Como adelgazar comiendo

Como adelgazar comiendo
 Publicidad


Actualmente mantener el peso adecuado ha dejado de ser una preocupación estética para convertirse en una de las recomendaciones más frecuentes que nos hacen los médicos.

Como adelgazar comiendo

Como adelgazar comiendo

Para conseguir este objetivo, nos hemos sometido a dietas de adelgazamiento, hemos probado regímenes severos y nos hemos entregado a la disciplina del gimnasio. Pero a los pocos meses comprobamos desalentados que poco a poco hemos ido recuperando los kilos perdidos con tanto sacrificio. La buena noticia es que hoy podemos asegurar que no hay que torturarse para lograrlo, sino más bien despertar a la persona delgada que existe dentro de nosotros. Atrás quedan ya la fuerza de voluntad y el rigor de las dietas con salud.

Lo que aprenderemos.- Con este curso le enseñaremos las claves para alcanzar, sin esfuerzo, lo que todas las dietas saludables se proponen: una reeducación consciente y definitiva de nuestra manera de alimentarnos. Pero, ¿cómo pasar de la obsesión por el esfuerzo dietético a la posibilidad de cambiar desde dentro hacia fuera? Pues, ha elegido bien este curso porque le ofrecerá las técnicas avanzadas que pueden reprogramar sus pensamientos de tal manera que consiga alcanzar su peso adecuado.

Capítulo 02/13: Un experimento

A continuación le contamos un experimento de la Dra. Kelly Browel donde se puede ver que las dietas no siempre tienen los mismos efectos.

Un grupo de ratas de peso ideal fueron alimentadas con una dieta hipercalórica, hasta que cada una de ellas alcanzó el peso que la investigación había previsto. En cuarenta y cinco días llegaron al peso esperado: un 25 por ciento más del peso normal de esas cobayas. Luego fueron sometidas durante veintiún días a una dieta de adelgazamiento (hipocalórica), y volvieron a su peso normal.

A continuación se las alimentó con una nueva dieta, esta vez hipercalórica, y en catorce días (bastante menos tiempo del transcurrido en el primer engorde) las ratas volvieron al peso previsto por la investigación. Pero, al ser sometidas nuevamente a la misma dieta para adelgazar, necesitaron cuarenta y seis días (más del doble que en el periodo anterior de adelgazamiento) para volver a su peso ideal. Y esto es lo que ocurre en la mayoría de las dietas.

El hipotálamo.- Es el regulador de la ingestión de alimentos. Está situado en la base de nuestro celebro. Además tiene numerosas funciones como la de ejercer el control biológico de la tendencia a la obesidad.

Una gran parte del hipotálamo regula el apetito, y la otra el hambre, que es una necesidad física que no depende la voluntad. El apetito, sin embargo, es un deseo para ser saciado.

Cuando una persona consume menos calorías de las que el cuerpo precisa, el cuerpo, como necesita más combustible, quema las calorías de reserva. Sin embargo, el hipotálamo interpreta la dieta como si fuera hambre, y cambia el nivel de termostato para que el cuerpo se adapte a las nuevas condiciones de “escasez de comida” sin alterar demasiado su reserva de grasa. De este modo, se produce un cambio de metabolismo en el que la persona come mucho menos, pero la cantidad de grasa almacenada en el cuerpo se mantiene: se pierde peso, pero prácticamente no se elimina grasa, sino músculos y agua.

Conclusión.- Se puede programar conscientemente el funcionamiento del “termostato de grasa” que hay en nuestro sistema nervioso. ¡Posiblemente sea una solución eficaz para el tratamiento de la obesidad!

Capítulo 03/13: Factores que intervienen en el termostato de grasa

En esta unidad didáctica le explicaremos los factores que pueden subir o bajar el nivel del termostato, determinando el peso de la persona.

1) Factores genéticos

No existe un “gen de la grasa”, propiamente dicho, pero se ha comprobado en innumerables investigaciones estadísticas que el padre o la madre del 70 por ciento de los obesos también lo es.

Una característica innata que puede favorecer la obesidad es la presencia de un mayor número de células adiposas, que almacenarán en su interior las grasas que consumiremos a lo largo de nuestra vida.

