LOS ANGELES. Todo sobre LOS ANGELES

LOS ANGELES. Todo sobre LOS ANGELES

LOS ANGELES
En tiempos como los actuales la fe y el descreimiento se confunden y se mecen bajo la sombra del mismo árbol. La sombra que nos daba descanso hoy se ha convertido en materia de discusión y molestia. En un mundo donde la materialidad es más importante que los valores interiores, el espíritu busca expresarse de alguna forma. Sabe de su importancia y no se dejará vencer.

LOS ANGELES. Todo sobre LOS ANGELES

LOS ANGELES. Todo sobre LOS ANGELES


La soberbia y la petulancia de los seres pensantes pueden ser vencida. Pero no a través de una lucha siniestra, sino a través de las mejores armas que el espíritu posee, pues están ligadas a la Justicia, la Belleza, el Amor y la Verdad, están ligadas a Dios. Y Dios es el árbol que hoy ponemos en tela de juicio.
Estamos en los finales de los tiempos. Eso es algo que muchos repiten y no muchos saben a que se refiere. Tal vez incontables personas a través de la historia han querido interpretar las predicciones del Apocalipsis, las profecías de Nostradamus, o las profecías de San Malaquino sin darse cuenta que para entenderlos no hace falta ser un erudito en cuestiones metafísicas o abstrusos cálculos matemáticos. Lo que fue escrito por ellos ha sido hecho con el saber del alma, con el corazón de ser humano dolido, solidarios con las generaciones que vinimos después. “El que tenga oídos que oiga”. Todos lo tenemos y esto se refiere especialmente a quienes con mayor desarrollo de su inteligencia pueden entender las palabras de la Biblia o predicciones antiguas, lo único que se les pide es que ayuden o transmitan el mensaje traducido a palabras cotidianas y simples para que llegue a quienes, tal vez, no tienen tan desarrollado “ese oído” para captar aquellos mensajes tan sublimes e importantes para todos.
En este trabajo no encontrarás diversión, pero sí alegría. La alegría que llega de palabras muy lejanas, tan lejanas como las estrellas que estas mirando en el fondo de esta página. Porque vienen a través de los tiempos y cruzaron los siglos para expresarse por enésima vez. Solo que en un lenguaje simple y expresivo: como el lenguaje de los ángeles.

LOS ANGELES
La palabra ángel es un término generalizado frecuentemente usado para denominar a todas las criaturas espirituales que habitan en los dominios celestes o celestiales. Son criados por Dios para su ministerio. Según el Antiguo Testamento fueron creados por Dios y tienen dos misiones primordiales, a saber: ser mensajeros suyos para guiar y ayudar a su pueblo, y asistir ante su trono en la jerarquía celeste que analizaremos más tarde.
Los ángeles son espíritus puros, es decir “libres de toda materia”, y por lo tanto de naturaleza inmortal. Su naturaleza espiritual implica que son libres de todas las limitaciones que lo humano -naturaleza fisico/espiritual-, involucra por lo tanto su respuesta al amor de Dios no necesita tiempo ni reflexión para crecer y madurar, como nosotros.

Los ángeles fueron creados perfectos, de ahí su poder y entendimiento, en cambio nosotros fuimos creados para “perfeccionarnos”.
Entendiendo esa diferencia esencial entre hombre y ángeles, se entiende que las “almas” no son ángeles, ni viceversa. Una persona que se muere, no se transforma en ángel o en demonio según su comportamiento en vida.
Por su perfección, los ángeles no tienen la oportunidad de equivocarse, arrepentirse y de ser perdonados. Sólo hubo una oportunidad al principio de los tiempos, cuando Dios les puso una prueba moral para ganar la Felicidad Eterna: ante ésta falló más o menos un tercio del total, que son “miríadas” (millones de millones), y este tercio se compone de los Ángeles Caídos o Demonios, los cuales veremos más tarde.

La mayoría de las religiones y la Teología reconocen su existencia desde los primeros tiempos a través de escritos bíblicos e históricos. En el Islam, llamado Jibril, era el que entregaba mensajes de Alá a Mahoma. Los babilónicos tenían los Sukatti (“mensajeros angelicales”). Hermes para los griegos era el mensajero alado de Zeus y a Iris, la mensajera de Hera. Los romanos tenían a Mercurio, el nuncio de Júpiter; y el para la cultura veda.

