Astrologia: Relocalización Mental de Revoluciones



Relocalización Mental de Revoluciones
Aún hoy recuerdo el impacto que me produjo leer el primer axioma de El Kybalion: “EL TODO es MENTE; el universo es mental”. No podría precisar la fecha en que lo leí, …

Astrologia: Relocalización Mental de Revoluciones

ya que lamentablemente de tanto recomendarlo y prestarlo, un día el libro no retornó a mi biblioteca y entonces no puedo dirigirme a su primera hoja donde, invariablemente, en una especie de rutina familiar que ha pasado de generación en generación, al terminar de leer un libro lo firmo y le coloco la fecha.
Esa frase resonó en mi interior mucho tiempo y aún cuando creo haberla aplicado a partir de allí en un sinnúmero de acontecimientos de mi vida, muchos años después, quizás diez, comencé y sigo aplicándola en la actualidad, cada 28 días, en la relocalización mental de las Revoluciones Lunares y cada año en la relocalización de la Revolución Solar.
No por el tiempo transcurrido, desde 1994, he perdido el asombro que me embarga cada mes que aplico esta técnica, ya que una cosa es entender el Principio de Mentalismo y otra aplicarlo y verlo actuar en la realidad. Tantas veces los incrédulos dicen que quisieran VER para CREER y yo que en una época lejana lo fui, no dejo de maravillarme ante lo que se ofrece a mis ojos.
Recuerdo que en ocasión de acercarse mi cumpleaños del año 1994, durante el desarrollo de una de las clases del curso de astrología al que concurría habitualmente, dictado por el Dr. Carlos Raitzin, vimos mi Revolución Solar y él me sugirió que viajara a Iquique, Chile, para modificarla convenientemente, sugerencia que yo acepté y realicé.
Es importante mencionar que para que éste procedimiento sea correcto se requiere permanecer en el lugar elegido, desde 4 días antes hasta 4 días después del instante en que se produce la Revolución Solar, dentro de un radio de no más de 5 cuadras, el que deberá ser reducido al ámbito del hotel o alojamiento el día de la Revolución.

Este procedimiento suele resultar un tanto largo y tedioso si se lo toma como un período de vacaciones, ante la imposibilidad de conocer los lugares cercanos al sitio seleccionado. Sin embargo, no lo es si se lo aprovecha leyendo, estudiando o meditando. Pero convengamos que es necesario disponer de por lo mínimo 8 días y que ellos no necesariamente son en épocas de vacaciones y no siempre el lugar seleccionado, o mejor dicho casi nunca, es uno que se elegiría para pasear o conocer.
Para los que se acercan por primera vez a este tema, diré que la relocalización de revoluciones permite cambios significativos en la vida de las personas que la realizan, ya que a través de ella se mejora notablemente su calidad de vida debido a que están armonizándose con el cosmos.
Probablemente les asalten las mismas dudas que experimenté cuando mi Maestro me enseñaba estos temas: Es lícito hacerlo? Nos está permitido? Podemos en última instancia cambiar nuestro destino?
Fueron necesarias muchas horas de enseñanza y de instructivos debates para comprender estos temas tan profundos y para convencerme que no solamente era posible sino que existía una obligación de mi parte, ya que El Conocimiento que se me brindaba era para utilizarlo y no para dejarlo ocioso.
En palabras de El Kybalion: “La posesión del conocimiento, a no ser que vaya acompañada por una manifestación y una expresión en la acción, es como el amontonamiento de metales preciosos: una cosa vana y tonta. El conocimiento, como la riqueza, está destinado al uso. La ley del uso es universal, y aquel que la viola sufre en razón de su conflicto con las fuerzas naturales”.
Cuál es entonces la razón de todo esto? Simplemente, el que ha tenido algún acercamiento a la Tradición Esotérica Primordial sabe que tenemos la obligación y el deber de realizar todo aquello que nos mejore, ya sea desde un punto de vista meramente material, pasando por el cuidado del cuerpo físico, hasta llegar a lo más sublime, el cuidado y enriquecimiento del espíritu.
Sin embargo no nos engañemos ni tampoco dejemos crecer vanamente nuestro ego, ya que nada que hagamos no ha sido previsto ya, y esto es muy fácil advertirlo al ver gran cantidad de revoluciones de personas a las cuales se les ha recomendado una relocalización, inclusive en mi caso personal, y advertir con sorpresa que en ellas, o en alguna dirección, ya está previsto el cambio que se les aconsejó efectuar.
Nuevamente aquí uno ve desplegarse la mano de Dios y entonces comprende que sí es lícito efectuarlo, ya que de antemano El previó que tuviéramos este conocimiento o que nos acercáramos a alguien que lo poseyera, concediéndonos la posibilidad de realizar el cambio.
Asimismo, es dable observar lo contrario, es decir enorme cantidad de personas que quieren efectuar una relocalización y no pueden hacerlo por diferentes motivos, ya sea porque ellos mismos desisten de viajar o porque dificultades ajenas se lo impiden. Se nos presenta otra vez ese Poder más alto que decide quién puede ser ayudado, cuándo y cómo.
Con esto he respondido a los dos primeros interrogantes y ahora entramos de lleno en el tercero, que es un tema complejo y extenso, que se refiere a si se puede en última instancia modificar el destino.
No podría de ninguna manera responder con absoluta seguridad a este interrogante, pero lo que sí es cierto es que indudablemente mejoramos nuestra vida cuando comparamos lo que tendríamos que enfrentar si no hubiéramos relocalizado la revolución. Si bien lamentablemente no pueden vivirse esas otras experiencias en paralelo, para el que conoce de Astrología se presentan con absoluta claridad las diferencias.