Existen dos tipos de obesidad:

-Cuando las células grasas (adiposas) se llenan de gran cantidad de grasa (hipertrofia).

-Cuando hay en el cuerpo una gran cantidad de células grasas.

También existe el tipo mixto, cuando ocurren ambas cosas. Las células adiposas se llenan de grasa o se multiplican dependiendo de nuestro tipo de alimentación durante la infancia y la adolescencia.

2) Factores psicológicos

Desde las primeras semanas de vida, diversos factores psicológicos pueden también propiciar en el niño una tendencia a la obesidad. Dichos factores van ligados a la forma en que se lo trate, la educación alimentaria que reciba, la formación de su autoestima, su grado de identificación con la madre o el padre obeso, etc.

Capítulo 04/13: Factores que intervienen en el termostato de grasa (II)

Continuamos analizando los factores que intervienen en la variación del nivel del termostato.

3) Factores hormonales

El cuerpo de un hombre tiene normalmente un 15 por ciento de grasa. En la mujer, en cambio, es normal que el 23 por ciento de su peso sea grasa. La mujer posee proporcionalmente mayor cantidad de células adiposas que el hombre.

Si ambos consumen la misma cantidad de calorías, la tendencia a engordar será más acusada en la mujer que en el hombre. El hombre quema más calorías que la mujer, tanto si realiza alguna actividad física como si está en reposo, y su metabolismo necesita un suplemento calórico para el buen funcionamiento de su cuerpo.

En la fase premenstrual, el incremento de los niveles de la hormona progesterona induce a la mujer a comer más. Hay también una mayor tendencia al consumo de alimentos dulces, debido a la caída del nivel de azúcar en la sangre. Durante la ovulación, en el cuerpo de la mujer se libera, en grandes cantidades, la hormona estradiol, que tiende a disminuir la sensación de hambre. Estos datos nos demuestran que la actividad de las hormonas femeninas puede ser uno de los factores de la obesidad.

Además de las hormonas sexuales también influyen las hormonas digestivas, tiroides y otras.

4) Alimentación

La comida es apenas una de las diferentes causas de la obesidad. Por lo tanto, cualquier dieta por sí sola no funciona.

¿Por qué comemos? Con el fin de producir suficiente energía para las diferentes funciones de nuestro cuerpo, cada una de las cuales precisa de un determinado tipo de alimento.

Capítulo 05/13: Factores que intervienen en el termostato de grasa (III)

En este e-mail le acabaremos de explicar los elementos que pueden hacer variar el nivel del termostato.

5) El estrés

Cuando el cuerpo está tenso segrega más adrenalina, lo cual eleva el nivel de azúcar en la sangre. El equilibrio se rompe: el organismo produce insulina, que baja el nivel de azúcar, transformándolo en más grasa, con capacidad para atravesar la sangre y depositarse en el interior de las células. Esto aumenta la obesidad y crea un círculo vicioso: el cuerpo pide más azúcar, después produce más insulina para quemarlo.

El estrés puede provocar una necesidad compulsiva de comer alimentos azucarados, como dulces y bombones.

Cuando se come, estar tenso o angustiado es perjudicial para la salud. Antes de cualquier comida es bueno realizar un ejercicio de relajación, aunque sea breve, para que de ese modo nuestro cuerpo absorba los alimentos de una manera más equilibrada y saludable.

Es bueno para la salud: alimentarse con tranquilidad, sin pensar en ninguna clase de preocupaciones y prestar atención a los alimentos que están entrando en nuestro cuerpo. Además de esto se debe masticar por lo menos de veinte a veinticinco veces cada bocado, lo cual no sólo facilita la digestión, sino que también hace que el cerebro se sienta satisfecho con menos cantidad de comida.

6) Medicamentos

El uso de diuréticos, laxantes y moderadores del apetito, incluidas las anfetaminas, puede ser muy peligroso, principalmente si nos automedicamos y los tomamos sin prescripción médica.

