoría de las influencias astrales, hay que precisar en qué momento de la vida de una persona determinada se produce esa acción, para conocerla anticipadamente si lo creemos necesario. Generalmente el momento elegido por todos los astrólogos es el del nacimiento, y no el de la concepción, de la persona objeto de estudio; no obstante, la astrología moderna debe muchos de sus métodos y conceptos utilizados a los astrólogos de la Edad Media. El primer paso para predecir situaciones y acontecimientos personales consiste en hacer su Horóscopo, es decir, un esquema del cielo que contendrá las posiciones y situación de los astros y los signos del Zodiaco con el lugar exacto que ocupaban en el momento del nacimiento del individuo. Todo esto queda comprendido en las doce casas o divisiones de la esfera celeste. Los signos, al igual que las casas, se hallan fijos en la esfera celeste y su rotación aparente es debida a la de la Tierra. Para confeccionar uno mismo su propia carta astral debe conocer con precisión el día, mes, año y hora de su nacimiento. La hora debe de ajustarse al meridiano de Greenwich, pues la hora legal de cada país no coincide con la hora sideral. A todo esto hay que añadir el lugar de nacimiento, para así conocer la latitud y la longitud que señala la Tierra en ese lugar. La longitud es imprescindible si queremos hallar la verdadera hora local. Y la latitud es necesaria para saber qué Tabla de Casas deberemos utilizar para un conocimiento más preciso de las cúspides. La fecha de nacimiento nos permite saber con precisión la posición de los astros en ese tiempo, a las 12 horas o a las cero horas. Consultando las Efemérides (las más utilizadas son las de Raphael, editadas en Inglaterra) veremos qué astros poblaban el cielo en esas fechas y cómo se distribuían. La hora de nacimiento se precisa para poder orientar el Zodiaco y hallar, una vez conocidos también los datos anteriores, la situación correcta de los astros en el mismo instante del nacimiento y no únicamente a las cero o a las doce horas. Consultando en la Tabla de las Casas la latitud y el horario sideral, obtendremos el Ascendente y, a partir de aquí, el Medio Cielo (MC). Trazaremos, con la ayuda de un compás dos círculos concéntricos de 16 cm. el mayor y 14,5 cm. el menor, por ejemplo; dividimos ambos en doce segmentos iguales, subdivididos a su vez en otros más pequeños, que contienen divisiones de cinco en cinco grados. Anotamos el resultado de la consulta efectuada en las Efemérides y en las Tablas de las Casas, cuidando de circunscribir lo más adecuadamente posible las cúspides de las casas y la colocación de los planetas; en este último caso se tendrá en cuenta la lentitud con que se traslada Plutón (a menudo sus posiciones vienen expresadas en las Efemérides). Finalmente, debemos tener en cuenta que el planeta Mercurio no se encuentre a más de 28 de distancia de una de las luminarias, concretamente del Sol. Venus tampoco debe hallarse a más de 48 del Sol. 5 5 Anotados correctamente todos los datos anteriores, y teniendo en cuenta las prescripciones señaladas, puede pasarse a la interpretación del tema astral. Esto es lo más complicado, pues no existen normas fijas, ni reglas matemáticas que nos aseguren la correcta interpretación del Horóscopo de una persona; por ello, todo depende de la profesionalidad, preparación y valía del astrólogo. En caso de que uno mismo se haga su propio horóscopo, ha de tener en cuenta todos los factores, aspectos y teorías aquí desarrollados. SIGNOS Los signos, en número de doce, al igual que las doce constelaciones del Zodiaco, están clasificados desde antiguo conforme a criterios un tanto convencionales, pero que contienen un significado bastante preciso, ya se exprese como un elemento, como triplicidad o como cuadruplicidad.

Desde la astrología tradicional hasta ahora, los signos se han dividido en: positivos y negativos; cardinales, fijos y variables o comunes; también en signos de Fuego, Tierra, Aire y Agua. Si se utiliza para su clasificación el criterio llamado por los astrólogos de “valor o sexo”, habrá signos positivos (dinámicos, activos) y signos negativos (indolentes, pasivos). Todos los signos de Fuego y Aire son positivos, los de Tierra y Agua son negativos. Comenzando por Aries son alternativamente positivos (+) y negativos (-): Aries (+), Tauro (-), Géminis (+), etc. Si el criterio de división es por “cuadruplicidades” tendremos: signos cardinales (Aries, Cáncer, Libra y Capricornio), cuya cualidad es la dinámica y la acción. Fijos (Leo, Tauro, Acuario y Escorpión), cuya cualidad sería el voluntarismo y la prudencia. Variables o comunes (Sagitario, Virgo, Géminis y Piscis); su cualidad consistiría en la reflexión y adaptación. Si en el criterio de clasificación utilizado se tienen en cuenta los elementos o “triplicidades” tendríamos: signos de Fuego (Aries, Leo, Sagitario), de naturaleza entusiasta y fogosa. Signos de Tierra (Capricornio, Tauro, Virgo), de naturaleza práctica, interesada y realista. Signos de Aire (Libra, Acuario, Géminis), de naturaleza reflexiva y juiciosa. Signos de Agua (Cáncer, Escorpión y Piscis), cuya naturaleza es imaginativa, emotiva y cargada de curiosidad. CASAS Las casas, según la astrología clásica, tienen influencia sobre las situaciones de la vida, sobre la historia cambiante de las personas y se hallan fijas en el cosmos, en la esfera 6 6 terrestre. Las casas son doce, igual número que los signos, y se complementan y oponen entre sí. Algunos astrónomos actuales afirman que la división del Zodiaco en Casas resulta “un poco arbitraria” y existe más de una decena de maneras distintas para hacer el cálculo de las casas, según se empiece en la cúspide de la propia casa o, por el contrario, se tenga en cuenta sólo la zona de máxima influencia. Para una correcta interpretación de las casas se hace necesario saber que, aunque su importancia menor que la de los signos, también, como estos, se dividen en: Cardinales (Casa 1, 4, 8 y 10) están relacionadas con las facultades y actividades del sujeto y su medio social, familiar y privado. Fijas (Casa 2, 5, 7 y 11), tienen que ver con las aspiraciones, planes y propósitos del individuo y su respuesta ante los estímulos externos. Comunes (Casas 3, 6, 9 y 12), representan los logros culturales e intelectuales en grado sumo y el reconocimiento de las equivocaciones; su lema podría ser: rectificar es de sabios. Otras divisiones de la astrología moderna utilizan como criterio para la clasificación la distinta intensidad de Sol en su recorrido intermitente por las diversas casas y, así, tendríamos: Alba (Casa 1 ), gran magnetismo, en el sentido de concienciarse. Mediodía (Casa 10), gran magnetismo, poder psíquico y somático. Crepúsculo (Casa 7), decaimiento de la atracción, fatiga. Medianoche (Casa 4), ningún magnetismo, serenidad y calma. Las casas no coinciden exactamente con los signos; esto siempre hay que tenerlo muy en cuenta. Sintéticamente los antiguos situaban el ambiente de la niñez en la primera Casa. Segunda Casa: todo lo que tenía que ver con el dinero. Tercera Casa: los hermanos y hermanas, viajes, arte, literatura. Cuarta Casa: la intimidad del hogar, la senectud. Quinta Casa: las relaciones afectivas, los descendientes. Sexta Casa: lo relacionado con la salud. Séptima Casa: todo lo referido al matrimonio y a los grupos sociales. Octava Casa: representa la heredad y la muerte. Novena Casa: indica ca religiosidad y deseo de viajar lejos. 7 7 Décima Casa: se refiere a las clases sociales y a la profesión. Undécima Casa: expresa la amistad y el optimismo esperanzado. Duodécima Casa: representa la miseria y el desafecto, también indica tristeza. A los círculos que circunscribían estas casas, la astrología clásica los llamaba círculos de posición. Los astrólogos modernos han ampliado estos conceptos de las casas del Zodiaco sensible y cualitativamente. Hoy existen varios sistemas de “domificación”; el más usado es el de Placide. Partiendo de aquí se han confeccionado las “Tablas de Casas” de Raphael, que son las de uso más común. PLANETAS INTRODUCCION Existen algunas discrepancias respecto a determinadas características de los planetas, sobre su naturaleza peculiar. Sin embargo, parece que modernamente se aceptan unas pautas generales y universales, aunque hay que señalar que semejante convención es desestimada por algunas corrientes astrológicas que defienden cierto animismo de los planetas. De esta manera entre individuo y planeta se establecen numerosas e inagotables inferencias. Lo cierto es que la atracción que los planetas ejercen sobre los signos y las casas, su influencia, varía considerablemente según se encuentren en Dignidad, Exaltación, Caída (lo opuesto a Exaltación) o Exilio (lo contrario de la Dignidad) utilizando un lenguaje astrológico. Desde antiguo se distinguen entre los planetas los llamados luminarias que son el Sol y la Luna. (En astrología se siguen tomando al Sol y a la Luna como planetas). Hoy se conocen ocho planetas más, es decir, que en total, incluidas las luminarias, los planetas, hasta el momento presente, son 10: Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. Cada uno de estos tiene una influencia distinta y de algunos, como Neptuno, descubierto en el siglo XIX, o como Plutón, descubierto en 1930, muy poco se puede decir a nivel de influencias astrológicas, ya que, como es obvio, no existe ningún legado histórico de ambos (aunque también habría que incluir, en este sentido, al planeta Urano que fue descubierto en la segunda mitad del siglo XVIII, concretamente en 1781 ); sin embargo, parece que la astrología moderna interpreta la influencia de estos planetas de forma similar a la del resto, aunque no cuente para ello con la riqueza y la experiencia de aquéllos. De esta manera se utilizan criterios pictográficos y emblemáticos para expresar el significado y la influencia de los planetas; estos criterios de representación gráfica nos remiten a los símbolos de los distintos planetas y, especialmente, a tres figuras: Circulo: significa actitud ética, racionalidad. Semicírculo: significa lo sensible, lo impresionable. Cruz: significa lo somático, lo material, lo positivo. 8 8 Habrá distintas combinaciones entre estos signos gráficos; según cuál de ellos resalte más en el emblema pictográfico de cada planeta, así se interpretará su significado y su influencia. EL SOL La luminaria central que rige todo el sistema, pues produce calor, crea vida, confiere orden. Se le consideraba por los antiguos como bienhechor y significaba prestigio, grandes acciones, pompa y boato. Al estar representado por un círculo contiene en sí racionalidad y eticidad. Es a la vez el centro de nuestro sistema planetario, sistema que lleva precisamente su nombre (sistema solar), y por ello rige fundamentalmente el corazón y la columna vertebral. Astrológicamente fija su domicilio en Leo; es decir, Leo es la casa natural del Sol. Los antiguos griegos, en su mitología, lo llamaban Helio, y lo consideraban como un dios inactivo. En el tema astral se le considera como formando parte de lo que viene en llamarse primera dualidad de otro elemento que lo acompaña es la Luna y actúa desde un nivel superior, infinito; desde la autoridad que, a un tiempo, protege las cosas, la vida, el mundo anímico y espiritual. Su papel es fundamental a la hora de interpretar un tema astral y, a menudo, puede influir en la Luna. Algunas características clave referidas al Sol podrían ser: magnificencia, pomposidad, ostentación, generosidad y actividad. VENUS De entre los planetas llamados inferiores Venus es el más cercano a la Tierra, hasta el punto que se aprecia a simple vista. Para los antiguos era un hermoso lucero y por eso lo asociaban a una mujer muy bella. Mitológicamente Venus es la diosa del amor y de la belleza; los griegos la llamaban Afrodita, y su nacimiento y origen tienen que ver ya con lo sensual y sexual. A veces también se la consideraba como la diosa de los marineros, y era tal su encanto y belleza que provocaba insistentemente la discordia entre los dioses; hasta el punto que, como castigo, Zeus le dio por esposo un dios cojo y feo llamado Hefesto. También hay episodios mitológicos que muestran a Afrodita tentando con su amor a los mortales, es decir, a los hombres. En astrología representa la seducción, lo artístico, el encanto, la armonía y, muy marcadamente, la femineidad. Forma parte, junto con Marte, de la segunda dualidad y, cuando aparece en el tema astral, es un indicio del tipo de relación personal, íntima y afectiva que puede establecer cualquier nativo cuyo signo esté regido por Venus. De los días de la semana es señor del viernes. Su ideograma está compuesto por el círculo y la cruz invertidos, y ello significará que la discernibilidad y la racionalidad dominarán en Venus. Si Venus está presente en un determinado signo, se acrecentará el deseo de poseer joyas y de tener lujos de todas clases. Físicamente rige los riñones y la garganta; también las paratiroides. El símbolo emblemático de Venus indica feminismo, hembra. Astrológicamente, Venus, fija su domicilio en Tauro y en Libra; estos signos son la casa natural de Venus. 