LAS EDADES Y LOS CICLOS PLANETARIOS



LAS EDADES Y LOS CICLOS PLANETARIOS

Ciertas edades, consideradas como muy importantes por diferentes culturas y también por gran parte de la actual psicología, tienen su correspondencia con ciertos movimientos o ciclos planetarios.

LAS EDADES Y LOS  CICLOS PLANETARIOS

LAS EDADES Y LOS CICLOS PLANETARIOS

Sobre todo trataremos los ritmos de los planetas lentos, que son los más interesantes.

Cada planeta tiene un ciclo que se denomina retorno del planeta a su propia posición natal. De acuerdo a su velocidad, el planeta tardará más o menos tiempo en regresar a su punto de partida. Así el ciclo de Júpiter es de 12 años, que es el tiempo que tarda en dar la vuelta a todo el zodíaco. En cambio Saturno tarda entre 27 y 30 años, Urano 81, Neptuno unos 164 y Plutón aproximadamente 238 años. Los retornos de la Luna y del Sol a su propia posición natal son respectivamente cada mes y cada año, aproximadamente, dando origen a lo que se conoce como técnicas de revoluciones solares y revoluciones lunares.

Atendiendo a la velocidad de los planetas, sobre todo de aquellos que por su lentitud es difícil que durante una vida regresen a la misma posición natal o retorno planetario, consideramos los ciclos alrededor de la elíptica según los diferentes aspectos que cada uno va formando con su propia posición natal.

Así por ejemplo, el primer aspecto fuerte sería la cuadratura, luego vendría la primera oposición, luego la segunda cuadratura y por fin su vuelta a la misma posición natal o retorno planetario.

A LOS SIETE AÑOS: LA PRIMERA CUADRATURA DE SATURNO

Hacia los siete años aproximadamente, Saturno hace la primera cuadratura a su propia posición natal. Saturno simboliza los procesos retroactivos e inhibitorios y nuestros choques con la realidad, el desplacer y nuestras adquisiciones más elementales para saber mantener los límites y defendernos; así pues, el niño aproximadamente a los siete años, entra en la llamada edad de la razón -denominada edad de latencia por la psicología – que se caracteriza por ser una etapa en que la energía o libido tiene un retiro psicológico.

En las antiguas culturas, esta edad los niños eran separados de las niñas para ser educados por personas de su mismo sexo. Según Piaget, en torno a la edad de los siete u ocho años comienzan a aparecer en el niño los procesos de pensamiento operacional concreto, todo ello muy acorde con los simbolismos Saturninos y más aún cuando podemos ver que en esta etapa los niños normalmente empiezan a cambiar sus primeros dientes y a menudo se generan problemas con la asimilación del calcio. (Recordemos que el sistema óseo en general y el mismo calcio, son regidos por Saturno).

El niño comienza también a sentir el apremio de sus primeras responsabilidades. La posición y situación de Saturno en la carta natal nos dará la magnitud del problema para el niño. Aquí cabe decir que, de alguna manera, la primera cuadratura de Saturno y la primera oposición (que veremos más adelante) tienen más efecto, ya que se producen en una época de formación de la personalidad, determinado de alguna manera nuestras posteriores reacciones a los ciclos Saturninos.

LOS DOCE AÑOS: EL PRIMER RETORNO DE JUPITER

El período de inhibición y retracción que padece el niño alrededor de los siete años, llega a su fin hacia los 11 o 12 años aproximadamente, que es cuando se produce el primer retorno de Júpiter a su posición natal. Aquí aparecen síntomas totalmente distintos a los de la etapa anterior – regida por Saturno – dada la naturaleza del Planeta que rige esta etapa: Júpiter, el Planeta de la expansión, de la búsqueda del placer.

Aquí el niño tiene una expansión sexual y un crecimiento un tanto desmesurado. El niño experimenta los estados afectivos y eróticos que anuncian la libertad, pero en lugar de reaccionar como si fuera pecaminoso se expansionará aún más y sabrá conquistar su libertad, aunque naturalmente esto también depende del medio cultural que lo rodee, ya que un medio adverso hará difícil esta natural expansión.

Piaget nos dice que, en esta edad, aparecen intelectualmente las llamadas operaciones formales, que son un principio de pensamiento abstracto, pensamiento de tipo Jupiteriano. También hay que añadir que en esta etapa aparece la eyaculación en los muchachos y el flujo menstrual en las chicas con el desarrollo de los pechos.

En muchas culturas Africanas y de la Zona del Caribe, esta edad era considerada muy importante celebrándose ritos iniciáticos, dado que eran culturas de tipo Jupiteriano en el sentido de "expresión del instinto y del placer". En la cultura Occidental, más inhibitoria y represiva, se da un mayor valor a las edades de Saturno mientras que, como ya hemos indicado anteriormente, en las culturas Africanas -más expansivas e instintivas- se da mayor valor a las edades de Júpiter.

En cualquier caso, es conveniente recordar que cada doce años se dará un nuevo ciclo Jupiteriano, aunque por supuesto, compuesto con todos los aspectos producidos en ese momento.