7) Actividad física

Los ejercicios físicos queman calorías, evitando que los excesos se acumulen en nuestro cuerpo en forma de grasa. Pero es necesario que se practiquen con regularidad y continuidad. Además, es recomendable efectuar un control médico antes de cualquier programa de ejercicios.

Caminar es uno de los ejercicios mejores que existen para adelgazar.

Otros ejercicios físicos recomendables son: ir en bicicleta, nadar, bailar, barrer, jugar con los niños, cortar leña o practicar deportes.

Los masajes por sí solos no adelgazan, pero ayudan activando la circulación.

Capítulo 06/13: Los efectos de los alimentos en el cuerpo

La importancia de la hora.El efecto que un alimento produce en nuestro organismo puede variar bastante, según cuál sea la hora en que lo comamos. Cualquier persona puede darse cuenta de ello claramente, si presta atención y aguza su sensibilidad para percibir su sensibilidad para percibir su ritmo circadiano (ritmo natural de los órganos y sistemas corporales).

Con los medicamentos ocurre lo mismo. Su nivel de absorción en la sangre puede llegar a duplicarse según la hora en que se tomen. Por este motivo se recomienda mantener un horario regular cuando se toma un medicamento durante un tiempo prolongado.

Una reciente investigación efectuada en Estados Unidos demostró que los efectos de la alimentación son diferentes a la hora de desayunar, de almorzar y de cenar. Los voluntarios para esta investigación se dividieron en dos grupos: las personas del primer grupo suman 1.500 calorías en el desayuno, 1.000 en el almuerzo y 500 en la cena. Las del segundo grupo consumían 500 calorías en el desayuno, 1.000 en el almuerzo y 1.500 en la cena.

Se trataba en todos los casos de personas relativamente obesas que consumieron las mismas cantidades de calorías diarias (3.000), pero distribuidas de manera diferente entre las tres comidas.



Publicidad


La hormona del crecimiento.Las personas que consumieron más calorías por la mañana adelgazaron. Las que consumieron más calorías por la noche engordaron. Esto se debe a que algunas horas después de dormirnos se libera en nuestra sangre la hormona del crecimiento, que no hace crecer más a los adultos, sino que actúa transformando las grasas en músculos y fortaleciendo nuestro sistema inmunitario.

Cuanto más azúcar hay en la sangre por la noche, menos se libera esa hormona durante el sueño. Es decir, el azúcar aumenta el nivel de glucosa en la sangre e inhibe la hormona del crecimiento, impidiendo de este modo la transformación de las grasas en músculos y debilitando el sistema inmunitario. Este problema se repite día tras día, y la grasa se va acumulando en nuestro organismo.

Capítulo 07/13: Cómo decidir qué comer

En este e-mail le explicamos los pasos que configuran la estrategia de elección de los alimentos que debe tomar.

1) Relájese.

2) Piense en un alimento no demasiado saludable pero que le apetecería mucho comer; imagine lo que siente al comerlo, sienta su olor y su sabor.

3) Mire hacia abajo y a la derecha, y con los ojos cerrados, observe cómo se siente su estómago en ese momento.

4) Imagínese comiendo ese alimento tal como suele hacerlo.

5) Imagine su estómago treinta minutos después, como si estuviese allí dentro, sintiéndolo.

6) Ahora piense en un alimento más saludable, que a usted no le gusta tanto comer, pero por el cual le gustaría tener preferencia, como la ensalada o las legumbres.

7) Imagínese comiendo este otro alimento.

8) Sienta en su estómago el efecto de ese alimento más saludable, treinta minutos después.

9) Compare el efecto de los dos alimentos en su estómago.

10) Elija el que le haga sentirse mejor.

Después de haber practicado este ejercicio algunas veces, el cerebro efectuará su elección automáticamente. Es como aprender a conducir un coche: al principio se debe prestar atención a todos los controles, a los pedales, al cambio de marchas, pero con el tiempo uno acaba haciéndolo de un modo automático, sin pensar.

No será necesario que haga este ejercicio de elección cada vez que deba decidir qué comer, ya que su cerebro pondrá en marcha ese proceso de elección programado en el inconsciente. Y así, nueve de cada diez veces, sin esfuerzo y sin neurosis, escogerá la comida más saludable.