9 9 MARTE De entre los llamados planetas superiores por la astronomía, es decir, aquellos que están más alejados del Sol, por el lado opuesto a la Tierra, sobresale Marte por ser el más cercano, por ser el primero. Se le llama también planeta rojo, pues tiene la apariencia de un disco de color rojo. Los antiguos lo asimilaban a todas las profesiones que tuvieran algo que ver con el fuego y el hierro, como cerrajeros, fundidores, cocineros, alquimistas…; también se decía que era el dios de la guerra y dominaba en los guerreros y, así, lo asociaban a la violencia y la agresividad; los astrólogos modernos interpretan estas características de Marte afirmando que indican acción, pasión, cierto grado de iniciativa. Todos coinciden en afirmar que es un planeta muy masculino y se le representa por un círculo con la cruz, o flecha, en dirección contraria a como estaba situada en Venus; esto indica la cualidad de instintivo e impulsivo. Con Venus forma parte de la segunda dualidad y si aparece en el tema astral significa, preferentemente, cambio y transformación; aptitudes para tomar decisiones, ordenar y mandar. Físicamente rige los músculos, las glándulas sexuales y el aparato urogenital. Astrológicamente fija su domicilio en Aries, luego este signo será su casa natural; también en Escorpión. Algunas características clave referidas a Marte: viril, duro y destacado. En la astrología antigua regía, de entre los días de la semana, el martes. Y de las horas del día, la primera hora. SATURNO Al formar dualidad con Júpiter sus características son, en algún caso, opuestas. Saturno, para la astrología clásica, significaba todo lo frío y triste y extendía su dominio a quienes vivían apartados de la sociedad; por ejemplo, los ancianos, los monjes, los anacoretas. De los días de la semana regía el sábado y la primera hora de ese día. Parece que en la tabla de nacimiento es el representante paterno, pues confiere responsabilidad y disciplina; por esto, a menudo es portador de inhibición, represión y desesperanza, pues resulta difícil llevar a cabo las órdenes paternas, en ocasiones, y cumplir con determinadas responsabilidades. Representa la acción de hacer real una cosa, de llevarla a la práctica: es lo que la astrología moderna llama cristalización y realización. Se opone por naturaleza a las luminarias, es decir, al Sol y a la Luna. Los astrólogos modernos lo asocian a la actitud pesimista y desesperanzada. Aunque también, cuando está presente en el tema astral, se interpreta como portador de aspectos didácticos y didascálicos. Antes de descubrirse Urano se pensaba que Saturno era el planeta más distante del sistema solar, por ello se le atribuía siempre la cualidad de planeta frío. Para los astrólogos modernos Saturno tiene mucho que ver con el correr del tiempo y su fugacidad. Su casa natural es Capricornio y también Acuario. Físicamente rige el sistema óseo y la piel. 10 10 Mitológicamente se le identificó, por parte de los romanos, con el dios griego Crono, que reinaba sobre el paso del tiempo. Su culto tuvo en Roma poca importancia, aunque había unas fiestas en su honor, las Saturnalia, que duraban varios días. Era protector del campo, de las cosechas y de la ciudad. PLUTON Para los griegos Plutón era el dios del mundo oscuro y subterráneo. En ocasiones se le daba el nombre de Plutón a Hades, rey de lo inanimado y de los muertos, estableciéndose, así, una interrelación entre ambos que marcará a Plutón. Se dirá en la astrología moderna que cuando este planeta se encuentra en la tabla de nacimiento domina el mundo anímico e inconsciente. Físicamente Plutón rige el aparato reproductor y algunas características clave serían: ablación, palingenésica, renovación, ego, etc. La astrología moderna, sin embargo, dice muy poco sobre la influencia de Plutón debido a que fue descubierto recientemente (en el año 1930), pero cuando este planeta aparece en un tema astral, es casi seguro que producirá, en los nativos que se encuentren bajo esta influencia, cierta actitud responsable relativa al concepto de justicia e igualdad. Astrológicamente la casa natural de Plutón es Escorpión. NEPTUNO Forma dualidad con Urano y su significado en la tabla del nacimiento tiene interpretaciones variadas, aunque se reconoce en él cierto valor místico, pero que tiene mucho que ver con el oscurantismo y los constantes enredos. Se dice que en la época de su descubrimiento comenzaban a surgir movimientos esotéricos y sociedades secretas y espiritistas. Astrológicamente fija su domicilio en Piscis y, si aparece en la tabla del nacimiento indica insidia y embrollo, pero también intuición, clarividencia y sugerencia. Físicamente domina el sistema nervioso y mental, y tiene que ver con la columna vertebral y con el tálamo. Mitológicamente era adorado por los romanos como el dios de las aguas, y lo identificaban con el dios griego Poseidón, uno de los dioses olímpicos. En principio era un dios del elemento líquido, pero más tarde se le atribuyó influencia sobre el mar y fue venerado por marineros y navegantes. Características clave serían: idílico, utopía, fantasía, transcendencia, idealismo, etc. URANO La astrología clásica nada nos dice de Urano, pues es un planeta descubierto en época relativamente reciente, de evolución y transformaciones sociales; por esto los astrónomos modernos lo asocian a la renovación y lo imprevisto; a la insensatez y brusquedad. Cuando está presente en la tabla de nacimiento indica que el nativo de ese signo luchará por la libertad y por la renovación de la sociedad, será impulsivo y aventurero. Forma, junto con Júpiter, la cuarta y última dualidad, y fija su domicilio en Acuario. 11 11 En su ideograma aparece como una especie de “H”, debido a que fue Herschel quien lo identificó por primera vez hace poco más de doscientos años. Características clave relacionadas con Urano: agradable, autónomo, liberal, independiente, hábil, ocurrente, cautivador y sugestivo. En la mitología griega Urano aparece como la personificación del cielo y, además, era hijo de la tierra (Gea); tenía tantos hijos que por temor los mantenía ocultos en el vientre de su madre, sin permitir que vieran la luz. JUPITER Lleva en su seno, generalmente, la alegría. Para los astrólogos antiguos era el planeta que confería bondad y magnanimidad; así, era propio de los hombres de ciencia, de los estudiosos y también de los jueces y magistrados estar bajo el influjo de Júpiter. De los días de la semana regía el jueves, y la primera hora de ese día. Forma dualidad con Saturno, concretamente la tercera dualidad, y en su ideograma, un semicírculo y una cruz en posición tangencial que forma ángulo, se representa todo lo que tiene que ver con la abertura espacial y, a nivel del nativo regido por este planeta, significa el optimismo expansivo, la benevolencia contagiosa y generosa. En la tabla astrológica de las posiciones de los planetas, Júpiter se opone a Mercurio. Su casa natural es Sagitario y Piscis. En la astrología moderna se interpreta la influencia de este planeta de muy diversas maneras, aunque en general todos los estudiosos coinciden en afirmar que Júpiter incide ampliamente en los niveles conceptuales y de conciencia, y posee espiritualidad cualitativa, diferente a la de otros planetas. Cuando rige Júpiter en el tema astral, cualquier decisión a tomar se medita y reflexiona abundantemente; confiere serenidad y madurez. En la mitología se le consideraba el padre de los dioses, y para los romanos era su más importante divinidad: dios de la luz y del cielo, protector del país, de las instituciones sociales, de la familia. Físicamente domina el hígado. Características clave relacionadas con Júpiter: altruista, agraciado, dadivoso, estudioso, sabio, esperanzado, ilusionado. LA LUNA Es, junto con el Sol, la otra luminaria y forma con aquél la primera dualidad; su significado nos remite a lo perecedero de las cosas, pues habita en la sombra de la noche; su reino es el mundo de los sueños, del inconsciente, de lo fantástico y lo imaginario. Indica subordinación, y tiene mucho que ver con la fertilidad y el instinto. A menudo supera en influencia al Sol, aunque otras veces se deje influir por aquél. Al ser un satélite de la Tierra, como explican los manuales de astronomía, influye directamente en los individuos, produciendo efectos directos sin intermediarios. Por esto mismo su función en la carta astral es decisiva, pues la Luna es la causante de las mareas en océanos y mares, es decir, influye sobre el agua, y nuestro cuerpo, el cuerpo humano, contiene gran cantidad de líquido; por lo cual está expuesto ampliamente a la influencia y condicionamiento lunares. 12 12 La casa natural de la Luna es Cáncer, es decir, la Luna fija su residencia en Cáncer e indica, por lo tanto, el instinto materno. Por esto, físicamente está relacionada con el pecho; también con el aparato digestivo y el estómago. Puesto que su ideograma está compuesto por un semicírculo, nos hallamos ante un astro cuya tendencia variable y somática, o sensitiva, es patente. Para la mitología clásica la diosa Luna recibe también el nombre de Selene y los romanos la identificaron, con frecuencia, con la celebrada diosa Diana. Cuando la eclíptica es cortada en dos puntos por la órbita lunar se producen los llamados nódulos, que poseen en astrología una gran importancia, pues por ahí precisamente se filtrarán los rayos lunares que variarán según la fase de la Luna: nueva, llena, creciente… Características clave relativas a la Luna: excitable, susceptible, pasivo, voluble, versátil, original raro. MERCURIO No forma dualidad alguna, pues es un planeta neutro; hace de intermediario nervioso y raudo, por esto se le asocia con los medios de comunicación -periodismo, prensa, radio, televisión…- y con los viajes. El símbolo de Mercurio se confecciona añadiendo al del planeta Venus medio círculo que, según se decía en la antigüedad, son las alas de Mercurio; todo esto significará, por tanto, la mente humana siempre despierta, el espíritu humano en continua actividad y zozobra, de aquí la inteligencia que se les atribuye a los nacidos bajo este planeta y su influjo. Por ello, las características clave referidas a Mercurio serían: observador, inteligente, listo avisado, sagaz, agudo y talentoso. A nivel somático rige el sistema nervioso, el cerebro y los pulmones. Astrológicamente fija su domicilio en Géminis, y también en Virgo. Ambos signos serán, por tanto, su casa natural. Puesto que el emblema de Mercurio posee los tres ideogramas principales (círculo, semicírculo y cruz), el significado de Mercurio tendrá una mezcla de esa combinación compuesta por las tres formas a la vez: habrá una perspectiva ética para mirar las cosas y cierta inseguridad motivada por la impresionabilidad sensible; aunque todo ello será racionalizado hasta trastocarlo en pragmatismo. Para los romanos, Mercurio era el dios del comercio, el dios de las transacciones, sobre todo del comercio del trigo; y por esto se le solía representar por todos los artistas de aquel tiempo, llevando en su mano un saquito cargado de monedas. 