En el Antiguo Testamento los ángeles aparecen adornados de muchas cualidades humanas: hablan, comen y poseen una sabiduría limitada (II Sam 14:20). En la misma Biblia encontramos una serie de ejemplos donde aparecen estos nuncios mensajeros. Es el caso de la aparición que tuvo Moisés en la zarza ardiente. El criado de Abraham fue acompañado por uno de ellos en su viaje en busca de una esposa para Isaac, otro guió al pueblo de Israel a través del desierto. Los nacimientos tan importantes como fueron el de Juan el Bautista y el de Jesús por el Arcángel Gabriel.

LA JERARQUÍA CELESTIAL

En el mundo celeste (o del espíritu) y la materia, existen jerarquías y categorías espirituales. Todas tienen una relación directa con el grado de evolución de los seres que pueblan los mundos. El universo entero está poblado. Los seres que viven en la tierra no tienen la fortuna de ser los únicos seres exclusivos de la Creación. En la tierra misma hay millones de seres diferentes y cada especie con una conciencia distinta. Una captación distinta de una misma realidad. Una realidad diferente según su capacidad para aprehender el universo. Los seres humanos dividen. Acostumbran a dividir en lo que es humano y lo que no es. Siendo que lo que para ellos no es humano también tiene una diferenciación mayor que la que ellos pueden concebir. Los seres que pueblan los mundos mas allá de las fronteras espaciales, en los planetas y estrellas tan lejanos a la mirada terrestre, contienen vidas. Que desde la tierra no pueda comprobarse con ningún aparato no significa que no exista la vida y la naturaleza en mundos tan distantes. La naturaleza obra sin importarle quien está en condiciones de aceptar o comprender. Ese es el trabajo de vivir.
En esta sección hablaremos de las Jerarquías Angelicales pero es bueno saber lo siguiente: en el reino del espíritu esto es un sencillo y breve esbozo. Las jerarquías y categorías son infinitas. Son muy grandes. Incomprensible para las mentes actuales. Los ángeles se cuentan por legiones. Y esto es un numero no humano.
En las escrituras no se mencionan a las Potestades, principados, tronos, dominaciones, etc. como ángeles en su función de mensajeros de Dios. Pero igualmente deben ser tomados como creación de Dios y con dones superiores a los seres humanos. En esto se diferencian de los ángeles que son los emisarios del Señor y están en auxilio de los seres que los necesitan. No así las potestades y demás jerarquías. Se recomienda tener prudencia al invocar comunicaciones con estas jerarquías ya que ellos no están al servicio de los humanos. En diversos pasajes de las escrituras se alude que Cristo, al final de los tiempos va a someter y juzgar a todas esas jerarquías celestiales.
Las potencias sobrenaturales pueden estar en comunicación directa con Dios y obedecer sus lineamientos, así como también se encuentran narraciones en las que algunas potencias están decididamente en contra de Dios. Esta fidelidad u oposición se liga directamente a la libertad que cada criatura de la creación tiene y puede manifestarse abierta y libremente.
La Jerarquización de las entidades celestiales se debe a los escritos que en el siglo VI creó un tal Dionisio, el Areopagita y mas tarde llamado Pseudo Dionisio. En esa obra se dividió a los seres invisibles en TRES JERARQUIAS compuestas cada una de TRES COROS y que se presentan a continuación, las cuales en su totalidad conforman LOS NUEVE COROS DE ANGELES.

PRIMERA JERARQUIA (Primer Coro)
Serafines – Querubines y Tronos
Serafines: Son ángeles que se encuentran en el más alto plano celestial. Los que mas cerca de Dios están. Su misión es la de alabar y cantar glorias al Señor engrandeciendo el amor universal.
Querubines: Son los guardianes de las obras de Dios, sus templos y los caminos que conducen a una evolución espiritual y engrandecimiento de la conciencia. Tienen el don del discernimiento. y expanden la luz espiritual por todo el cosmos.
Tronos: Estas entidades están relacionados con las acciones de los hombres. son entes que antiguamente eran llamados Espíritus de las Estrellas. Llevan un registro de las acciones en todos los tiempos o karmas. Son también los constructores del orden universal.