Capítulo 08/13: Efectos negativos de las dietas (I)

En las siguientes dos unidades didácticas le explicamos algunos aspectos negativos de las dietas.

1) Las dietas reducen el apetito sexual y el buen humor.

Una investigación realizada por un grupo de psicólogos británicos llegó a la conclusión de que las personas que se preocupan mucho de lo que comen parecen poco dinámicas y despiertan menos atracción sexual que las que comen de todo siempre que tienen hambre.

Según la psicóloga Jane Ussher, de la Universidad de Londres, que dirigió una investigación solicitada por el Consejo Británico de Fabricantes de Mantequilla, el hecho de que una persona se someta a una dieta, además de no tener garantías de que adelgazará, puede crearle sentimientos negativos.

Los psicólogos entrevistaron a 533 personas, hombres y mujeres, de edades comprendidas entre los 18 y los 65 años, con el objetivo de determinar la conexión entre la comida y el humor. De inmediato verificaron que las personas que comen sin restricciones y tranquilamente tienen más energía, están menos agobiados por sentimientos de culpabilidad y tienen una vida sexual más intensa y satisfactoria.

Capítulo 09/13: Efectos negativos de las dietas (II)

A continuación le explicamos el segundo aspecto negativo de las dietas.

2) La desnutrición afecta a la capacidad mental y de longevidad.

En una investigación que se está realizando desde hace cuatro años, en la que se utilizan tres mil ratas, científicos de la Universidad Federal de Pernambuco alimentaron una parte de esas cobayas con la dieta básica de los habitantes pobres del nordeste de Brasil: frijoles, harina de mandioca, boniatos y un poco de charqui (carne secada al aire libre y con poca sal, en trozos pequeños). Las ratas que fueron alimentadas con esa escasa ración desarrollaron sus cabezas en exceso, mientras que sus cuerpos se quedaron pequeños, estaban delgadísimas, tenían la piel gruesa, una sexualidad retardada y una limitada capacidad de aprendizaje, y murieron antes de lo normal.

Para estudiar también el comportamiento de estas cobayas frente a los estímulos externos, los investigadores pusieron en diferentes jaulas a las ratas bien alimentadas y a las que sólo recibían la dieta básica del brasileño pobre. A los dos grupos de ratas se les aplicó en idénticas dosis descargas eléctricas de las que sólo podían escapar subiendo a un mástil que se había colocado en el centro de la jaula. Como una especie de aviso, los investigadores, antes de aplicarles la descarga eléctrica, ponían siempre la misma música. Después de la quinta sesión, como máximo, las ratas bien alimentadas corrían hacia el mástil y de ese modo la música dejaba de sonar. En cambio, las desnutridas se desesperaban, corriendo de un sitio a otro, y sólo después de diez sesiones de descarga eléctrica aprendían a escapar cuando oían la música.

Capítulo 10/13: El consumo de grasa

Es un criterio muy recomendado evitar los alimentos con más de un 20 por ciento de grasa, principalmente si se tiene tendencia a la obesidad. Pero recuerde: el colesterol no es un veneno. Forma parte del cuerpo. Sólo hay que controlarlo.

El colesterol realiza la biosíntesis de los ácidos biliares, esenciales para la absorción de las grasas. Además de esto, aumenta la resistencia de la piel y evita el exceso de sudor. Ayuda también a producir algunas hormonas fundamentales para nuestro metabolismo, como la cortisona, así como también las hormonas sexuales, tan importantes para el hombre y para la mujer.

Si el cuerpo tiene una carencia de colesterol, es normal y saludable que apetezca platos grasos, como una parrillada de carne (siempre y cuando la persona sepa verdaderamente entender los mensajes de su cuerpo).

Capítulo 11/13: Combinaciones de alimentos

En nuestro cuerpo hay receptores naturales que tienen la función de absorber los diferentes tipos de alimentos. Cada uno de ellos satisface alguna necesidad del organismo.

Si la persona come, por ejemplo, carne (proteínas) con patatas (hidratos de carbono), saturará los receptores de esos tipos de alimentos y dejará otros sin atender.