13 13 LOS DOCE SIGNOS DEL ZODÍACO ARIES: COLOR GRANATE, METAL HIERRO, DIAS MARTES, NUMERO 1, PERFUME SANDALO AMOR Mala cosa el amor para un enamorado de Aries; mala cosa estar enamorado de un impulsivo y apasionado Aries, porque eso equivale a tener que guardar el amor para otros días, cada vez que el vendaval se levanta y el objeto del amor se escapa camino de una nueva lucha, abandonándolo todo tras de sí o, por lo menos, apartándolo hasta que sea el momento del amor; ese momento que llegará, pero “no ahora”. SALUD La fogosidad preside sus acciones y eso no es nada bueno desde el punto de vista del equilibrio entre las corrientes voluntarias y las involuntarias del cuerpo de los arianos; se trata de una esforzada actividad física que viene a turbar la balanza entre las funciones límbicas y las neocórticas, entre el cerebro animal y el cerebro racional, con una constante pérdida de energía que se dispersa en las sinapsis de sus neuronas. Tal vez esta corriente irregular haga de los arianos sujetos de una necesidad de acción, de construcción física de su propia vida y les aleje del reposo y la pausada reflexión. TRABAJO ¿Cuál es la situación de un Aries ante el mundo laboral y profesional? Bien, para empezar, sabemos que tenemos a hombres y mujeres arrojados y valientes, combativos y con un don recibido de mando, para ocupar cargos de importancia y de relieve. Pero tienen que empezar, y ese es quizás el verdadero problema; su dificultad inmediata y su primer escollo. AVENTURA Ningún Aries que se precie puede desdeñar la aventura, por que el riesgo es un atractivo. Pero aventura no es andar a la ventura, ni para ellos hay belleza en la bohemia. Dicen que un Aries es un recipiente abierto que se va llenando de sensaciones y necesidades de acción y que, cuando el vaso rebosa, tienen que ponerse en marcha por el camino que se les abra ante sus ojos. CASAS Casa natural de Aries Esta primera casa corresponde al signo Aries. Es la casa de la vida porque los que nacen en ella pueden gozar de larga existencia, pues su vitalidad y temperamento les configuran una personalidad fogosa; de aquí que el Aries sea emotivo, apasionado y agresivo. En la Edad Media los astrólogos llamaban a esta primera casa, casa de la vida y ángulo oriental. Sin embargo. esa primera casa es la casa natural de Aries, y será necesario 14 14 conocer además su Ascendente para tener más datos derivados de la hora y el lugar de nacimiento (longitud y latitud), acerca del nativo de Aries y del propio signo Aries. De esta manera, por la posición del ascendente, se dilucida el porqué del comportamiento de Aries cuando se encuentra observado por los demás. No obstante, algunos astrólogos afirman que la influencia del signo y del planeta no es decisiva para el nativo de Aries; aunque, bien es verdad, todos coinciden en que existe una especie de interacción entre las cualidades que se atribuyen a los signos y a los planetas, y la personalidad o el carácter del nativo. Será necesario ahora saber qué planeta, incluyendo los llamados luminarias (el Sol y la Luna), es el que fija su domicilio en Aries. Esto no significa que los astrólogos defiendan actualmente el ya fenecido sistema ptolomeico, mediante el cual la Tierra permanecía inmóvil y el Sol y los demás astros giraban alrededor de ella. Muy al contrario, los astrólogos saben que, conforme a la teoría helio céntrica, es el Sol quien permanece inmóvil y la Tierra gira, en su movimiento llamado de traslación, alrededor del Sol, que además ocupa el centro del sistema que lleva su mismo nombre: el sistema solar. Por ello, cuando afirman que el Sol describe una determinada trayectoria fija, concretamente lo que llaman eclíptica, siempre cuidan mucho las formas matizando que se trata de una trayectoria aparente. Esta eclíptica que describe el Sol, atraviesa las constelaciones que precisamente dan su nombre a los diversos signos del Zodiaco. MITOLOGIA Existe una mitología de Aries que tiene mucho que ver con los antiguos Argonautas que partieron en busca del Vellocino de Oro. El nombre de Argonautas les viene porque viajaban en un navío llamado Argos, construido especialmente para esta misión por la diosa Minerva. La aventura termina con la muerte del héroe, producida por el golpe de una viga de madera que se desprende del barco y le rompe el cráneo. De aquí se deduce el punto débil de Aries: la cabeza. Pero no sólo en la mitología griega aparece este signo; también en la mitología hindú, en la cual simboliza al dios creador montado sobre un carnero. Recuérdese que a Aries se le representa por un carnero. También en La Cábala y en el Tarot indica la irrupción de lo espiritual y divino en lo material, en el mundo de la materia; su jeroglífico tiene forma triangular y con cuernos, y se nos muestra en la letra “HÉ” y su misterio. Por otra parte, no hay que olvidar que la era de Aries termina cuando comienza la era cristiana, después de permanecer como era astrológica cerca de dos mil años. Desde 1991 a 1786 (a. C.) se construyen fortificaciones en la zona oriental del río Nilo y en alguna de las cataratas del delta; es entonces cuando los egipcios, la llamada “Dinastía XII”, erigen el gran santuario de Karnak, lugar en el que se venerará al dios Amón, a quien se le representa con su cabeza en forma de carnero, guardando así ciertas similitudes con la figura de carnero del signo Aries. 15 15 Por todo esto los astrólogos afirman y explican una y otra vez, con verdadera insistencia, que la Astrología no pretende enjuiciar éticamente a los signos en el sentido de que haya signos buenos y signos malos; nada más alejado de los supuestos astrológicos: no hay signos buenos o malos, superiores o inferiores. Hay signos que indican un tipo de comportamiento o un tipo de carácter. En este sentido Aries no es mejor o peor, inferior o superior, que los demás signos, aunque su amor a la acción por la acción y que a menudo piense más rápido de lo que actúa, entre otras muchas características en su comportamiento habitual, distinguen y diferencian al nativo de Aries de los nativos de otro signo. A esta conclusión se llega después de realizar esa operación que los astrólogos llaman levantar el horóscopo. Una vez dividida la bóveda celeste en doce casas, en doce partes a las que denominan casas, las cuales corresponden a los doce signos del Zodiaco, y una vez que los círculos que estas casas circunscriben, llamados círculos de posición, están ya determinados, aparece la primera casa. TAURO: COLOR OCRE, AMARILLO Y VERDE OSCURO; METAL BRONCE Y COBRE, DIA VIERNES, NUMERO 6 AMOR Cuando un tauro encuentra a su amor soñado, lo rodea de cariño y de mimo, pero se posesiona del ser amado y lo hace con pasión, con constancia y con firmeza. La pareja del tauro tiene que ser la persona indicada (si no, no habría posibilidad de amor) y también tiene que ser persona que se deje amar por un ser tan acaparador. Desde luego, no es fácil hacerse a la idea de lo que puede ser un amor de estas características y dimensiones pero, también, se trata de un amor que se podría escribir con mayúsculas sin ninguna exageración. Habrá que confiar en que lo desmesurado de tal amor compensa con creces sus exigencias. El equilibrio de libertades y posesiones, si se alcanza, se establece en un nivel muy alto y, por su altura, merece la pena ser vivido intensamente. SALUD Buena salud, a pesar de los aparentes contratiempos de pequeñas enfermedades, ligeras indisposiciones y desesperantes enfermedades inesperadas. Su firmeza de carácter también tiene un paralelo en la fortaleza de su constitución. Además, la tenacidad con que desempeñan su trabajo también se aplica a la forma en que se cuidan. Ya se sabe que al tauro le encantan los placeres de la buena mesa y las sensaciones vividas a fondo, pero nunca son seres que se exceden por norma ni que se empecinen en batir las marcas de resistencia. Así que su fortaleza y su sensatez, en perfecta unión, acaban dando como resultado una tendencia a la longevidad muy envidiable. 16 16 TRABAJO La tenacidad está tan íntimamente relacionada con Tauro, que no es fácil concebir un tauro al que asuste el trabajo, a quien preocupe una tarea, por compleja y larga que parezca; éste es un buen comienzo para este signo, con la favorable gama de virtudes que van desde la mencionada tenacidad a la fuerza y la perseverancia en la tarea. Todo puede ser positivo para una persona nacida bajo este signo, siempre que le ayude su voluntad y decisión, factor personal que falta para poner en marcha la máquina arrolladora de su potencia. Según los clásicos, los tauro son gente segura y mesurada, que domina sus impulsos y los encauza en la dirección deseada. Con la estabilidad y la disciplina también de su parte, los tauro podrán hacer aquello que realmente deseen, desde una acción aislada a toda una triunfal carrera. AVENTURA Tauro es un campesino, un ser apegado a la tierra y a ella le dedicará sus continuos esfuerzos hasta hacerla florecer. Tauro es un ser realista y obstinado, trabajador infatigable y constante, que no conoce lo que es la desilusión. Pero Tauro es también la persona mejor dotada del Zodíaco para disfrutar de las sensaciones y placeres. Lógicamente, nuestros tauros serán bastante conservadores y la aventura es totalmente opuesta a esa mentalidad práctica. Pero la búsqueda de sensaciones enriquecedoras, de placeres mayores, puede trastocar el pragmatismo en arrancada y la tenacidad en obstinación por culminar la aventura más descabellada. CASAS Casa natural de Tauro La segunda casa, girando en el sentido contrario a las agujas del reloj, es la Casa natural del signo Tauro. Era para los astrónomos antiguos, la casa de las riquezas, pues proporcionaba fortuna y bienes crematísticos a quienes nacían en ella. La astrología moderna confiere menos importancia a las Casas que a los signos. Sin embargo, hoy se estudian los significados de las Casas más racionalmente que en tiempos de la Astrología clásica. Esta segunda Casa pertenece al conjunto de las seis primeras Casas, lo que significa que en ella se asienta lo particular e individual del nativo; las seis últimas, desde la sexta a la duodécima, ambas incluidas, tienen que ver únicamente con las relaciones que el sujeto mantiene en su sociedad, con lo mundano y lo extra fronterizo del nativo de Tauro, en este caso; en oposición a lo intrafronterizo, al ámbito de lo personal y privado. Cuando el nativo de Tauro se encuentra en esta segunda Casa, es decir, en su Casa natural, todas las acciones y proyectos darán resultados bastante aceptables: su trabajo producirá el fruto deseado; su esfuerzo será siempre rentable. 