Es evidente que al relocalizar trataremos de elegir la mejor de todas las configuraciones astrales posibles, por ende la armonía exterior que de ella se desprende, por analogía nos predispondrá interiormente para enfrentar los acontecimientos por venir, modificando reacciones internas y externas, emociones, actitudes y estados mentales, lo que nos llevará, sin duda, a tomar mejores decisiones, logrando resultados más beneficiosos, ya que infinidad de veces hemos sentido que de haber actuado distinto diferente hubiera sido el desenlace.
Si bien el destino existe, ya que si no sería imposible predecir mediante la astrología los acontecimientos futuros, diré que a pesar que la relocalización pareciera un acto puro de “libre albedrío” no lo es tanto cuando se observa que ya estaba considerada en nuestro destino, como expuse anteriormente.
Sobre el tema destino y libre albedrío me remito a los numerosos escritos del Dr. Raitzin que ha abordado este tema de manera muy profunda, sin embargo comentaré que los acontecimientos marcados en el Radix, así como en las revoluciones, pueden vivirse de diferentes formas, en distintos niveles, dependiendo del grado de espiritualidad de la persona ya que el mismo acontecimiento que puede dañar o perjudicar grandemente a alguna, a otra simplemente puede ocasionarle un mal momento pasajero y hasta inclusive, en ocasiones, pasar de largo como si no hubiese ocurrido.
En mi experiencia personal muchas veces he advertido que ciertas direcciones pesadas no han sido tales, pero para entender esto es necesario recordar que si uno ha tenido una buena revolución solar y la reafirma con buenas revoluciones lunares, podemos mejorar el impacto de las direcciones, logrando que las positivas magnifiquen su incidencia y las negativas atenúen su malignidad.
Por todo lo expuesto creo que si se realizan las relocalizaciones de revoluciones solares y lunares y se aprovechan esas buenas configuraciones astrales para actuar correctamente, se ingresa en un círculo virtuoso donde a mayor voluntad, equilibrio, firmeza mental y espiritualización de la existencia, se consigue mayor transmutación interior, lo que se traduce en un grado más alto de libertad individual y por lo tanto de libre albedrío, pasando a dominar las circunstancias de los planos inferiores. Las enseñanzas herméticas indican que el hombre puede usar las fuerzas superiores contra las inferiores, escapando de esta manera a los sufrimientos de los planos inferiores vibrando en los superiores.
Así lo expresa de manera extraordinaria El Kybalion cuando dice: “Cuanto más lejos está la creación del centro, más atada está; cuanto más cerca del centro se llega, más cerca de ser libre está”.
En esto en definitiva, radica la enorme importancia de este tema.
De más está decir que relocalizar una Revolución es una tarea ardua y delicada que requiere experiencia, ya que rara vez se consigue una ideal y es imprescindible por lo tanto sopesar todas las posibilidades para elegir la mejor sin causar males mayores, debiéndose trabajar siempre sobre una Carta Natal perfectamente rectificada.
Es importante destacar que a partir de la obra de Volguine referida a Revoluciones Solares, el Dr. Carlos Raitzin (Dr. Spicasc) investigó ampliamente este tema, descubriendo a través del método experimental no sólo la eficacia de la relocalización, sino también la manera correcta de realizarla, como así también los tiempos necesarios para la misma, que son los que actualmente aplicamos.
Asimismo es necesario recordar que la idea de la relocalización de Revoluciones Lunares se debe exclusivamente al Dr. Carlos Raitzin, quien desarrolló una nueva técnica hasta entonces desconocida y que cuenta en la actualidad con centenares de adeptos que la utilizan para mejorar sus vidas.
Continuando con mi relato, a mi retorno de Chile hablamos de mi próxima Revolución Lunar que se hacía en abril de 1994, buscamos la más conveniente y nuevamente había que viajar a un lugar donde las coordenadas –Latitud y Longitud- eran las adecuadas.
Comentamos entonces que si bien en las Lunares era necesario permanecer en el lugar adecuado sólo 16 horas, desde 8 horas antes hasta 8 horas después del horario exacto en que la Luna pasa por el lugar natal, esto demandaba una disponibilidad de tiempo y dinero no siempre posible. Allí entonces surgió el comentario que cambiaría el futuro, que abriría una puerta enorme al CONOCIMIENTO y me permitiría una vez más, como venía ocurriendo en los últimos años, adentrarme en los SECRETOS DEL UNIVERSO, sólo vedados para los que no solicitan VER.
Las palabras de mi Maestro fueron: “¿Porqué no hace el cambio de coordenadas mentalmente?” Aquella frase fue un impacto y ante mi asombro él agregó: “No olvide que el universo es mental”.
Sin más, pregunté cómo se hacía y si sería seguro que haría el cambio, a lo que él comentó: “Inténtelo, a lo mejor la primera vez no sale, pero quizás, más adelante…”.