A LOS 14 AÑOS: LA ADOLESCENCIA: LA PRIMERA OPOSICION DE SATURNO Y EL SEXTIL DE URANO

Esta edad, que tiene como aspecto más importante la primera oposición de Saturno a su oposición natal, trae consigo todo un cortejo de problemas psicológicos. Recordemos que la palabra "ADOLESCENCIA", viene de adolecer y aquí el muchacho recibe una serie de presiones en su desarrollo, apareciendo de nuevo una serie de trastornos físicos, tales como desequilibrios en la asimilación del calcio, al igual que en la primera etapa Saturnina.

Esta es una de las etapas más vulnerables y conflictivas, normalmente acompañada por una sensación incómoda con el propio cuerpo físico. Es una etapa en que la evolución es rápida y sensible.

Esta edad se enmarca entre los trece y los veinte años, aunque en otras culturas, sobre todo en las civilizaciones primitivas suele ser muchísimo más corta.

A LOS 21 AÑOS: LA MADUREZ: 2ª CUADRATURA DE SATURNO. 1ª CUADRATURA DE URANO

Hacia el final de la adolescencia y entrando en la juventud, encontramos de nuevo una disonancia Saturnina correspondiente a la última cuadratura de Saturno antes de retornar a su posición natal. Pero esta vez va acompañada por la primera cuadratura de Urano al Urano natal, y esto es lo que caracteriza planetariamente la edad de los 20 a 22 años.

Urano, que marca la necesidad de revelarse y la búsqueda de una mayor libertad, normalmente choca con el inhibidor Saturnino, no siendo nada fáciles las combinaciones de estos planetas. Saturno de nuevo representa las presiones del entorno y la adaptación a la realidad.

En esta etapa también es fácil observar desequilibrios en la salud, siendo por tanto una crisis bastante importante.

A LOS 23 A 24 AÑOS: SEGUNDO RETORNO DE JUPITER

Aquí nos encontramos con la segunda vuelta de Júpiter a su misma posición natal o retorno Jupiteriano. Luego, sobre los 25 ó 26 años, vendrán a su vez el primer sextil de Neptuno, el primer trígono de Urano y el primer sextil de Plutón, aunque este último varía más en su movimiento.



Todos estos aspectos nos dan una posibilidad de hacer cambios más armónicos y constructivos en los que poder resolver más tranquilamente los conflictos originados en las anteriores edades, pudiendo así prepararnos para el importante retorno de Saturno a su propia posición natal que se da aproximadamente entre los 28 y 30 años.

A LOS 20 A 30 AÑOS: EL PRIMER RETORNO DE SATURNO

La importancia de esta etapa estriba en que las decisiones y cambios operados durante ella tendrán una larga duración y una gran repercusión en nuestros años venideros, ya que aquí se consolida una serie de proyectos y toma de responsabilidades a largo plazo.

Los aspectos de nuestra vida que más hemos abandonado durante los años anteriores, o los problemas que se han ido acumulando, nos presionarán con más insistencia durante esta época, aunque también es el mejor momento para enfrentarlos y resolverlos en profundidad.

Es curioso observar que, para una gran cantidad de personas, las influencias de Saturno no empiezan a ser sentidas o vividas de una forma distinta a partir de los 28 a 30 años; ya no nos resulta tan maléfico porque hemos asimilado alguna de sus cualidades, como son la maduración y la concreción. Definitivamente se cierra una puerta con nuestro pasado en esta edad.

Si hemos acumulado excesivos problemas y no los resolvemos, su resolución será más lenta y difícil. Todo esto estará supeditado a la posición e importancia que Saturno tenga en la carta.

A LOS 33 AÑOS: LA EDAD DEL SOL

Asistimos aquí al término de un ciclo solar, en el cual el Sol vuelve a su misma posición natal a la misma hora y el mismo día de su nacimiento. Así, si levantamos la carta de revolución solar de esta edad, nos encontramos que las cúspides de las casas son las mismas que las de nuestra carta natal (siempre y cuando cumplamos años en el mismo lugar de nacimiento).

Esta edad marca una especie d reencuentro con uno mismo. Es también una edad dotada de un cierto simbolismo. Por muchos es conocida como la edad mística, del renacimiento, de la transformación. Claro está que los matices de esta edad se observarán en los tránsitos y en la revolución solar para este año.

A LOS 36 AÑOS: TERCER RETORNO DE JUPITER

Hacia los 36 años volverá de nuevo Júpiter a su posición natal, cumpliendo su tercer ciclo y comenzando el cuarto. Realmente, si nosotros esperamos algo sensacional en el retorno de este planeta nos equivocamos, ya que aparentemente no pasa nada.
Pero los hechos insignificantes y las decisiones que tomemos tendrás más adelante una fuerte repercusión.

A LOS 38 A 42 AÑOS: LA EDAD DE LA GRAN CRISIS

Sobre estas fechas, sumamente importantes y peculiares, se juntan una serie de disonancias. Así tenemos el retorno de Urano, Neptuno con su primera cuadratura, la Oposición de Saturno y ciertos aspectos inarmónicos del cuarto ciclo de Júpiter (también en ciertas generaciones, la primera cuadratura de Plutón aunque por variabilidad de Plutón, ésta puede darse entre los 40 y los 50 años aproximadamente).