17 17 Respecto a los conflictos de tipo emocional al encararse con situaciones adversas, el nativo de Tauro, si se halla en su Casa natural, los resolverá siempre a su favor sin sufrimientos inútiles; a ello le ayudará su situación de privilegio en su propia Casa natural, la Casa 2, que es fija y de tierra. Al ser independientes las cualidades de las Casas, y no mezclándose ni relacionándose en forma de dependencia entre ellas, el nativo de Tauro puede tener ciertas ventajas respecto a los nativos de otros signos. En cualquier caso, estas aseveraciones están condicionadas fuertemente por la situación de los planetas; habrá que tener siempre en cuenta qué planetas alberga cada casa, el número de ellos, así como sus aspectos. MITOLOGIA Tauro es en sí una dualidad y una antinomia, pues está regido por Venus y a la vez se relaciona intensamente con la Luna; son dos fuerzas femeninas que entremezcladas producen efectos oníricos y amorosos. El símbolo de Tauro es un toro cuyos cuernos parece que representan, según interpretaciones de la Astrología moderna, a la Luna en relación con su fase creciente y con su efectismo en cuanto a la incidencia en los ciclos de fecundación de la mujer. En la mitología clásica, sin embargo, parece que Tauro fue un héroe (algunos estudiosos de la mitología hablan de varios héroes, y no de uno solo) de Creta, capitán del ejército de Minos cuya brutalidad y crueldad quedaron patentes al maltratar a los jóvenes atenienses que le ofrecieron como premio al vencer en los juegos famosos en honor de Androgeo, hijo del rey Minos. De éste se afirma que admiró tanto la fuerza y la bravura del Toro que había prometido sacrificar que, rompiendo la promesa hecha con anterioridad a Poseidón -quien había hecho salir al Toro del mar-, decidió quedarse con él. Pero, Poseidón sintiéndose burlado por Minos, hizo que el Toro se volviera loco y que Parsífae, mujer de Minos, se enamorase del Toro; de estas relaciones nacería el Minotauro, un engendro con el cuerpo como el de un ser humano y la cabeza de Toro, que fue encerrado en un Laberinto construido por Dédalo, merced a la consulta que se hizo al oráculo. Fue en ese famoso Laberinto donde Teseo penetró para dar muerte al Mino tauro y del que pudo salir gracias al no menos famoso “hilo de Ariadna”. GEMINIS: COLOR GRIS Y TODOS LOS DISCRETOS, METAL MERCURIO, DIAS MIERCOLES, NUMERO 5, PERFUME LAVANDA AMOR Quien no conozca bien o quiera conocer a las personas, creerá que los Géminis son egoístas. Desde luego, pueden serlo y hasta la saciedad; como pueden serlo los demás mortales, pero esta parcela de sus sentimientos no está a expensas de ninguna latría y menos de la egolatría, sino que están bajo la influencia del poderoso impulso de la curiosidad, esa razón del avance humano y de la búsqueda permanente de algo que tampoco se puede precisar. La búsqueda de lo desconocido: sea lo que sea y pertenezca a cualquier reino material o inmaterial. SALUD 18 18 No hay mucho que decir a un géminis sobre su propia salud. Ya lo sabe y es consciente de ello desde niño. Su punto flaco está justo al lado de su virtud. Su cabeza es rápida y brillante; Mercurio rige su vida y por algo lo hace. Es el rápido mensajero de los dioses, el eterno viajero, el patrocinador de nuestros géminis y esa rapidez del mundo de los pensamientos es, bien lo saben los géminis, un cansado ejercicio para sus cuerpos, nada preparados para la agotadora tarea de tener que dar realidad física a lo que es perfecto en el mundo de las ideas. TRABAJO Los regidos por el signo de los gemelos son una gente bastante especial en este capítulo concreto del trabajo. Son capaces de grandes tareas, delicadas tramas que han de realizarse con cuidado y con mucha anticipación, elaborando una estrategia compleja y, bueno es decirlo, sumamente eficaz. En esta partida intelectual de la estrategia, parece que siempre ganan. En la otra cara, en la del trabajo físico constante, suelen desaprovechar el tramo ganado por la rapidez y claridad de ideas y caen víctimas de una fatiga real y tangible. AVENTURA Estamos frente al candidato único e ideal para vivir una aventura tras otra, para recibir del peligro y lo desconocido toda la carga mítica de lo lúdico. Un géminis debería tener un laberinto siempre a mano para perderse por unos segundos y emerger con todos los minotauros en su poder; debería, igualmente, disponer de unas tentadoras sirenas, de un enfurecido cíclope y de mil esfinges enigmáticas. A falta de tanta clásica dificultad, debería tener acceso a una aventura muy grande en su vida, o a una semidocena de aventuras medianas y divertidas, o a multitud de pequeños alicientes que tuvieran en su núcleo la esencia del reto personal. CASAS Casa natural de Géminis La “domificación” en Astrología consiste en dividir el Zodiaco en doce sectores, en doce partes, que reciben el nombre de Casas y que se forman con pares opuestos. Así, la Casa I se opone a la Casa VII, la Casa 11 se opone a la Casa VIII, etc. De esta forma la cúspide de la Casa I sería el Ascendente, y en la Casa VII, en su cúspide, estaría señalado el Descendente; el llamado Medio Cielo estaría en la Casa X; y en el punto opuesto, es decir, en la Casa IV, encontraríamos el Bajo Cielo que correspondería, a la cúspide de la citada Casa IV: La Casa natural de Géminis está clasificada como común dentro de la Astrología. Cuando el nativo de Géminis se halla en esta tercera casa, considerada su Casa natural, queda sometido al influjo emanado de la misma; todos sus deseos, anhelos y proyectos tendrán una impronta positiva; por ejemplo, cierta preocupación por el progreso, la ciencia y la cultura y, así, sus objetivos prioritarios serán de carácter intelectual. Aunque a menudo, y esto sería un aspecto negativo, el nativo de Géminis pudiera sentirse inclinado a resaltar su apariencia externa, su vanidad, con lo que difícilmente podría conseguir resultados 19 19 satisfactorios, aunque siempre le quedaría aún la consecución de su famoso lema rectificar es de sabios. Esto confiere grandes ventajas a las personas nativas de Géminis cuando este signo se encuentra en su Casa natural. MITOLOGIA Según una antigua tradición, Géminis viene a significar con frecuencia pares opuestos, dobles antítesis duales: Naturaleza creadora/ Naturaleza creada/ Alma individual/ Alma del mundo/ Géminis terrestre/Géminis celeste… Esta realidad de Géminis se encuentra presente en el mito egipcio de Osiris y en el mito persa de Mazda y, muy especialmente, en el mito que identifica a Géminis con el simbolismo Muerte Vida de la leyenda del Ave Fénix. Se trata de una especie más hermosa que el águila con enormes alas y cuyo tamaño es similar al de un pavo que lleva sobre su cabeza una especie de moño. Según los sacerdotes del antiguo Egipto, el Ave Fénix tenía el cuello color oro y su cola blanca aparecía jalonada por pinceladas rojas; sus ojos emitían una luz semejante al destello de las estrellas y, añaden, que en cuanto notaba próxima su muerte, se disponía a preparar un nido comburente con materiales diversos como maderas, resinas, gomas y yerbas aromáticas en el que se tendía expuesto a los rayos del Sol; estos provocaban una densa ignición a causa de la cual quedaba reducido a cenizas el cuerpo del Ave Fénix; de aquí saldrá otro Fénix para volar hacia el altar del Sol portando los restos de su padre. Esta ave mítica y fabulosa parece que podía vivir más de quinientos años y siempre se la relacionaba con el culto que los sacerdotes egipcios tributaban al Sol. También, dentro de la simbología de Géminis, se encuentra enmarcado el mito griego de Cástor y Pólux, los gemelos de Zeus llamados Dioscuros y nacidos de los huevos que Leda puso, producto de su unión con un esbelto ánade que resultó ser precisamente el dios Zeus, quien queriendo mantener en secreto su amor por Leda y para no ser reconocido, cambió su aspecto externo por el de un hermoso cisne. Cástor y Pólux rescatarán a su hermana Helena, que había sido raptada por Teseo. Cuando Cástor muere, Pólux decide renunciar a su inmortalidad para estar en compañía de Cástor, pues según la leyenda, se profesaban un amor sin límites; Zeus, movido a compasión, diviniza a ambos y, desde entonces, estarán siempre asociados a la constelación de Géminis. CANCER: COLOR BLANCO, METAL PLATA, DIAS LUNES, NUMERO 2 AMOR Los cáncer son gente tierna y dulce; el amor es su fin y su vida. Tienen que sufrir para que su amor lo sea de verdad. Saben que el amor es un paraíso y comprenden que al paraíso en cuestión no se llega acompañado por un guía, así que están dispuestos y dispuestas a luchar por ese amor tan prometedor; pero sufren lo indecible cuando ven que las dificultades previstas se repiten con cierta frecuencia, y que las decepciones presentidas se producen tal y como se habían previsto. Lloran por el amor difícil y, sin embargo, disfrutan con la dificultad, porque saben que sólo lo bello es difícil y sólo lo deseable es costoso. Así que no podemos achacarles una falta de coherencia en esta mezcla de intuición lúcida ante el gran sentimiento y de depresión constante ante la constatación de lo intuido. 20 20 SALUD Veíamos, al hablar del amor en los cáncer, que su especial modo de entender y vivir los sentimientos se podía convertir en una pesada factura para el sistema nervioso y que éste se revolvería contra su dueño, después de haber compartido con ella o con él toda una vida de emociones y una ristra casi inacabable de sensaciones. Pero este punto es característico de toda una sociedad que queda a disposición de los temores y preocupaciones del espíritu, que exige también su parte de angustia. Ya no se trata tan sólo de sobrevivir, sino de vivir una calidad de sensaciones y emociones que complementen la parcela de la vida vegetativa y la conviertan en racional y plena; así, el sistema nervioso pasa a desgastarse con ese repetido rozamiento de la sensibilidad contra las aristas de la dura realidad. TRABAJO Si fuera por su aspecto, un cáncer tendría ganada la partida. Su aplomo y ese dominio de movimientos y gestos le dan una prestancia muy conveniente. Después, cuando se conoce a los cáncer con más profundidad, se percibe que la seguridad exhibida es la mejor forma de defender su inseguridad fuera del alcance ajeno, y su aplomo es una buena reacción ante la cantidad de dudas que pesan sobre sus hombros. Como en muchas ocasiones se encuentran en inferioridad de condiciones, los cáncer van desarrollando una poderosa línea de recursos reales, rematando su faena casi sin darse cuenta al cabo de unos años, cuando han aprendido desde la debilidad a ser fuertes; entonces cuentan con la más amplia panoplia de defensas y de armas de ataque, que no ofensivas, pero siguen creyéndose débiles, lo cual les convierte en doblemente prevenidos; duplicidad nada inconveniente para su vida profesional. AVENTURA La aventura presupone demasiados riesgos para los cáncer. No por temor a los precipicios, los ataques de los tremendos salvajes, el hambre o la enfermedad, nada de eso. A un cáncer le angustia ya bastante la complejidad de las normas y la escalada de los requisitos para sobrevivir, como para tener que buscar alicientes nuevos en su alrededor y hacer que las descargas de adrenalina le vengan a dar un nuevo sabor a sus amaneceres al mundo de la dura e independiente realidad. CASAS Casa natural de Cáncer En la cúspide de la Casa IV se encuentra, precisamente, el Bajo Cielo; se trata, pues, de una casa nocturna y angular en la que se da más importancia a la vida particular y privada que a la vida pública o de relación social. Esta casa informa todo lo que tiene que ver con las posesiones, familia y herencia. Se encuentra situada por debajo del horizonte. La Casa Natural de Cáncer está clasificada como la Casa IV y hace que el nativo de este signo se preocupe muy especialmente por el hogar y su intimidad; se dice que está 21 21 regida por Venus, que confiere cierta tenacidad en la vida y un acusado instinto de conservación. En Astrología esta Casa IV es la morada donde habita el Cangrejo, símbolo emblemático con el que se representa al signo de Cáncer, se halla enclavada en el litoral. El nativo de Cáncer está influido por la acción de Venus en la Casa IV y desarrollará sus aptitudes para relacionarse con otras personas, viendo así ensanchada su sociabilidad. El humanitarismo aflorará en todas sus acciones y sus proyectos se verán teñidos de relativo altruismo; es decir, no buscará tanto un interés material, como un interés menos cargado de pragmatismo. La Casa IV se caracteriza, además, por ser detentadora de los valores llamados tradicionales: en cierto modo protege la unión familiar y ensancha el entendimiento entre sus miembros. Esto hace que los conflictos entre familias, amigos e íntimos, se diluciden y solucionen con relativa facilidad, utilizando siempre el diálogo y la mutua comprensión. Los objetivos prioritarios del nativo de Cáncer cuando se halla en su casa natural, son siempre, por tanto, de índole doméstico. MITOLOGIA Para este cuarto signo del Zodiaco reservaban los estudiosos clásicos una interpretación que relacionaba dos mundos; el de la idea o forma, y el de la ausencia de formas e ideas. Se entendía, pues, que el vacío y la nada también existían y, aunque parezca en apariencia paradójico, esos mundos, cuyo contenido era el vacío llenaban con su ausencia de forma; es lo que en lógica matemática, o en la teoría de conjuntos, se denomina conjunto vacío. Los animales han tenido una enorme importancia en simbología. Especialmente los animales que conviven con el hombre, los animales domados. El totemismo y la zoolatría se sustentan el uno al otro y, a lo largo de culturas diversas, se relación e influyen.