Efectivamente, el primer mes no resultó, el segundo tampoco, pero luego y hasta ahora en que lo sigo aplicando no falla nunca.
¿En qué consiste este método? Sencillamente en ponerse cómodo, relajar cuerpo y mente, eliminar ruidos molestos y concentrarse hasta sentir que uno se encuentra efectivamente en el lugar elegido para la relocalización y no más en el que realmente está, tratando de evitar las distracciones. Esto, sin duda, resultará muy fácil para quien tenga experiencia en prácticas de control mental o meditación, pero no para el que carezca de ellas.
El tiempo de concentración requerido surge del método experimental utilizado para arribar a estas conclusiones y es de una hora antes a una hora después del instante de la Revolución Lunar y de dos horas antes a dos horas después de la Revolución Solar. Al decir instante me refiero a la hora exacta en que la Luna o el Sol retornan a la posición zodiacal que ocupaban en el momento del nacimiento.
A continuación expongo el método práctico tal como yo lo realizo.
Consiste en meditar durante el tiempo ya explicitado, comenzando con una relajación profunda y solicitando a Dios permiso para efectuar el cambio de mi Revolución Lunar o Solar con el fin de mejorar mi vida, explicando mentalmente las razones que me llevan a ello y lo que ansío lograr y dando las gracias por anticipado por concederme tal oportunidad, independientemente del resultado.
Luego comienzo a pensar que no estoy más en el lugar en que físicamente me encuentro sino que estoy en la Latitud y Longitud elegida para la relocalización, considerando los grados y minutos, así como si se trata de Norte o Sur y Oeste o Este. Normalmente tengo delante de mí el diagrama de esta Revolución y clavo en ella mi mirada hasta que cerrando los ojos puedo seguir viéndola en mi interior. Sin embargo esto último no parece ser imprescindible ya que le he enseñado el procedimiento a una persona que no sabe nada de astrología y lo logra simplemente concentrándose en las coordenadas, dato que le doy cada mes junto con el día y el horario en que debe realizar el ejercicio. Con este comentario trato que cada persona, en el futuro, pueda imprimirle su sello personal. Lo importante es concentrarse y tener la convicción de encontrarse en el lugar elegido.
Pienso que igualmente se lograría si uno pusiera su atención en una ciudad o pueblo, pero esto tendría una limitación cuando el lugar elegido se presentara en el mar, razón por la cual prefiero las coordenadas.
Eso sí, jamás me planteo la posibilidad de que no se hará la relocalización y con esa convicción encaro el ejercicio.
Siempre lo realizo en la cama, para estar más cómoda y cuando estoy muy cansada confieso que a veces dormito un rato. Es importante decir que cuando se adquiere mucha práctica, si uno se ha concentrado profundamente puede dormirse y el resultado se obtendrá igualmente. De todas maneras trato en lo posible que no suceda, aunque muchas veces las revoluciones se hacen durante la madrugada, lo cual propende al sueño. En todos los casos desconecto el teléfono y pongo el despertador para el horario en que finaliza el período de meditación, logrando con esto eliminar factores de distracción. Asimismo cada vez que la atención se desvía de las coordenadas, suavemente vuelvo el pensamiento a ellas.
Probablemente los que lean este artículo se estarán preguntando la forma de darse cuenta si la relocalización resultó o no exitosa. La respuesta es que los hechos posteriores deben ser absolutamente congruentes con las coordenadas de Latitud y Longitud elegidas. Es interesante comentar que en muchas ocasiones, al promediar el ejercicio de meditación, he tenido la certeza que ya se había efectuado el cambio, debido en algunas ocasiones al hecho de haberme quedado dormida y soñar algo que tenía una directa correspondencia con la nueva Revolución y en otras a un cambio inmediato de humor o actitud en consonancia con la misma.