SEGUNDA JERARQUIA (Segundo Coro)
Dominaciones – Virtudes y Potencias
Dominaciones: Son los ángeles que se encuentran entre el limite de lo finito con lo infinito. Rigen dominios de conciencia expandida que es imposible pasar. Solo los Tronos han pasado. El resto accederá cuando Dios los llame nuevamente a su seno. O sea que cuando el Universo sea reabsorbido.
Virtudes: Se encuentran en la mas alta luz de los esotéricos. Ellos ayudan a la plasmación y concreción de las aspiraciones humanas. Aportan prodigios que reclaman las religiones.
Potestades: Ellos cuidan los planetas, los ordenes cósmicos y el balance entre la materia y el espíritu. Su misión es la de cuidar del reino de Dios en cada uno de sus aspectos, pueden como todos los seres con libre albedrío hacer uso de su discernimiento para tomar partido por un camino u otro.

TERCERA JERARQUIA (Tercer Coro)
Principados – Arcángeles – Ángeles
Principados: Son los conductores de enormes grupos de personas a través de la historia. Razas, naciones, reinos, países. Vigilan de cerca las acciones de los gobernantes, reyes y jefes espirituales de los hombres. Vigilantes y conductores.
Arcángeles: Son entes espirituales de gran poder que guían a grandes grupos de personas y ejércitos, ya sean de un sector u otro. Tienen a su cargo la responsabilidad de cuidar el orden en los cuatro puntos cardinales. Son los jefes de entidades que están a sus ordenes y trabajan constantemente para cumplir la palabra y orden de Dios. Según la tradición hebrea son 7 los arcángeles, pero en la Biblia solo se mencionan a 3.
Ángeles: Son los mensajeros de Dios. Respetan el orden jerárquico que de no cumplirlo pueden ser castigados al igual que las almas encarnadas. Los ángeles son colaboradores y auxiliares de los seres humanos, están a sus ordenes. No es al revés. Su misión es la de alcanzar los favores y peticiones como así también proteger a los que necesitan una ayuda para bien de su alma. Los ángeles están en todas partes. Caminos, bosques, aires, tierras, fuego, agua, etc. No pueden mostrarse por propia voluntad ante las personas si éstas no lo solicitan. Se nutren de la energía del amor y de la mas alta luz que produce la conciencia humana en camino hacia la evolución.
Esta clasificación se acepta en la teología católica pero no es un articulo de fe. Actualmente la iglesia revaloriza a los ángeles. Es partir de 1993 cuando la Santa Sede promulga el Catecismo de la Iglesia Católica en el que se presenta una síntesis nueva y actualizada de las doctrinas de la iglesia en el cual tienen lugar menciones especiales y referencias a la existencia de los ángeles como una verdad sin discusión.

LOS ANGELES CUSTODIOS
Cada persona tiene un Ángel Custodio, o de la Guarda, desde que nace, sea o no creyente. Ese ángel se dedica por completo al hombre que tiene a su cargo: Lo protege del mal (Tentaciones), lo acompaña en su vida diaria, lo sirve, si el hombre a su cargo cree en él y se lo pide, lo guía a través de “divinas inspiraciones” y de la conciencia, lo consuela en sus penas. Y todo esto… sin interrupción.
Su naturaleza espiritual implica muchos poderes y supone mucha perfección en comparación con nosotros, pero:
– No conocen los secretos de Dios (Juicio Final, etc.).
– No pueden saber qué pensamos (sólo Dios puede), a no ser que se lo permitamos.
– No conocen el futuro.
Aunque los Ángeles Custodios son los más “chicos”de la Jerarquía Angelical, tienen mucho poder y sabiduría, y dentro dentro de sus capacidades está lo de tomar forma física (persona, animal, viento, etc.) si es necesario para ayudarnos.
Nuestro Ángel de la Guarda nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos. Si nos vamos al Cielo, si nos salvamos, nuestro ángel nos acompañará por toda la eternidad, gozando la Felicidad Eterna junto a nosotros… ¡más fiel imposible!
Los ángeles de personas que se condenan son agregados por el Señor a los “Servidores Especiales de la Reina de los Cielos”, donde se dedican a cantar y alabar la justicia infinita de Dios.

GD Star Rating
loading...
Compartelo con tus amigos!!!

Artículos relacionados:

Comentar