El campo simbólico que alcanza el animal, donde termina y empieza su posición en el espacio, sigue siendo aún en el tiempo presente objeto de elucidación para los mitologistas y para los estudiosos de lo simbólico. Cáncer es un signo de Agua y su representación por medio de un animal acuático, como es el Cangrejo al cual se le estudia dentro de los seres definidos y naturales, parece basarse en el movimiento aparente del Sol. Desde una determinada perspectiva, ese movimiento aparente es en realidad un retroceso; como el del propio cangrejo, que al andar, retrocede. El simbolismo clásico de Cáncer tiene mucho que ver con el significado primario y general que le atribuye la Astrología. LEO: COLOR AMARILLO Y ANARANJADO, METAL ORO, DIAS DOMINGO, NUMERO 1 AMOR La emoción y la necesidad de reconocimiento, de aplauso, pueden hacer que un Leo se deje querer enloquecidamente por alguien a quien no desea y, después, cuando el primer 22 22 efecto se ha pasado, el amante se ve rechazado y no debería, en puridad, quejarse, pues no tiene nada más que ofrecer que aquel halago nuevo que ha sido consumido. Los juegos han terminado: el felino del signo ya se ha cansado de ellos y quiere emociones más fuertes que unas fintas establecidas de antemano. SALUD Así, no hay que preocuparse, en principio, por el equilibrio de los Leo. Tampoco son perfectos, qué duda cabe, pero en lo que respecta a la amplia gama de las saludes posibles, por dentro y fuera de su anatomía, en las circunvoluciones cerebrales o en las sinapsias de sus neuronas, todo va bien. Si algo anda con un desajuste molesto, los leo no lo dejarán traslucir, porque, además, no les gusta molestar a los seres próximos y eso si que es un síntoma claro de excelente salud de cabeza y corazón. TRABAJO Nada asusta a un Leo y menos aún el trabajo. Pero a los que comparten con ellos la vida laboral les asusta el desprecio absoluto que los Leo sienten por la norma pequeña y la cláusula de detrás de la hoja. Los calendarios tampoco tienen una especial importancia y los plazos, los vencimientos, las citas y otras cosas pueden estirarse y romperse si no resultan armoniosas con el resto del escenario. Por lo que se ve, la organización y la administración no son sus fuertes. Aunque, sin embargo, el abandono y el despilfarro no tiene nada que ver con ellos, se trata de una diferencia más sutil, veamos: Un Leo es capaz de realizar un tremendo esfuerzo correctamente y de conseguir el fin con la admiración de sus rivales, incluso. AVENTURA La aventura no es nada por sí sola para nuestros amigos del signo de fuego. No hay un encanto especial en realizar la proeza si no existe una corroboración por parte de los corifeos y eso no es un insulto, sino la descripción de una cohorte móvil que sería necesario transportar para ir cerrando cada etapa de la aventura con el claro aplauso y la constatada sanción de los que le rodean (con cariño) en todo momento, para que su vida no deje de tener sentido. CASAS Casa natural de Leo Al igual que los signos, las casas se dividen en cardinales, fijas y comunes: y, también, en casas de tierra, agua, fuego y aire, pero su interés es menor que la de los signos del Zodiaco. Se dice que las casas son distribuidoras de toda la influencia que existe en el mundo material y se complementan mutuamente, al tiempo que también se oponen mutuamente. La teoría de las casas, su división, no es aceptada ni demostrada hasta ahora. No obstante, la teoría de la “domificación” está ya suficientemente arraigada en Astrología. La casa natural de Leo es la Casa V. Es una casa fija y sucedente, cuya cúspide comienza a continuación de la Casa IV. 23 23 Esta Casa V está situada por debajo de la línea del horizonte, por lo que está considerada como una casa nocturna; esto significa que los planetas que fijen su residencia en ella incidirán sobre los nativos de los diversos signos en el sentido, al menos, de hacer sobresalir, por encima de la vida pública, la vida privada. Por otra parte, aflorará a la mente de los nativos que se hallen en tales circunstancias cierto deseo de vida retirada, cierto apartamiento social; especialmente si el dominio de los planetas llamados pasivos es excesivo. El significado que puede extraerse del simbolismo de la Casa V, cuando se dice que es una casa fija, nos remite a la capacidad de reacción ante ciertas circunstancias, por muy adversas que puedan parecer; anhelos, sueños y deseos, van a cumplirse o, al menos, muchos de ellos no van a resultar fallidos. Cuando la mayoría de los planetas se encuentran en esta Casa V, a causa de que está clasificada como sucedente, el resultado producido está referido al deseo de bienes materiales, de atesorar riqueza y, esto, paradójicamente, sucede porque se teme perder las posesiones. MITOLOGIA Como ya sabemos, Leo es el quinto signo del Zodiaco y tiene mucho que ver con las emociones, pasiones y todo lo relacionado con el plano afectivo. Su simbolismo tiene su origen y su base en la luz de la luminaria que lo rige: en el Sol y en la fuerza que este planeta irradia. Esta realidad de Leo es identificada, en ocasiones, con aquel antiguo Rey de Egipto, pacífico por naturaleza, que intentó mejorar las costumbres cargadas de agresividad de sus súbditos. El pueblo egipcio decía de Osiris que era el Sol, al igual que decía de Isis que era la Luna. En la emblemática de los animales, quien simbolizaba la fuerza era el león, el símbolo de Leo. Alguna vez se le comparaba con otros símbolos de los llamados dioses solares; y, en este sentido se citaba, cual paradigma, la relación entre el león y el tiempo en que tenían lugar las inundaciones anuales del Nilo. Parece ser que tales inundaciones sucedían cuando el Sol entraba en Leo: en el periodo del año en que el Sol calentaba con más fuerza. Es corriente la identificación, con simbolismos secundarios del Sol y el León; ambos son fuertes y benévolos: el primero irradiando calor y luz y produciendo el día; el segundo como rey de todos los animales, poseedor de gran fuerza y, según ancestrales culturas, fuego de sabiduría. Otros significados a través de la historia de los pueblos, relacionan e identifican al Sol y al león; así, se dice que cuando el Sol comienza a nacer -el alba- se asemeja a un joven león, cuando el Sol se pone (el ocaso) se asemeja a un león viejo. Otros simbolismos del león nos remiten a significados parangonados con la hombría exacerbada (león victorioso) o, por el contrario, con el cuestionamiento de la propia existencia que sólo un ser humano es capaz de plantearse (león domado). También se ha hablado de la relación entre la piel del león y el Sol: algunos pueblos que practicaban la llamada astrobiología explicaban que entre los atributos del Sol se hallaba la piel del león. 24 24 VIRGO: COLOR AMARILLO Y VERDE MUSGO, METAL COBRE, DIAS MIERCOLES, NUMERO 4, PERFUME JACINTO AMOR A los Virgo les gusta el amor. ¿A quién no? Pero un Virgo no dejará que ese extraño resplandor que ciega la mente y amplía los sentimientos placenteros, sea el guía de todos sus actos. Hay un toque de escepticismo que puede convertirse en inteligente duda o en su suspicaz indiferencia cuando la reacción debería haber sido, con toda claridad, desapasionada respuesta. Un Virgo no se dejará engañar por sus propias facultades disminuidas o alteradas. SALUD Los Virgo son solitarios y no van a ser presas fáciles de contagios ni epidemias; por ahí no les atacará el mal, desde luego. Tampoco va a hacer presa en ellos la nostalgia. La mordedura de la soledad: saben cómo bastarse -en un porcentaje aceptable- a sí mismos. Como tampoco están acostumbrados a filtrar la realidad, no es gente propensa a la depresión, a dejarse caer en la fosa de la pesimista contemplación de una verdad para la que no estaban preparados. Así que parece que los Virgo van a tener que buscar los peligros para su salud en otras direcciones distintas. Además, suelen ser gente limpia, aseada, incluso especialmente pulcra, con lo que la vigilancia automática de su higiene viene a reforzar las defensas naturales de este grupo nada gregario ni soñador de la humanidad astrológica. TRABAJO Un virgo puede convertirse, si tiene los medios para ello, en un estudiante perpetuo y en un buen estudiante, incapaz de salirse del círculo académico en el que calificaciones dan lugar a nuevos cursos y final de curso da paso a otra especialidad, hasta que alguien, desde fuera, tenga el acierto de romper la retahíla de asignaturas. Los psicólogos dicen que los eternos estudiantes son un claro síntoma de miedo a enfrentarse a la realidad. Si suavizamos el diagnóstico. podemos quedarnos en una aversión alas probabilidades de sorpresa que la realidad suele tener entre sus pliegues. AVENTURA A veces dan ganas de decir que los Virgo no son aventureros y que no lo son porque resulta obvio que no es un grupo humano que se ponga a subir montañas, luchar con fieras salvajes o que se dedique a adentrarse en selvas inexploradas. Pero la aventura no sólo se construye con lejanías, alturas y profundidades. Si nos atenemos a estos conceptos, tan parecidos a los lemas olímpicos de citius, fortius…, los virgo nada tienen que ver con la aventura física, con el riesgo y la superación de marcas. Pero hay otra aventura en la que los virgo son especialistas: en los paseos solitarios entre la muchedumbre, en la penetración de personas, familias. aldeas, ciudades y países. La mirada interior de un virgo que se haya puesto en serio a afilar sus potenciales, puede recorrer los pliegues de nuestro pensamiento; pero no porque se trate de adivinos mágicos, que en el esfuerzo no ha de haber magia, antes bien trabajo y tesón, sino porque 25 25 saben descubrir en el individuo lo mucho que hay de universal y saben tipificar cada una de nuestras respuestas a las situaciones. CASAS Casa natural de Virgo Se sabe que los sectores que determinan las Casas son variables, su tamaño difiere de unas Casas a otras. Además se mueven de continuo y, de esta forma. su ubicación variará y se modificará de modo intermitente. Por esto, acaso no sea posible hablar en puridad de la exclusiva correspondencia entre un determinado signo y una Casa cualquiera. Pero desde la Astrología clásica hasta hoy se ha considerado que a cada signo le corresponda una Casa, la cual se denomina Casa Neutral. Quien mejor ha definido el concepto de Casa tal vez sea aquel fraile Jerónimo. que murió en Valladolid en los albores del siglo XVI y que se llamaba Fray Diego de Ariza. “Yo te digo”, afirmaba Fray Diego de Ariza, “que encima y debajo del horizonte están las moradas de los astros y juntas todas forman doce Casas que se llaman así: las que corresponden a los signos cardinales angulares: las que corresponden a los signos fijos sucedentes y las que corresponden a los signos comunes. cadentes”. Y, además, añade: “Sabrás también que los signos del camino Zodiaco están aficionados a las Casas de la Tierra de modo que se acogen cada uno a la suya. (Aries a la 1, Tauro a la 2, Géminis a la 3, etc.)”. La “domificación” expresada por Diego de Ariza, sin duda uno de los estudiosos de la Astrología más significativo, nos conduce a concluir que es precisamente la Casa VI la que corresponde al signo que nos ocupa, es decir, a Virgo. La Astrología contemporánea, sin embargo, sigue manteniendo ciertas reservas al hablar de las Casas y admite, al respecto, como científicos, los sistemas de Placidus (las Tablas de Casas de Placidus, tal vez el más utilizado, son el fundamento de otras muchas Tablas, algunas de ellas con datos y contenido espurios), Regiomontanus y Campanus. MITOLOGIA Desde tiempos inmemoriales se ha identificado a Virgo con la castidad y ha constituido la base de innumerables mitos. Los egipcios por ejemplo, tenían a Isis, una de las divinidades que consideraban en un lugar superior, como prototipo de las propias cualidades de Virgo. Cuando el Sol, en su movimiento aparente, atraviesa el signo de Virgo, es el tiempo de la recolección; por ello, en determinadas mitologías y religiones, se dice que Virgo está ligado al nacimiento de algún dios o semidiós. A menudo se le asocia con el significado emblemático del símbolo representado por dos triángulos enredados, para de esta forma confeccionar una estrella de seis puntas que representaría al sello de Salomón; uno de los triángulos se formaría con fuego, el otro con agua. Semejante aporía está también considerada como la imagen del alma. 26 26 Por otra parte, y puesto que Mercurio rige a Venus, se dice que aquel planeta está situado en el punto espacial equivalente al centro; lo que hace que el signo Virgo sea, en ocasiones, interpretado y representado, especialmente por algunos escritos herméticos, como alusivo a determinadas funciones asimiladoras y distribuidoras, latentes en el cuerpo humano. En este caso, representaría el denominado plexo solar del Gran Hombre y es asumido por varias de las cosmogonías antiguas. Otras alegorías y emblemas relativos al signo de Virgo se refieren a la piedra Sardónica que, al parecer. posee más virtudes que la famosa piedra Abadir, según parece devorada por Saturno. Esta piedra se cree que es una de las muchas piedras caídas del cielo, mediante las cuales la tradición hermética explicaba el origen de la vida; a su vez, el movimiento animista interpretaba que la piedra era un símbolo de la esencia y la existencia. En Irlanda se asociaba la piedra Lia-Fail a la coronación de los reyes. En algunas culturas se representa a Virgo por la efigie de una mujer joven que porta en su mano dos espigas de trigo. LIBRA: COLOR AZUL, AMARILLO GRIS Y ROSA, METAL COBRE, DIAS VIERNES, NUMERO 5 AMOR Los libra tienen su aire peculiar y ese aire puede ir desde una suave brisa a un tremendo huracán, siempre personal, siempre natural. Ahora que ya sabemos un poco mejor cómo se van a presentar, pasemos a ver, a tratar de ver, alguna característica peculiar de los regidos por este signo tan simbólico del equilibrio; por aquello de la balanza. cosa que viene a cegar, con frecuencia, a los amigos de la simplificación y los libra (ya nos hemos pronunciado anteriormente), son todo menos simples. SALUD Como paradoja, los equilibrados libra tienen facilidad de desequilibrarse, no por falta de fortaleza nerviosa o psíquica, sino como fatiga ante tan prolongada situación y, cuando llegan al límite, los libra se desmoronan sin poder hacer nada para remediar la situación. A veces, para aguantar tal tensión, los libra suelen buscar un refugio en la entrada de alcohol, bajo control que dirían ellos, pero fuera de un buen control, desde luego y el alcohol termina su carrera, afortunadamente, en los riñones, sin llegar a dañar el hígado. Porque los libra son fuertes, de eso no cabe duda y su punto flaco no está en su físico, sino en el desgaste a que están sometidos. Son gente educada y encantadora, pero todo eso presupone el mantenimiento de una gama muy reducida de gestos y posturas, de un repertorio escaso en el que se han retirado lo que moleste u ofenda a los demás, pero no por cobardía