En el tratamiento contra la obesidad, se recomienda prestar atención a la combinación de alimentos, ya que la posibilidad de engordar es mayor cuando se mezclan hidratos de carbono con proteínas, porque esos elementos utilizan receptores diferentes en el proceso de absorción. Si el organismo se mantiene demasiado ocupado con la digestión, no tendrá suficiente energía para eliminar las grasas, que entonces se irán acumulando en el cuerpo.

Los cereales y las proteínas deben combinarse por separado con verduras o con frutas.

Los hidratos de carbono complejos (que tienen fibra) ayudan a crear mejores condiciones en el organismo para que libere las toxinas consumidas en la alimentación. Existe una gran diferencia entre alimentarse y nutrirse. Si la persona se come dos hamburguesas, por ejemplo, satisface el hambre del estómago (volumen de comida), pero no el hambre celular (nutritiva). No satisface las necesidades celulares.

Sentir hambre pese a comer.- Cuando la comida no contiene todos los nutrientes necesarios, como las vitaminas y las sales minerales (presentes en las legumbres y verduras), las células se debilitan. Entonces la persona siente hambre constantemente y come más. En cambio, cuando las células están bien nutridas, el centro cerebral recibe esa información, y disminuye el hambre de la persona.

Capítulo 12/13: Beber agua

Beber agua es uno de los mejores remedios para combatir la obesidad. En el cerebro, los centros del hambre y de la sed a veces se mezclan. Entonces la persona tiene sed, pero su cerebro piensa que tiene hambre.

Si usted quiere adelgazar, cuando sienta hambre, beba primero un vaso de agua. Si una persona come cuando en realidad quiere calmar su sed, comerá y volverá a comer, pero no se sentirá satisfecha.

Si al beber agua, el hambre no desaparece, entonces coma. Por otro lado, si no come cuando siente hambre, el nivel del termostato aumentará y le resultará más difícil adelgazar.

Todos deberíamos beber por lo menos de seis a ocho vasos de agua por día. Beber agua es muy bueno para la salud, mejorar la piel, evita arrugas y limpia el organismo.

¡Vale la pena que aumente su consumo diario de agua!

Los edulcorantes.- Recientes investigaciones demuestran que, en un tercio de las personas, la utilización de edulcorantes (principalmente ciclamato y sacarina) provoca en el cerebro el deseo de comer azúcar.

Como ejemplos frecuentes de ese efecto están las personas que toman café con edulcorante, o refrescos sin azúcar, pero que jamás rechazan dulces azucarados en el postre o entre las comidas.

Capítulo 13/13: Conclusiones

Si usted es de esas personas que por más que se esfuerza para mantener un peso razonable, los kilos “perdidos” volvían enseguida, debe aprender que la manera de pensar también influye en nuestro cuerpo.

También debe tener en cuenta que la fuerza de voluntad no sirve de nada, porque la verdadera voluntad va desde dentro hacia fuera y no depende de ningún esfuerzo. Es más, la clave del equilibrio corporal se encuentra dentro de nuestro cerebro, y no en las dietas rigurosas que exigen constantes sacrificios.

Uno de los primeros pasos para llegar al equilibrio, es deshacerse de los mitos sobre la obesidad que se han instalado en su cabeza y dificultan su adelgazamiento.

El espejo y la báscula, objetos que le provocan espanto y tristeza, debe dejarlos de lado y mantener una predisposición mental positiva.

Construir su futuro con un cuerpo delgado y sano implicaba saber elegir. Por ello debe aprender a observar cómo decide su cerebro (entre una parrillada de carne y una ensalada). De este modo, verá como el entusiasmo que sentía por las comidas grasas se dirige hacia los alimentos ligeros y saludables.

GD Star Rating
loading...
Como adelgazar comiendo, 7.0 out of 10 based on 1 rating



Compartelo con tus amigos!!!

Artículos relacionados:

1 comentario
  1. Lo importante es encontrar un equilibrio entre lo que comemos y como nos ejercitamos.. No solo debemos ejercitar el cuerpo, la mente tambien juega un papel importante!

Comentar