En la actualidad estoy experimentando sobre la reducción de los tiempos del ejercicio y sobre la posibilidad de cambiar los planetas de sus ubicaciones, si bien en éste último caso he tenido resultados satisfactorios no lo ha sido siempre ya que, como sabiamente me comentara mi Maestro pocos días antes de dejar el plano físico, “ese es otro escalón del conocimiento”. Esto demanda mucho tiempo y muchas experiencias exitosas repetidas para lograr, sobre la base del método experimental, descubrir un procedimiento aplicable en todos los casos con resultados óptimos.
Es claro percibir los beneficios de realizar una relocalización mental, ya que no existe límite geográfico alguno para la elección de la mejor revolución, como sí ocurriría si el lugar seleccionado estuviera en un sitio poco accesible (desierto, océano, glaciares, selva, etc.), amén del dinero y el tiempo requerido para ello. Pero lo más importante de todo es la posibilidad de ver actuar un principio hermético en la realidad y en todo su esplendor.
La idea de relatar los acontecimientos tal como ocurrieron se debe a mi intención de incentivar a los que lean estas líneas para que lo intenten y, aún cuando las primeras veces no obtengan un buen resultado, sigan intentándolo.
Con ello habrán logrado eliminar la presión material y de tiempo que requiere viajar cada mes o cada año, acrecentar la perseverancia y la tenacidad, fortalecer la voluntad y, lo más importante, habrán subido un peldaño en la infinita escalera que conduce al CONOCIMIENTO SUPREMO.
¡Adelante, vale la pena!

NOTA: Solicito a las personas que actualmente estén relocalizando mentalmente sus Revoluciones o aquellas que teniendo conocimientos de meditación o control mental quieran comenzar a realizarlo, se comuniquen con el Instituto Orión, con el fin de intercambiar experiencias que nos enriquezcan a todos y organizar un grupo de trabajo para efectuar investigaciones sobre estos temas.

GD Star Rating
loading...





Compartelo con tus amigos!!!

Artículos relacionados:

2 comentarios
  1. soy astróloga, y lo que estás diciendo no tiene sentido, es como decir que mentalmente podés cambiar tu carta natal.

  2. mariangeles necesito saber si la que estoy buscando sos vos. te visite en el año 1988 en la ciudad de martin coronado. si sos la misma desearìa conectarme

Comentar


Ashley Madison - Have an affair. Married Dating, Affairs, Married Women, Extramarital Affair