o timidez, sino por la sensata propuesta de que lo que molesta a uno no debe molestar a los demás. TRABAJO Se dice que los libra suelen huir hacia la pereza cuando aprieta el trabajo, que se desfondan con facilidad cuando la presión aumenta a extremos insoportables. Pero esto lo hacemos todos, casi diariamente, aunque se nos note poco, por lo menos hasta que tropezamos con el gran escollo y abandonamos la nave del comportamiento sufrido, de la 27 27 resignación laboral. Entonces, al llegar a ese arrecife, saltamos del bote y abandonamos (o así lo decimos públicamente) la navegación, en una huida franca y abierta. AVENTURA Los libra se pasan una buena parte de su vida en solitario. En solitario también se lanzan a recorrer caminos curiosos, porque los libra no se dedican en exclusiva a rutas exóticas, peligrosas o salvajes; no, se dedican a buscar (a rebuscar, como dirían los maestros del lenguaje) entre lo que los demás han dejado sin ver, sin percibir, como una nueva forma de llegar a lo que se escapa por obvio, por cercano. CASAS Casa natural de Libra A Libra, el signo de las balanzas, en la “domificación” astrológica se le asigna la Casa VII. Esta será, pues, su “Casa Natural”; se cree que, en la citada casa, es donde tienen lugar las relaciones, los contratos y cualesquiera proyectos asociativos. Esta Casa VII está dominada por Marte y, consecuentemente, su influencia es muy fuerte y violenta, hasta el punto de trastocar los proyectos asociativos del nativo de Libra y, particularmente, la elección de su cónyuge. Se dice, al menos por parte de la Astrología clásica, que Marte tiene malas posiciones en la Casa VII y, por ello, resulta muy frecuente hallar nativos del signo Libra, en esta circunstancia, que muestran una actitud apática ante el matrimonio (no obstante tienen mucha suerte en el amor pues, difícilmente, un nativo de Libra podrá encontrarse sin varias alternativas para elegir pareja). MITOLOGIA Los mitólogos explican que Libra es el signo del equilibrio, y todas las tradiciones lo representan por una balanza. Ocupa el séptimo lugar en la esfera zodiacal y, por esto, determinadas escuelas astrológicas -además de la Numerología-, lo relacionan con el simbolismo del número siete, al igual que la espada y la cruz. En este caso, los nativos de Libra estarían imbuidos de las características que la Ciencia de la Numerología atribuye al siete: eficacia y triunfo, espiritualismo y utopismo, cientifismo y erudición. Sin embargo, otras tradiciones relacionadas con la Numerología, defienden teorías en las que muestran la incidencia en Libra de otro número distinto del siete: el número cinco; todas las corrientes astrológicas, tanto clásicas como modernas y contemporáneas, aceptan al número cinco como representativo del simbolismo de Libra. En este caso cambiaría la circunstancia del nativo de Libra, ya que el número cinco representa la agresividad y el nerviosismo, el pesimismo y el escepticismo, la queja amarga por lo dura que la vida se muestra con los nacidos bajo el signo de Libra y, en definitiva, el abatimiento y el desmayo al no poder superar los obstáculos que aparecen en su sinuoso camino; no obstante, algunos estudiosos de la Astrología opinan que, a menudo, los Libra dominan esta situación nefasta a base de ejercitar ininterrumpidamente su fuerza de voluntad. Símbolo de la Justicia, esto es Libra desde las primeras simbolizaciones. La Astrología antigua introduce el signo emblemático que todos conocemos: una mujer con los ojos vendados que lleva en una mano una balanza y en la otra una espada. La mitología explica que esa mujer es la diosa de la Justicia, también llamada Temis; hija del Cielo y de la Tierra, pues aunque durante mucho tiempo viviera muy a gusto y por 28 28 propia voluntad en la tierra, los horrores y desmanes que sobrevinieron en la llamada Edad de Hierro, la ahuyentaron y, presa de gran dolor y miedo, buscó refugio en el cielo; desde aquí aparece formando la constelación de Venus, en la parte del Zodiaco que denominamos Virgo. ESCORPION: COLOR ROJO, METAL HIERRO, DIAS MARTES, NUMERO 2 AMOR Fuera de los períodos de entrega al amor, cuando ceden y confiesan esa debilidad que se llama amor, los escorpión se dedican a una vida de soledad llena de ocupaciones muy importantes o que parecen serlo. No soportan bien la falta de compañía, el amor necesitado, no tanto por su ausencia como por el ataque a su orgullo (que no vanidad) que representa el tener que reconocer tal debilidad sentimental, tal falta de respuesta a un problema tan sencillo y tan racionalizable como es ese engaño del amor eterno. Pero cuando desaparece el estado de soledad forzosa, entonces ningún escorpión se acuerda de buscar explicaciones racionales a esa furia que le devora y a esa inquietud por sustantivar sus sentimientos. SALUD Si el nativo de Escorpión se encuentra con una salud problemática, él mismo se hará médico en sus horas libres, aunque no le quede ni un segundo sin ocupar. Pero, si se obstina en que preocuparse por un asunto de la Naturaleza es una pérdida de tiempo, entonces no habrá forma de que se acerque un especialista a verificar una simple operación de reconocimiento. TRABAJO Nadie más respetado que un escorpión en su vida profesional. Nadie más temido que un escorpión, pero no por crueldad, sino por su fuerza y su preparación. Estamos frente a una clase de personas que se preparan a conciencia antes de emprender una actividad, que estudian en profundidad el terreno, los rivales. las dificultades y los medios disponibles. No hay posibilidad de excusarse con ellos mencionando -de pasada- que era un imprevisto, que fue algo inesperado, para justificar el error o la imprevisión. AVENTURA En primer lugar, para una escorpión o un escorpión no hay posibilidad de aceptar como tal aventura algo que no sea grandioso; el resto es correr una aventurilla, pasar el rato. Básicamente, para los escorpión el mundo es aceptable en tanto en cuanto plantea un reto. Por este lado es válido, ya que la aventura es un reto a muchas cosas, desde la ruptura de la rutina (algo odiado por los creativos escorpión) hasta el temor a lo desconocido. Pero también la aventura en sí tiene un aire bastante frívolo y eso es un punto negativo para su valoración, porque los escorpión tienen un miedo muy profundamente metido en su cuerpo a ser débiles y a la debilidad en su conjunto. CASAS Casa natural de Escorpión La teoría y existencia de las Casas en Astrología, así como el problema de la importancia de la domificación, sigue aún discutiéndose entre los astrólogos. Para unos, la 29 29 importancia de las Casas es mínima, desde luego mucho menor que la importancia de los signos; para otros, en cambio, la significación de las Casas es decisiva y su estudio dentro de la Astrología debe ampliarse cada vez más. Lo cierto es que el ciclo de las doce Casas es similar al de los signos, y, al igual que estos, se distribuyen y combinan entre sí, dando lugar a la siguiente división: cardinales, fijas y comunes. Si se emplea el criterio de los elementos, las Casas se clasificarían igual que los signos, es decir: Casas de tierra, de agua, de fuego y de aire. Existe, sin embargo, un criterio referido a la relación de las Casas con el Sol, que no se encuentra en los signos; a saber: Casa del alba, Casa del mediodía, Casa del crepúsculo y Casa de la medianoche. A la Casa del alba le correspondería una atracción máxima; a la Casa del mediodía le compete también una acción excesiva, pero referida a un aspecto psíquico y somático al tiempo; a la Casa del crepúsculo se le atribuye cierto cansancio, producto de la disminución de aquella fuerza magnética original; por último, el lugar donde reina la tranquilidad, la inacción y, en el que la ausencia de seducción y absorción son palpables, no es otro que la medianoche. No obstante, las Casas no coinciden exactamente con los signos y, por tanto, los astrólogos se ocupan de ellas separadamente. Y, así, la Casa natural de Escorpión es la que representa la heredad y la muerte, también la renovación y la transformación: El signo de Escorpión se encuentra entre los 211 grados y los 240 grados; su espacio no coincide con su casa natural, es decir, con la Casa VIII, pero la incidencia de ésta Casa en el signo del Escorpión es latente. Para conocer el alcance de semejante influencia hay que tener en cuenta, además, otras variables, por ejemplo que la Casa VIII se opone a la Casa II, representativa de las ganancias y el dinero; que la Casa VIII es una Casa cardinal y, por lo mismo, obliga al sujeto a relacionarse con su entorno, a mantener una actividad apreciable. Es también una Casa de agua, lo que indica cierta intervención del sino o del azar. MITOLOGIA Parece que antiguamente el signo del Escorpión se lo asociaba con la corrupción y la muerte y, en ocasiones, venía a simbolizar el espíritu de la venganza; también la pérdida del estado de inocencia en que el hombre y la mujer se hallaron en un principio; no obstante, se decía que, al fin, el triunfo del Espíritu sobre la Materia sobrevendría, a pesar de todo, irremisiblemente, aunque al Escorpión se le relacionaba más con lo fálico y lo sensual que con lo etéreo y lo espiritual. En la interpretación emblemática de los animales se afirmaba que el signo del Escorpión tenía mucho que ver con la salud. En la época medieval, este octavo signo del Zodiaco era tenido por símbolo de la traición y de la falsedad; la iconografía y el arte cristianos lo usaban para expresar, simbólicamente, el error que la raza semita cometía al no reconocer la evidencia de la presencia del enviado de Jhavé. Algunos mitólogos y simbolistas modernos interpretan al Escorpión fundándose en los estudios de Mircea Eliade sobre los monumentos megalíticos y, añaden, como estos están formados por un elemento que significa cohesión y coherencia, es decir, por la piedra. Los menhires, por ejemplo, con su posición vertical nos indican y manifiestan que existe una relación entre la Tierra y el Cielo, entre lo que está abajo y lo que se halla arriba. Al mismo tiempo, esa verticalidad simboliza, también, el principio masculino; pero otras escuelas de mitólogos 30 30 prefieren para el menhir un significado relacionado con la maldad y, así, la citada piedra sería una prueba de la existencia de la estaca, de un instrumento de tortura y de la necesidad, consecuentemente, de un verdugo que ponga en funcionamiento el útil de marras. Esta estaca de sacrificio se convertiría, como expiación, en el eje del mundo, con lo cual se añadiría también un componente proteccionista materializado en la idea de Cábala, referida a cómo los restos mortales del ser humano pueden permanecer unidos a una parte del alma; lo mítico y lo religioso se funden, por tanto, y se identifican; las teorías y doctrinas animistas preconizan, incluso, la adoración de ciertas piedras caídas del cielo, que no serán más que meteoritos. SAGITARIO: COLOR VIOLETA, METAL BLANCO Y BRILLANTE ESTAñO, DIAS JUEVES, NUMERO 1 AMOR Es bueno no tropezarse con un sagitario, si no se quiere sufrir innecesariamente, mientras este esté en plenas facultades físicas y en plenas inquietudes anímicas. Así que resulta francamente provechoso dejar de interesarse por los sagitario en activo mientras están en su juventud y esperar a unirse a ellos cuando ya han agotado sus primeras experiencia, atropelladas y nerviosamente juveniles. Lo que no deben temer de los sagitario es que les engañen, que mantengan una relación ficticia y mentirosa, en la que las promesas sean sistemas de conseguir con mayor facilidad sus objetivos y en las que las clandestinidades no sean toques de romanticismo, sino estricto pragmatismo para evitar encuentros desagradables o embarazosos para ellos. SALUD Fuerte y vigoroso, activo y atlético, aquí tenemos al perfecto, animoso y entusiasta sagitario. Con una resistencia envidiable, con un corazón a prueba de esfuerzos sin límite. Todo un manantial de salud para él y apto para pasar cualquier prueba. Pero el sagitario se desgasta completamente, se aniquila al máximo, si no le detiene algo o alguien en su vida. Activo totalmente, rápido hasta la exageración, nuestros amigos sagitario pueden seguir de pie hasta el desfallecimiento y lo harán, si nada les frena, sin darse cuenta, cayendo como hojas secas cuando ya no tengan más reservas, cuando hayan quemado el último ápice de energía. TRABAJO Los sagitario son un poco bruscos en el trabajo y fuera de él, tal vez por su desprecio hacia las convenciones sociales o históricas. Pero son personas honradas y no se andan con tapujos, por lo que su vida profesional se puede resentir por la rudeza con la que actúan. Da lo mismo que se trate de socios que de clientes o competidores, los sagitario no van a andarse con rodeos y dirán, a destiempo, lo que podía haber esperado un poco más o no debía haber sido dicho. Pero no se inventó la hipocresía pensando en ellos, ni tampoco parece ser que se inventara la diplomacia por una petición de los sagitario. Son bruscos (ellos prefieren decir que son francos) y no consiguen que se enfaden socios, clientes o competidores obviamente irritados: no, los sagitario caen bien, por su modo duro y directo de hacer y decir las cosas. A otros, ese mismo estilo y ese mismo lenguaje les podía haber costado un rencor eterno, pero a ellos se les perdona y hasta hay quien encuentra graciosa su forma de actuar y comportarse: les parece divertido que haya gente de tal categoría y que sean tan tremendamente sinceros. AVENTURA Aquí están los sagitario en su verdadero ambiente. Nada hay que les atraiga más que la aventura. Es una necesidad muy íntima, nacida del deseo de respirar, de vivir, de romper con el horrible castigo de la rutina y de la repetición obligada de hábitos de nuestra fisiología. Basta con ponerle en medio de un posible peligro (que no sea desmedido) para que un mortecino sagitario se desperece y empiece a sentirse vivo. Basta con obligarle a sujetarse a un racionamiento físico y espiritual, para que el sagitario mas fuerte y sano se enmohezca y apague. CASAS Casa natural de Sagitario Las diversas situaciones por las que atraviesa la vida de los nativos del signo Sagitario se reflejan en las Casas, ya que éstas influyen sobre la propia historia, siempre dinámica, de las personas. Todos los estudiosos de la Astrología afirman que las Casas no tienen tanta importancia como los Signos, pero que aportan datos fundamentales que contribuyen al mejor y mayor conocimiento de un determinado tema astral. Aunque se afirma que la división del Zodiaco en Casas es una pura convención (y el criterio utilizado para ello resulta en muchos casos inconsistente), no obstante, tal estado de cosas es aceptado por la generalidad de todos los astrólogos, tanto antiguos, como modernos y contemporáneos; la “domificación” es, pues, un dato más con el que hay que contar si se quiere realizar un estudio riguroso y profundo del Zodiaco y su influencia y repercusión a través de las doce Casas que lo conforman y componen.