Urano y Neptuno hacen que esta crisis se manifieste como del tipo existencial. Muchas cosas que veníamos haciendo empiezan a ser cuestionadas y deseamos empezar nuevos proyectos o planteamientos de un nuevo sistema de vida. Una cierta angustia nos invade durante esta edad y su importancia particular depende de la posición de estos planetas en la carta natal. Así, si tenemos a los planetas Urano o Neptuno angulares, podemos prever que esta etapa será bastante sentida por nosotros. Es difícil decir cual de los dos planetas será el despertador de la crisis. Entre otras cosas depende de si se dan simultáneamente los aspectos de estos dos planetas, que son los principales protagonistas de esta crisis, o se da primero Urano y después Neptuno. Depende, en definitiva, del primer planeta que inicie los aspectos característicos de esta etapa. Hay quienes han llamado a esta edad como una segunda adolescencia; uno llega aproximadamente a la mitad de la vida y siente fuertemente que traspone una frontera.

También las consecuencias de una mala alimentación o de algún tipo de exceso, como el alcohol, el tabaco, etc., empiezan a tener efectos sobre nuestra salud. En el mejor de los casos este período puede marcar un cierto rejuvenecimiento y un recomenzar planes y proyectos. Todo dependerá del estado psíquico y físico con que lleguemos a esta edad.

A LOS 47 A 56 AÑOS

Estos podrían llamarse también los años buenos ya que, exceptuando la cuadratura de Plutón, recibimos una serie de aspectos bastante positivos. Primeramente el cuarto retorno de Júpiter, luego, hacia los 50 años, recibimos un trígono de Saturno -elemento que siempre da estabilidad- y más adelante, sobre los 54 años, recibimos dos poderosos y hermosos trígonos: el primero y único trígono de Neptuno y el segundo de Urano, éste de características bastante positivas para los nuevos planos; y para las ideas y tendencias de tipo filosófico.
Estos aspectos anuncian uno de los períodos más satisfactorios de nuestras vidas; es un momento de hacer lo que siempre hemos soñado y una de las etapas más seguras y estables. Vemos así que atravesar la puerta de los 50 años resulta mucho más fácil que la de los 40.

LOS 50 – 60 AÑOS

Hacia la edad de 50 a 60 años, Saturno y Júpiter, dos planetas que tienen mucho que ver con nuestra formación y desarrollo, siendo también los pilares de nuestro equilibrio, vuelven a su misma posición natal casi al mismo tiempo, Saturno con su segundo retorno y Júpiter con el quinto.

Existen muy pocos trabajos de Psicología sobre esta llamada Tercera Edad, por lo que es difícil saber más datos y conclusiones, pero los ciclos astrológicos nos hablan de los símbolos de estas edades que podemos interpretar como aspecto importante.

A LOS 80 AÑOS: PRIMER RETORNO DE URANO

Tenemos la vuelta de Urano o retorno de su misma posición natal hacia los 80 años, lo cual indica grandes cambios y nuevas maneras de ver la vida. Hacia esta edad aparece la denominada "memoria senil", esto es, el recuerdo de vivencias olvidadas, sobre todo de la infancia (Recordemos que Urano actualiza el pasado).

ALGUNAS REGLAS Y TECNICAS PARA LA INTERPRETACION Y CRONOMETRACION DE LOS TRANSITOS

Para empezar, como es obvio, siempre tenemos que remitirnos a las indicaciones de la carta natal o radical, ya que los tránsitos actuarán determinados por ella. Los tránsitos, pueden acentuar o disminuir las indicaciones de la carta natal o radical, pero nunca contradecirlas, sino determinante la casa ocupada en la carta natal, su signo y aspectos, tanto para el planeta transitante como para el planeta transitado.

Una de las reglas que hay que tener presente siempre para analizar un tránsito es:

Cuando un planeta transita sobre el regente del signo que ocupa en la carta natal, produce sucesos importantes de acuerdo al signo y casa involucrados.

Es un error dividir de una forma tajante los tránsitos en buenos y malos, según la naturaleza del planeta o del aspecto. Esto nos puede llevar a cometer errores y equivocaciones sobre los acontecimientos por venir. Es preferible usar los términos de tránsitos difíciles y fáciles, enérgicos o menos enérgicos, equilibrantes o desequilibrantes, que producen tensión, movimiento, preocupación y despiertan ambiciones o que producen tranquilidad, despreocupación y satisfacción; esto no quita para que haya tránsitos que se muestren claramente difíciles y otros claramente fáciles de superar.

GD Star Rating
a WordPress rating system
LAS EDADES Y LOS CICLOS PLANETARIOS, 10.0 out of 10 based on 2 ratings





Compartelo con tus amigos!!!

Están buscando...

Artículos relacionados:

1 comentario
  1. ME ENCANTA LAS INFORMACIÓN, INTERESANTE

Comentar


Ashley Madison - Have an affair. Married Dating, Affairs, Married Women, Extramarital Affair