La Casa Natural de Sagitario es la Casa IX: Casa de los viajes largos, de la amplia y superior cultura, sobre todo de la preocupación por el saber filosófico y científico. En la serie de las doce Casas, la Casa IX, se opone y se complementa a la Casa III. Pero, mientras aquélla introduce al nativo en el mundo y le hace partícipe de la sociedad, ésta en cambio marca las fronteras de la individualidad y de lo privado. Al tratarse de una Casa común, incide en el mundo material del nativo de Sagitario, comunicándole una determinada capacidad para el análisis y la síntesis cuando se presenten asuntos que tengan que ver con lo crematístico. Pero como también está considerada como una Casa de fuego, su influencia en las personas nacidas bajo el signo de Sagitario puede ir dirigida a reforzar su éxito personal y su creatividad. MITOLOGIA Recientes investigaciones y descubrimientos arqueológicos, especialmente en lo que respecta a la llamada pintura esquemática, muestran la importancia de la simbología desde tiempos antiquísimos. El signo de Sagitario, o el Arquero, ha sido representado en las pinturas rupestres de la Edad del Bronce (hace ya más de cuatro mil años), dentro de un conjunto de estética esquemática en el que también aparecen representaciones de ciertos astros y otros símbolos astrológicos. Tradicionalmente a Sagitario se le reconoce una naturaleza bidimensional, antinómica y dual: por una parte, es un símbolo cósmico representativo de lo etéreo y su naturaleza sería entonces espiritual; por otro lado, encarna al animal y su naturaleza se aparece como formada exclusivamente de todo lo perecedero, es decir, de materia. De aquí que toda la ideografía, tanto antigua como moderna y contemporánea, lo identifique con un arco ora tenso, ora laxo, pero nunca en permanente quietud, cual si se tratara de mostrar la interna contradicción que encierra en sí semejante pictograma: se dice que es un nexo que une el mundo de la idea con el mundo de la práctica y la materia; también un puente mediante el que la tierra se comunica con el cielo. Se habla también de tres principios: el primero sería Sagitario, el segundo el Centauro y el tercero el Arquero; cada uno de ellos detentaría una determinada naturaleza, y su unicidad aunaría la llamada triple naturaleza. El Centauro resultaría ser un animal monstruoso y fabuloso, una combinación de hombre y caballo que tendría, por tanto, dos brazos humanos y cuatro patas de caballo. No siempre se les representa con seis extremidades ni de la forma enunciada, pues en ocasiones poseen piernas de un ser humano y sólo la mitad posterior se asemeja a un caballo. Se supone, y así lo atestiguan todas las leyendas de la antigüedad, que estos seres fantásticos y quiméricos vivían en los montes y en las montañas de Tesalia y de Arcadia; sus modos y maneras eran de una rudeza inusitada y brutal, pues comían carne cruda y bebían en exceso hasta embriagarse con el mejor de los vinos cosechados artesanalmente, procedentes de las uvas seleccionadas en las viñas del campo de la Elide y en las tierras más fértiles de Magnesia. El Arco siempre fue considerado por los animistas y por los mitólogos como detentador de energía, su simbolismo encierra en sí el concepto de fuerza externa que actúa como acicate y que, al mismo tiempo, mantiene en tensión al sujeto sobre quien se apega; se le reconoce, pues, como centro de autoridad y se afirma que es la base y el fundamento del poder, no sólo anímico, sino también físico. CAPRICORNIO: COLOR NEGRO Y VERDE OSCURO, METAL PLOMO, DIAS SABADO, NUMERO 4 AMOR Los capricornio no presumen de nada, simplemente actúan de acuerdo con su sentimiento. Los capricornio no potencian la posesión o la entrega ajena, no necesitan tales seguridades porque ellos están seguros de lo que hacen y de por qué lo hacen, no son “donjuanes” que necesiten reafirmarse con el nuevo o la nueva amante y que tengan que exhibirle/la delante de conocidos para confirmar su valía y su éxito. Así, si un capricornio que parezca responder a lo que el signo le exige, le confiesa su amor, no le debe quedar otro remedio que creer, a pies juntillas, sus palabras y aceptar tal declaración como una verdad sin resquicios de conquista ni asomos de halago para conseguir algún otro objetivo escondido detrás de lo declarado. SALUD Clásica era la afirmación de que este signo tan duro tenía un punto flaco en los huesos. Decían que los capricornios sufrirían de mayores en sus huesos y en las articulaciones de sus huesos. También se decía que sus huesos eran largos y fuertes y que tenían piernas y brazos largos y bellos. No es fácil decir si se mantiene la tesis corporal en la actualidad, pero después de leer muchas veces estas clasificaciones externas y ver en la cotidianeidad tipos tan dispares, resulta casi imposible conformarse con generalidades de tal calibre cuando uno mira en su entorno y se ve a tantas personas nacidas en un mes zodiacal cualquiera y que tienen los rasgos caracteriológicos de tantas y tantas razas. Si el zodiaco se aplica lo mismo a tailandeses que a escandinavos, a maorís que a bretones, toda generalización óseo muscular empieza a perder validez y hay que dejar la fórmula para los científicos de la astrología, que sólo quieren rigidez en los principios y totalitarismo en los enunciados englobadores de signos. TRABAJO Los capricornio suelen ser personas muy prácticas, nada dadas a ensoñaciones ni a misterios, así que son realistas y esta es una buena, muy buena cualidad para enfrentarse a las obligaciones y complicaciones del trabajo diario y continuado, aquel que se debe mantener a un ritmo igualado si se quiere que pueda llegar a su remate y coronación, es decir, a su finalización pero con éxito, no sólo cumpliendo los mínimos exigidos. AVENTURA Con el signo de tierra a sus anchas espaldas los capricornios. ¿para qué van a querer la aventura? Con Saturno en su cielo, con ese afán de orden y disciplina, ¿cómo les van a interesar las aventuras? No son aventureros en absoluto, se trata pues de hacer que su mundo tenga poco o nada que ver con esa pérdida de tiempo tan total, esa estúpida forma de hacer que el sentido de una vida se desperdicie andando por ahí, yendo de un lado a otro sin sentido ni significado. La aventura única y posible para los capricornio, tiene algo que ver con el romanticismo, mucho en común con el amor, pero poco o nada con la fama y la gloria, con el sentimiento morboso del riesgo premeditado y el goce de la triunfal terminación de una aventura, a la espera de que llegue la próxima y sucesiva. Los capricornio no quieren nada con el azar, con la suerte, con la fortuna, con todas esas claves y calificaciones tan ligadas a la aventura, a andar a la aventura, sin saber (porque se busca precisamente por eso) a qué atenerse. CASAS Casa natural de Capricornio Ya desde muy antiguo afirmaban los astrólogos que las moradas y lugares de los astros, en número de doce, se hallaban por encima y por debajo de la línea del horizonte; se hallan, continúan diciendo los astrólogos antiguos, separadas entre sí por la linde que separa la posterior de la inmediatamente anterior, a la que denominan cúspide; en la actualidad no es aceptada la teoría de las cúspides de las Casas por determinadas escuelas astrológicas e, incluso, se afirma que la domificación apenas aporta gran cosa para la correcta interpretación de un tema astral cualquiera y, por tanto, estas corrientes astrológicas se muestran remisas y reticentes a aceptar los diversos estudios realizados sobre las Casas y su significación e incidencia en los nativos de un determinado signo zodiacal. Sin embargo, la mayoría de los astrólogos, tanto antiguos y modernos como contemporáneos, acepta la teoría de la domificación, cada cual con su propio matiz y criterio. Y, según esto, se dice que la Casa natural de Capricornio conlleva en sí cierta posibilidad de éxito social y personal, público y privado; se encuentra situada en el lugar opuesto a la Casa IV y su cúspide anterior raya con la Casa IX, mientras que su cúspide posterior terminará en la linde de la Casa XI. Puesto que el ciclo de las doce Casas es similar al de los signos, sucede que aquéllas también se dividen como estos; aunque la división de los signos parece que tiene un verdadero interés, en contra de la clasificación de las Casas que sólo contiene un atractivo formal. Esta Casa X es cardinal, pues relaciona al sujeto con su entorno y preconiza una actividad en la que el nativo desarrolla sus facultades personales. Al propio tiempo, es una Casa de tierra, porque relaciona al nativo con las cuestiones prácticas derivadas de la vida diaria y cotidiana, como el dinero. el poder, el crédito, etc.; finalmente, desde el punto de vista del magnetismo psíquico, se puede hablar en términos de una Casa que pertenecería al mediodía. MITOLOGIA Todos los manuales de Astrología citan al signo de Capricornio de forma dual, Capricornio/Cabra, lo cual le da un significado emblemático que se conserva aún intacto; por ejemplo, para los antiguos hebreos la Cabra personificaba a la culpa que era necesario expiar y anegar por medio de una ofrenda universal, de un chivo expiatorio que debería ser sacrificado para redimir a toda la humanidad. En la selección de animales del arte popular, se le asigna a la Cabra el puesto número dieciséis; su pictograma aparece entre la figura del Unicornio y la figura del Buey. Esto es importante constatarlo, puesto que en el simbolismo animal, el orden en el que estos aparecen, indica una cierta jerarquía y correspondencia cuyo significado nos lleva a la más plena comprensión de los distintos sistemas de agrupaciones zoológicas. En las carrozas simbólicas que describen procesiones de animales, aparece la Cabra entre el Jabalí y el Cisne, lo cual significa la neutralización de una energía no racionalizada, ni sometida a voluntad o mandato algunos, que estaría representada por el Jabalí, y la captación de la profundidad de los instintos, que detentaría la hermosa figura del Cisne. La significación emanada de aquellas figuras, de aquella fauna fabulosa, que se encuentra en las marcas de papel, tan frecuentes por todo Occidente a partir del siglo XIII, nos remite a un origen onírico, simbólico y hasta místico. Prestigiosos psicólogos de nuestra época, por ejemplo Jung, han estudiado tales hechos y sus connotaciones; de esta manera interpretan la representación de los diversos y numerosos animales como un simbolismo del instinto de fuerza y de grandeza, de poder y de gloria que se encontraría en el estrato del inconsciente: cuanto más primitividad existiere en el animal, más profundo será el estrato del inconsciente. Parece ser que en el planisferio esotérico, el signo de Capricornio es un primer principio articulatorio y representativo de la servidumbre material, y representaría, no obstante, la regeneración y el renacer; la llamada piedra de Onice sería la piedra mística de esta constelación de Capricornio. ACUARIO: COLOR VIOLETA Y VERDE OSCURO, METAL URANIO, DIAS SABADO, NUMERO 5 AMOR Los acuario son gente pronta siempre a la compañía y, para bastantes de los que les conocen, esta forma de ser es una auténtica bendición; pero para otros, que los ven desde fuera, su deseo de compañía se confunde con una coquetería inexistente. Entonces, si se toma esta segunda forma tan superficial de ver las cosas, los acuario pueden aparecer como unos frívolos acaparadores de atención, cosa que, en realidad, nada tiene que ver con su carácter vital. Los acuario necesitan estar en compañía para dar validez a su mundo intelectual, para discutir y comprobar la inteligencia, para juzgar la certeza de un planteamiento o el valor de una idea. Entonces, su capacidad afectiva también se vuelca en la otra forma de contacto humano, y juntos cariño e interés (intelectual) se unen para dar a la relación otra forma diferente de enfrentarse a sus muchos seres queridos. SALUD Valientes y desordenados, otros seres no tendrían tantas posibilidades de salir de esa tendencia innata al abandono, pero los acuario sí que saben hacerlo. Todo, excepto llevar una vida lógica y enmarcada en la realidad en la que viven. Si tienen tendencia a engordar, serán obesos, si la tendencia les mueve a la delgadez, serán plenamente delgados. Nada van a hacer para parar el proceso natural (por eso, porque es natural) que les viene entregado con el resto del paquete fisiológico. Algunos le llamarían a esto abandono y no es así, ni tampoco es mera resignación. Es otro tipo de aceptación consciente de la propia esencia física y evitar perder el tiempo tratando de luchar a la desesperada contra lo que es evidente. El ejercicio tampoco es otro de los apartados de la prevención que puede achacarse a los acuario. Su sistema cardiocirculatorio se resentirá y les importará poco o nada, sobre todo, porque se trata de un proceso a largo plazo y a ello les trae sin cuidado, como no les llega a importar el envejecimiento, en el que también ven la posibilidad de una nueva experiencia. Sus probabilidades de tener roturas, fracturas, luxaciones, es bastante más elevada que la mayoría de los personajes de otros signos; pero no se trata del peligro de los deportistas, sino el fruto del descuido, del abandono, la mala postura, el mal movimiento. TRABAJO Profesionalmente, y en los demás aspectos de su vida, los acuario saben muy bien lo que se hacen y por qué lo hacen. Conocen a fondo aquellas materias en las que la suerte o la elección les ha llevado a especializarse y tienen, además, un amplio bagaje intelectual que puede ser o no complementario, pero que, por lo menos, les ayuda a ver la panorámica cotidiana con muy distintos ángulos y enfoques. Su experiencia profesional (y su capacidad) viene dada por esa red de conocimiento que se va trabando casi sin sentir, desde el momento en el que, de niños, abren los ojos a la vida. Con lentitud, primero, y con una perseverancia atroz después los acuario se van haciendo preguntas muy sencillas ante las incógnitas o los tópicos y van construyéndose un mundo de respuestas muy sencillas (e inteligentes) que después, tal vez muchos años más tarde, encontrarán su aplicación o no llegarán a ser aplicables a nada concreto pero que harán de ellos seres muy fiables, si es que se les quiere escuchar, porque, por otro lado, los acuario no suelen ser de los tipos humanos que gozan haciéndose oír, sintiéndose importantes ante los demás. Su grandeza radica en sí mismos y no necesitan la satisfacción del reconocimiento multitudinario para ser como son. AVENTURA No son los acuario aventureros por naturaleza, nada hay en el mundo de lo imprevisto que les pueda llegar a mover en una dirección tan exacta como es la aventura, en la que no cabe la imprevisión de partida. Pero los acuario, tal vez sin saberlo, se encuentran embarcados en una larga travesía a la que llaman vida y toda su longitud está ocupada por una meta fijada de antemano: la idea de llegar a la verdad, aunque tal trayecto sea casi infinito y las dificultades, previsibles de antemano, se amontonen desde el principio mismo de la travesía vital. CASAS Casa natural de Acuario Los astrólogos de todos los tiempos coinciden en afirmar que la Casa correspondiente al signo de Acuario es la Casa XI, la cual pone al sujeto en contacto con el mundo y con sus semejantes; por tanto, se diferencia de su domus opuesta, es decir. de la Casa V; el significado de aquélla, nos referimos a la Casa XI, supera, y en ocasiones se opone, al simbolismo de la Casa V: así lo afirman algunas corrientes astrológicas que han estudiado con sumo cuidado los efectos de la domificación. Así pues, y siempre según esta corriente astrológica, la Casa XI es la casa natural de Acuario. Es la Casa XI una de las que mayor significado adquieren; el nativo de Acuario muestra, e intenta realizar, sus aspiraciones y sus proyectos sin dejarse moldear y, por tanto superando, por las circunstancias; y ello es así porque la Casa XI pertenece a las llamadas Casas fijas. Desde otra perspectiva, el nativo del signo Acuario está preocupado por lo accesorio y busca la colaboración de sus compañeros, socios y amigos; y ello porque la Casa XI es una Casa denominada de aire. Acaso por eso su simbolismo siempre nos remite a la esperanza, y a la confección de proyectos, que en casi todas las ocasiones se lograrán por parte del nativo del signo Acuario, pues es característico de éste saber elegir bien sus consejeros o sus colaboradores. La influencia del nativo del signo de Acuario en el mundo material, en el mundo que exige realidades y resultados, queda asegurada, según la llamada teoría de la derivación de las Casas, por la distribución de las influencias en el campo somático y físico. MITOLOGIA Se cree, desde las más antiguas civilizaciones y pueblos, que el undécimo arquetipo del Zodiaco (es decir, el signo de Acuario), acoge en su seno y bajo su influencia toda manifestación que contenga connotaciones ocultistas o místicas. Las personas nacidas bajo este signo tendrán grandes proyectos y serán, al propio tiempo, capaces de proponerse grandes ideales, en cuyo intento de materialización pondrán especial empeño. Se le denomina por las diversas corrientes astrológicas, el portador del agua, y suele representársele alegóricamente bajo la figura de un hombre que lleva un ánfora en sus manos, de la cual se derrama el líquido que contiene; con ello se significa el simbolismo de las ondulaciones que forma el agua al caer, la no linealidad, la desigualdad y los altibajos en las vidas humanas en relación con muchos de los objetivos propuestos. En el zodiaco de los egipcios, la representación emblemática del aguador varía respecto del zodiaco occidental, pues aquéllos representaban al hombre de Acuario portando dos ánforas, en lugar de una, en sus manos. Parece que con esto querían simbolizar no sólo un aspecto cualitativo del simbolismo del signo de Acuario, sino también un aspecto cuantitativo y numérico, que expresaría la doble tensión a la que está sometido todo ser humano, la fuerza del espíritu y de lo etéreo, por un lado; y por otra parte la atracción de lo sensitivo, lo somático y lo corpóreo. Este aspecto, activo y pasivo al mismo tiempo, es una prueba fehaciente de la duplicidad y la aporía en la que en muchas ocasiones se halla inmerso, como prisionero, el ser humano; también es el resultado de la disgregación y descomposición de las fuerzas que actúan por debajo de la historia aparente, es decir, de la llamada intrahistoria, las cuales son capaces de cambiar lo fenoménico y de desviar un proceso, iniciado en la base de esa intrahistoria, hacia otro ciclodependiente de la historia aparente. Esta representación gráfica de los egipcios, en la que el hombre mantiene dos recipientes con agua en sus manos, se debe a que aquéllos identificaban, en cuanto tenían ocasión, a su dios Hapi con el signo de Acuario, al propio tiempo que consideraban al río Nilo como la personificación de aquel Dios. Su significado iconológico nos lleva a la convicción de que hay que sustituir el llamado principio de disolución y desbaratamiento, parece como si existiera cierta relación con la ley de la entropía, en Física, mediante la que se enuncia que en la naturaleza, así como en el cosmos, todo tiende al desorden y al frío por la consecución de la innovación y lo inédito. En Acuario se auna lo práctico y lo teórico, la reflexión y la acción; su pictograma, dos líneas ondulantes, simboliza la fuerza de la corriente del agua. PISCIS: COLOR AZUL CIELO, METAL PALARIO, DIAS JUEVES, NUMERO 2 AMOR A los piscis no les es nada fácil concretarse en una pareja estable, por lo menos cuando es más abundante y menos comprometida la relación, es decir, en la juventud. Después las cosas se ponen menos gozosas, toman formas más complejas y ya no es cuestión de andar de juzgado en juzgado, de corte en corte, tratando de arreglar documentalmente lo que se ha hecho en un momento de euforia, en una oleada de sensaciones. SALUD Los piscis son un tipo de persona en la que el dolor no parece tener cabida. De hecho, los piscis son gente bondadosa y amable y no parece que tras su sonrisa constante se pueda agazapar un sufrimiento; pero es su buen carácter, su forma de ser tan cálidamente humana y humanitaria, la que les hace esconder cuidadosamente lo que pueda desagradar o inquietar y dejar que sólo se vea la mascarilla de la dulzura y que se trasluzca una plácida sensación de apoyo y entrega a sus semejantes (que somos todos). TRABAJO Lo mejor en el trabajo de los piscis es, en la mayoría de las ocasiones, su compañía. Ni son ambiciosos ni se convierten en rivales de todos los que habitan (profesionalmente) en sus inmediaciones. Los piscis pueden tener defectos, pero serán por carencia de determinadas virtudes positivas, no por la existencia de defectos intratables. Un piscis, generalmente, sabe bien por su experiencia lo que es equivocarse en cualquier aspecto de la vida y del trabajo y acepta la equivocación (que no la estupidez, la simpleza) en todos los demás, sin reproches, con una mano lista para ayudar al que lo necesite, aunque no lo sepa el ayudado. Son gente muy agradable, que le escucha, le sigue en sus razonamientos, le alienta y le apoya en todo lo imaginable. AVENTURA Los piscis se encuentran en la aventura como peces en el agua y ustedes sabrán disculpar el retruécano de la frase. Raro es que un o una piscis no estén soñando con la aventura; sobre todo, con la gran aventura del amor la más maravillosa de las posibilidades. Si son jóvenes, los piscis pasarán gran parte de su tiempo libre soñando y retocando los sueños de encuentros maravillosos, de heroicos comportamientos, de admirables aventuras en las que brillar por encima de la medianía y verse queridos, admirados y respetados y, lo más curioso, es que no suele hacerles falta ninguna aventura heroica para que se les quiera, admire y respete por su encanto, su dulzura y su eterna entrega a la amistad y al amor. CASAS Casa natural de Piscis Las diversas corrientes astrológicas nos previenen acerca de la excesiva importancia que, en ocasiones, cobran las Casas. Sin embargo. éstas, en su significado original casi todo se lo deben a los signos e, incluso, como ellos, se dividen en cardinales, fijas y comunes. La Casa que nos ocupa, es decir, la Casa XII, es COMUN, lo que indica, en un primer momento, que los nativos del signo Piscis, quienes tienen por casa natural la Casa XII, intentarán en sus acciones logros encaminados a enriquecer su acervo cultural y su propia personalidad; reconocerán, además, cualquier error que pudieran cometer en el desempeño de su profesión o funciones, lo que indica su talante abierto y comprensivo. La significación dada a la Casa XII induce al nativo del signo Piscis al cuestionamiento y replanteamiento continuos de sus proyectos y de los objetivos que una determinada sociedad se proponga. Constantemente se mostrarán, por esto, en desacuerdo con casi todas las opiniones de sus colaboradores y conocidos, por lo que su carácter se tronca taciturno y pensativo: hasta tal punto que, en ocasiones, ya no puedan prescindir del conflicto interno, necesitando éste para planificar nuevos proyectos y originales objetivos. A veces se vuelve hiperactivo con la intención de olvidar su condición, en apariencia, de torturado. Su excesiva preocupación por lo íntimo, lo psicológico y el mundo del espíritu, obliga a las personas nativas del signo Piscis y, por lo mismo, ubicadas en la casa natural de éste, es decir, en la Casa XII, a esforzarse de forma ininterrumpida, por la consecución de una tranquilidad interior sin la que no será posible realizar acción alguna. MITOLOGIA El último signo del Zodiaco se ha prestado desde los primeros tiempos de la Astrología a innumerables interpretaciones. Todos los pueblos y culturas se han interesado por el simbolismo de Piscis y su relación con el líquido elemento; por esto, también se le conoce como el signo de Los Peces. Parece ser que, desde un punto de vista exhaustivo, el pez es un ser asociado por toda la demosofía y mitología, tanto clásicas como modernas y contemporáneas, con el mundo de los llamados movimientos penetrantes y que poseen más energía psíquica que somática o material; su poder ascensional sirve a la iconología tanto pagana, pero purista, como cristiana. Precisamente los primeros seguidores de Jesús de Nazaret acuñan el símbolo del pez que, andando el tiempo, se constituirá en universalmente conocido y representativo de los primeros cristianos; estos fueron, a menudo, designados como pescadores y el animal emblemático representado por el pez sustituía y representaba al Maestro y su doctrina. En la primitiva sociedad cristiana tenía un carácter misterioso y su pictograma aparecía en toda clase de lugares y monumentos; la figura del pez, esculpida o grabada, servía para que los primeros cristianos se reconocieran entre sí y, al propio tiempo, era un símbolo de su unidad de acción. También la ancestral cultura caldea utilizaba la figura del pez para indicar cómo se renovaba de forma cíclica la idea cargada de connotaciones psíquicas, cuyo definitivo simbolismo desembocaba en el último signo zodiacal, es decir, en Piscis. El pez, por tanto, constituía objeto de adoración y ofrenda, y los sacerdotes asiáticos prohibían, por tanto, el consumo humano de pescado: consideraban a la mar y a cuanto en ella moraba y se movía como a la Gran Madre Sagrada.

El gran ciclo de la necesidad, que había comenzado con Aries, signo de fuego, culmina con el dominio de un signo que tiene por elemento lo opuesto al fuego, es decir, el agua, símbolo de equilibrio universal y de eterna placidez; Piscis, o Los Peces, es el signo del Zodiaco que completa y cierra la totalidad representativa del cosmos y su representación a través de los doce signos zodiacales.

GD Star Rating
loading...
Compartelo con tus amigos!!!

Están buscando...

Artículos relacionados:

1 comentario
  1. no sale nada

Comentar